24 de junio de 2017

Inconexa

Soy un montón de pedazos imposibles de unir. La impotencia que supone comenzar a montar un puzzle y ver que todo parece formar una imagen pero las piezas no encajan. Huecos. En blanco quedan esquinas de sentimientos que no soy capaz de explicar. Una tristeza infinita respaldada con la valentía del que ya no tiene miedo a perder nada. La apatía de la no-sonrisa de alguien que vive cada día como un autómata. Que hace algo simplemente porque hacer algo es mejor que no hacer nada. A veces me acuerdo sonreír cuando veo a alguien especial hacerlo. Fantaseo con la idea de volver a ser feliz y que la mala racha pase. Nunca dejaré de ser de esas personas que quiere que funcione exactamente la máquina que está estropeada. Conformarse no es una opción para los que siempre han soñado con volar. Escribir siempre será el modo de intentar entenderme pero hace tiempo que las palabras dejaron de ser capaces de canalizar la rabia. Quiero más de lo que tengo, quiero más de lo que puedo (o al menos, más de lo que he podido hasta ahora). He intentado simplificarme en todos los formatos pero sigo siendo demasiado complicada para no quemar. Exploto como una bomba y provoco daños irreparables. Sobrevivo por suerte y con la desgracia de saber que volveré a explotar. Los mejores momentos de mi vida son los aquellos en los que no sucede nada malo y puedo disfrutar de la belleza de lo normal. Hacer planes aunque pocas veces se cumplan me mantiene con vida. Siempre debemos sonreír por nosotros mismos, pero cuando nosotros mismos no somos suficiente motivo no es tan malo sonreír por otros. Me he clavado diez puñales en el pecho y sigo viva. Cuando no tengo fuerzas me repito a mi misma que no voy a perder tiempo en descansar cuando hay todo un mundo por delante si me levanto. Y aunque algunas veces no consiga dar ni un paso antes de volver a caer (a veces, un tropiezo, otras un empujón, pero caer al fin y al cabo) mientras no me guste el suelo seguiré luchando por seguir adelante.

13 comentarios:

  1. En el caos está la armonía, pues somos luz y sombra coexistiendo naturalmente. Aunque el sistema quiera hacernos creer que la sombra es mala. Hay que abrazar y tratar a ambas por igual. La luz nunca es total, y en la oscuridad siempre hay algún destello. Y además, la oscuridad es enormemente prolífica, sino mira el escrito que nos has regalado :) <3

    ResponderEliminar
  2. "Cuando no tengo fuerzas me repito a mi misma que no voy a perder tiempo en descansar cuando hay todo un mundo por delante si me levanto" me quedo con esa preciosa frase. Un texto para reflexionar, interesante.
    Gracias por compartirlo, te sigo (con mi cuenta de Google, "María SC) para no perderme futuras actualizaciones!!

    Un beso desde mi blog LOS LATIDOS DE ABRIL, te espero<3

    ResponderEliminar
  3. Palabras para reconocerse. Muy bueno lo que has escrito.
    Saludos
    :)

    ResponderEliminar
  4. Lo importante es levantarse siempre y reconocer que hay cosas mejores a las que hay que aspirar y llegar.


    Me ha encantado volver a leerte.
    Un besín!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me encanta cuando vuelvo y encuentro que algunos seguís por aquí :)

      Mua!

      Eliminar
  5. Vaya, cómo anda el patio. En cuanto a lo de las rachas pues es cierto que no hay mal que cien años dure, pero por desgracia los cambios para bien se producen poco a poco y muchas veces requieren resetear cosas, o incluso hábitos nuestros, pero necesitan tiempo, y por qué no decirlo, también suerte. En cambio los puñeteros cambios para mal pueden suceder en segundos los muy jodíos... Podría decirte de alguien que conozco que más o menos le pasa lo mismo que a ti, aunque seáis diferentes.

    Espero que todo vaya a mejor, aunque sea poco a poco. Biquiños.

    ResponderEliminar
  6. Pasé una época de mi vida en que me sentía de la misma manera que describes en el post. Lo importante es, como dices, "seguir luchando por seguir adelante" y tener fe en que algún día las piezas de ese puzzle encajarán.

    Besos y un abrazo grande!

    pd: que alegría volver a leerte :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay rachas, y cuando eres como yo que casi te sale sólo escribir cuando estás mal... parece que todo se magnifica. Pero al final, tanto lo bueno como lo malo va rotando.
      Un besito guapa

      Eliminar
  7. Gracias, esto es justo lo que necesitaba leer, aunque llegue con un par de meses de retraso... o no.

    Un besito y sigue adelante :)

    ResponderEliminar
  8. Cé, me siento de una manera similar a lo que describes y me he sentido igual durante mucho tiempo.
    Ayer fue revelador para mí que otra persona viera la profundidad abismal que hay entre esta identidad tan falsa que hoy vivo y mi auténtico yo.
    Entre la yo "florecilla" ultrasensitiva, comprensiva y que siempre salía llena de vida de cualquier etapa de dolor y esta yo gris y pesada que no está ni a medias en la vida.
    Qué decirte. Hay veces en la vida en que una está tan perdida y desde hace tanto tiempo que necesita que alguien que sepa le ayude a poner orden a su cabeza. Todo el mundo huye de los médicos de la cabeza (la palabra psicólogo parece infundir terror) pero lo cierto es que hay laberintos de los que no podemos salir solos y en los que a veces permanecemos durante tanto tiempo que nos olvidamos que queremos salir de ellos y volver a ver y oler las flores de fuera y nos abandonamos a la suerte de la apatía.
    Te animo a pedir ayuda. El caos corrosivo está hasta bien durante un tiempo, pero sentirse así durante demasiado tiempo desgasta hasta el punto de resultar realmente complicado regenerarse.
    En mi caso ayer no fue una psicóloga quien me hizo recuperar la ilusión, sino una kinesióloga, pero entiendo que esto de las terapias alternativas causa mucho rechazo.
    En fin, he visto apropiado enrollarme tanto porque te conozco de hace años y en mi época tan feliz y tan plena que me resulta tan dolorosamente lejana tú ya escribías cosas así, de modo que si este texto de alguna manera puede microservirte como empujoncito, pues me sentiré alegre.
    Soy Destello (aunque he pasado por varios nombres), no sé si me recordarás. (Nos comunicábamos bastante por Ask con M y X también.)
    Un abrazo y ánimo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, claro que me acuerdo de ti :) hace mucho que no sé nada de ninguno de ellos dos.

      Siento mucho leer que estás pasando un mal momento y que no eres tan feliz como antes, pero espero que todo vaya llegando. En mi caso, tiendo a escribir sobre todo cuando estoy triste y negativa, perdida. Es mi manera de desahogarme, al menos la más sana que conozco, y de intentar comprenderme cuando más caótica soy. De ahí que mis textos siempre tengan una misma línea. No tenía ni idea de lo que era un kinesiólogo, pero me ha dado curiosidad y lo he buscado. Los psicólogos nunca me han causado rechazo aunque, como cualquier médico, creo que es complejo dar con el adecuado. De ahí también la importancia de saber salvarse uno mismo.
      Espero que estés mejor, y gracias por el comentario :)

      Eliminar
    2. Por cierto, ¿no tienes blog?

      Eliminar