6 de octubre de 2014

Era una de esas chicas.

Yo era de esas chicas que van a las librerías y se pasan la tarde leyendo el resumen de todos los libros. De las que prefieren quedarse con el trailer porque cuando ahondas más, terminas decepcionándote. Era de esas chicas que imaginan el final de las historias tal y como les gustaría que fuesen. La historia tal y como les gustaría que fuese. No suelen apreciarse los defectos a primera vista. Lo mejor es quedarse con lo superficial. Cuando conoces a fondo a alguien siempre terminas descubriendo miles de taras - ni siquiera se me había ocurrido la posibilidad de que, probablemente, podrían gustarme esos defectos que me negaba a descubrir al abandonarlo todo en la primera página. ¿Cómo iba yo a enamorarme de un defecto?-. Era una de esas chicas que pensaba: "Imagínate. Empezaré un libro y me gustará, y cuando esté completamente enganchada se termina, y no hay segunda parte, ¿y entonces qué?". Era una de esas chicas que jamás compraba libros, que prefería sumergirse en principios, que jugaba con trozos de papel con nombres escritos y visualizaba en su cabeza cómo eran los personajes de sus historias porque ni siquiera las muñecas estaban a la altura de sus expectativas. Odiaba que mis listones siempre estuvieran por las nubes y era la primera en colocarlos más arriba de eso. Una de esas chicas que se quejan de lo que los demás esperan de ellas, pero ellas siempre esperan más de si mismas de lo que los demás esperan. Una de esas chicas que dicen no tener miedo nunca y de vez en cuando se vuelven valientes y reconocen estar acojonadas.
Valiente. 
Tengo miedo. 
Sigo siendo una de esas chicas. Pero he comprado un libro y lo estoy devorando. Y quiero leerlo una y otra vez, porque he descubierto que a veces en las páginas se esconden secretos no apreciables a primera vista.
Tengo miedo. 
Tengo miedo porque joder. Tengo miedo porque por una vez en la vida tengo algo que no quiero perder. Porque yo tampoco me quiero perder.

20 comentarios:

  1. Cuanto contenido.
    Me he sentido identificada varias veces con "una de esas chicas".
    Pero me he dado cuenta de que tal vez, antes era una de esas chicas que solo leía principios, que imaginaba demasiado, demasiado autoexigente...
    Pero realmente las personas cambiamos, y como la pequeña acción que describes en el relato, nos decidimos por hacer algo diferente. Como comprar el libro.
    Me ha gustado, mucho, la parte final, el miedo y la valentía, unos paralelismos que dan un toque muy personal.
    un abrazo

    Martina

    ResponderEliminar
  2. Me gusta como escribes. Transmites. Y eso es importante.

    ResponderEliminar
  3. Tú no eres una de esas chicas porque, para eso, tendrías que encajarte en un plural. Y no nos gusta generalizar. O quizá sea la excepción, o quizá ese libro sea la excepción. Y vendrá la película que veas entera, o quizá no termines de verla por otros motivos muy diferentes. Y vendrán los defectos de los que enamorarte. Y vendrán los listones que serán metas cumplidas. Capaz, siempre.

    Y que, bueno, además y ademenos, el miedo te sienta muy bien.

    ResponderEliminar
  4. "Una de esas chicas que dicen no tener miedo nunca y de vez en cuando se vuelven valientes y reconocen estar acojonadas."

    Sin miedo no hay valentía. Y el coraje está en reconocerlo. Disfruta del vértigo, que es parte del placer de agarrar la barra y hacer funambulismo por el cable. No te perderás :)

    ResponderEliminar
  5. "Tengo miedo porque joder. Tengo miedo porque por una vez en la vida tengo algo que no quiero perder. Porque yo tampoco me quiero perder".

    Esa parte, nada más que decir. Que bonito escribes.

    ResponderEliminar
  6. De vez en cuando hay que arriesgarse :)

    ResponderEliminar
  7. Me gusta que tu escrito comience diciendo "Yo era..". Dicen, que esos defectos que nos molestan en los demás, son siempre lo que nos molesta de uno mismo. Pero de apoco, al dejar que nos amen, vamos aprendiendo a querernos y a querer.
    Sigues escribiendo genial.
    Bendiciones Cristina :)
    (Me alegra que Burbuja por fin se esté sacando el disfraz de Cactus xd)

    ResponderEliminar
  8. No le des tantas vueltas. A lo mejor dentro de un tiempo eres tu quién se cansa del libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me canso de los libros con demasiada frecuencia. Otro de los motivos por los que me cuesta tanto o tan poco, dependiendo de cómo me pille, empezar a leer.

      Eliminar
  9. Los inicios, las potencialidades son muy atrayentes pero los defectos también tienen su encanto.
    Todos tenemos miedo; hasta los valientes lo tienen, pero ellos siguen adelante a pesar de ello. Y tú también lo has hecho ;)
    Besos! :)

    ResponderEliminar
  10. Ya dicen aquello de "valiente no es aquel que no tiene miedos...", así que aventúrate como estás haciendo, y disfruta con la aventura.
    Yo no sé cómo se puede concebir la vida sin saltos al vacío de vez en cuando.
    Muá!

    ResponderEliminar
  11. Quedarse en la superficie para siempre es perderse todo lo que hay por debajo, y aunque no siempre sea bueno, es necesario vivirlo. A base de golpes aprende uno, luego siempre puedes sacar alguna conclusión positiva: todas las experiencias vividas que te hacen crecer como persona. E igual no todo lo pierdes. E igual ni siquiera te pierdes. No te subestimes.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Aquí estoy de nuevo. Feliz de poder leerte y de ver que tus letras siguen removiendo sentimientos con mucha fuerza!!

    He dejado por el Taller una bonita noticia, sería precioso contar contigo! A ver que te parece!!

    Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  13. Eras una de esas chicas que merece la pena conocer. Aún con las taras de la impaciencia de un encuentro que sabes que dolerá. Pero a pesar de los defectos futuros, de los posibles contrapuntos, hay personas que merece la pena descubrir. Y qué importa si no eres valiente, qué importa si tienes miedo, qué importa si te pierdes. Lo bonito viene después, cuando alguien te encuentra, cuando te salvas. Porque siempre te salvas.
    ¡El miedo debe abandonar este lugar!
    Un besito, Cé :)

    Miss Carrousel

    ResponderEliminar
  14. ¡Aceptar que tenemos miedo es de valientes! :)
    besos

    ResponderEliminar
  15. Los miedos son la virtud de los valientes...

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  17. A mí me pasa todo lo contrario, no me gusta leer los resúmenes de los libros ni ver los trailers... no me gustan las primeras impresiones porque es eso lo que me decepciona, prefiero tirarme de lleno y así si rechazo o valoro algo lo hago con un conocimiento más amplio. igual con las personas... no me gusta conocer a una persona un día y que luego desaparezca, me encanta conocer bien a la gente y me encanta la gente que se deja conocer! Sin embargo, coincido contigo en lo de que a veces me hago la valiente y al final soy la más acojonada. En breve voy a mudarme y no paro de tener pesadillas que me hacen levantarme con miedo!

    ResponderEliminar