16 de octubre de 2018

Caos. Vol. 200 millones.

Frío. Tormenta. Tos. Asfixia. La libertad se convierte en una jaula en cuestión de segundos. Aparecen paredes inexistentes que se juntan hasta que no hay espacio, ni siquiera para mi. Necesito hacerme pequeña, diminuta: callarme la boca, dejar de sentir. Pierdo la percepción de la realidad. Vaivén emocional: ganas de llorar y de gritar, y de reír, y de saltar. De repente todo va mal.  Caes en picado y eres consciente de hasta qué punto tus sentimientos no te pertenecen del todo. Estoy incomunicada de mi.  Sonríe, joder. Deberías ser feliz. Pero, ¿y si no? ¿Por qué no? ¿Por qué siempre ves lo que falta en lugar de lo que tienes?
Me obligo a mirar a mi alrededor. Nunca he sido de tener mucho, pero sí de tener bien. ¿Si soy capaz de disfrutar de las pequeñas cosas de mi día a día, qué es lo que falla? Yo, yo, yo. Invisible. Me vuelvo, me vuelven. En estos momentos en los que no me entiendo, necesito que nadie me mire, que nadie me toque, dejar de existir.
Off.

6 comentarios:

  1. Me siento un poco igual. debería ser mas fácil. Animo. saludos.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado la frase "incomunicada de mí" dice muchísimo. Es la vida, unas veces arriba y otras abajo. ¡Aupa! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Ya lo he dicho muchas veces; me gusta como escribes. Me gusta esa pasión y sinceridad que se siente al leerte, Cristina.
    Y sabes que, tu texto me hizo recordar al "Principito"; al asunto que tenía este con los "Boabats"; los cuales son todos esos miedos ocultos que tenemos todos, y que son producto de creencias erroneas, las cuales vamos adquiriendo durante nuestra vida, principalmente durante nuestros primeros años, ya sea a traves de nuestra propia experiencia o por lo que aprendemos de nuestro entorno. Esos "Malos Pensamientos" que están siempre ahí; dentro de nosotros, sin que la mayoría de las veces tengamos consciencia de aquello. Y luego ante cualquier situación que vivamos, se activan y nos sabotean a tal grado que no nos permiten disfrutar de la vida, aun teniendo mucho a nuestro favor para ser feliz. Todos tenemos en nuestro "planeta" (vida) esos Boabards; los cuales tenemos que estar constantemente arrancando, porque si los dejamos crecer, alcanzan tal tamaño y poder que destruyen nuestro mundo. Y ya sé, no se hace bien la terapia, me pone filosóficamente denso xd.
    Cristina, siempre me ha gustado como escribes; porque lo haces de tal forma, que aveces creo conocer un poquito de este inmenso y bello mundo que tienes ahí dentro.
    Y sobre el mail que dices que me enviaste, como lamento el no haberlo recibido; mira que de haberlo recibido me hubiera puesto muy feliz...con lo que me hace faltan momentos de felicidad hoy en día. Pero bueno, no voy a llorar xd.
    Señorita Cé; mi blogger amor platónico, hermoso texto. Bendiciones.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta tu pasión y tu forma de escribir.
    En ocasiones estamos incomunicados de nosotros mismos, como bien has dicho. No nos entendemos. Y necesitamos tiempo para escucharnos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Todes tenemos en algun momento esas etapadas de incomunicades.
    Lo importantes es transitarlo, transformar siempre y avanzar!
    Pero sobre todo permitirnos sentir!
    Buen jueves♥

    ResponderEliminar
  6. "Me vuelvo, me vuelven"; mientras no te "devuelvan", bonito caos.

    ResponderEliminar