27 de octubre de 2014

Dolor.

Lo que asusta no es el dolor: es acostumbrarse a él.
Cuando era pequeña y estaba enferma o me hacía una herida mi madre siempre me preguntaba "Pero, ¿cómo es el dolor? ¿Te duele más o menos que ayer?"; siempre he detestado esas preguntas. Pensar en el dolor magnifica el dolor. Tratar de describirlo lo hace más fuerte. Todo lo que sé de heridas lo aprendí de mi, entended que me de miedo mi propia compañía.
Hace poco leí una de esas frases que me habría gustado escribir a mi: "Si no puedes volar, corre. Si no puedes correr, anda. Si no puedes andar, arrástrate. Pero no dejes de avanzar". Quedarse quieto es morir. Respirar no sirve en absoluto si no lo sientes. Dormir hasta que pase el desastre, o dejar que el desastre pase mientas duermes. Qué más da. Ya está dicho que esperar a alguien dormido o esperar a alguien despierto no deja de ser eso, esperar a alguien. Cuando tienes huesos de cristal debes tener más cuidado, evitar las caídas. Por si te rompes.
Concéntrate. 
Si algo puede salir mal, saldrá mal. Pero ya te encargarás tú de mejorarlo. Venga.
Lo bueno de caer es que no puedes volver a caer. O sí. Pero si tocas fondo, te impulsas. O te quedas tumbado, que a veces hace falta.
Fuerza. Valentía. Capaz. 
Voy a elaborar una lista de palabras que me gustan y repetírmelas mentalmente. Acostumbrarme a ellas. Que los buenos también pierden, pero no siempre. Que mal siempre es mal, pero puede ser menos mal, o más bien. Que si no piensas en el dolor se hace más leve.

12 comentarios:

  1. Cuando estuve ingresada en un hospital odiaba que las enfermeras me preguntaran: "de 0 a 10, ¿cómo puntuarías el dolor que sientes?".
    Tienes razón, pensar en el dolor lo magnifica.
    Me gusta la idea de hacer una lista con palabras estimulantes y positivas, y así, repetirlas como un mantra cuando el mundo se me venga abajo.

    Besitos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La última vez que me preguntaron eso de - de 0 a 10- fui incapaz de contestar. Es muy relativo. Te preguntan eso, pero nadie te dice cómo es el 10, o cómo es el 5. Y la escala del que pregunta puede ser diferente que la del que contesta. Así que realmente es una pregunta muy absurda. Aunque hace poco vi "Bajo la misma estrella" (Yo leí ese libro antes de que fuera ultrafamoso) y me gustó una parte en que la protagonista siempre que le duele mucho algo contesta que 9, porque se reserva el 10 para cuando se muera.
      Hoy vi en facebook a un chico que todos los días escribe tres cosas que le han hecho feliz ese día y también me parece una iniciativa bonita. Igual se la copio.

      Eliminar
  2. Claro que sí. Me encantan tus palabras.

    ResponderEliminar
  3. Pensar en el dolor lo magnifica, pero hablar de él a veces lo ahuyenta. Soltar veneno alivia la presión en el cerebro. Y esto me lo he inventado, pero a mí me funciona. Espero que este texto te funcione, porque bonito desde luego es.

    Y, como tienes pinta de ser de las buenas, espero que no vayas perdiendo, o que, al menos, la victoria ande a la vuelta de la esquina.

    Besos desde el Norte :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Norte? ¿Dónde exactamente?
      Me ha gustado eso de que hablar de él a veces lo ahuyenta. Creo que por eso escribo.
      Muchas gracias :D

      Eliminar
    2. En Inglaterra, intentando ahuyentar también el frío. Aunque pronto volveré al sur. Gracias a usted por escribir :)

      Eliminar
  4. Cé, podía probar con aprender de ti cosas relacionadas con el bienestar. para poder disfrutar de tu propia compañia.
    Escribes super bien. Hay otras personas a las que duele leerlas, a tí no. un beso.

    ResponderEliminar
  5. Y qué tendrán tus entradas que me encantan.

    Yo siempre odiaba eso de "¿te duele más o menos?" porque sé cuanto me duele ahora, pero el dolor de ayer ya lo olvido.

    Me encanta, del texto que has puesto, las palabras esas "Fuerza, Valentía, Capaz", joder, cuanta fuerza tienen.. Llenan

    Un abrazo enorme, guapiña :)

    ResponderEliminar
  6. Mi neuralgia se activa cuando estoy preocupada y tensa. Para disminuir el dolor hago respiraciones profundas y repito el mantra: "Soy capaz. Estoy bien. Soy afortunada...". Ayuda.

    ResponderEliminar
  7. Para mí, lo peor, más que acostumbrarse al dolor, es sentir que lo mereces.

    ResponderEliminar
  8. Lo que le dicen la "profecía autocumplida". Si crees que algo saldrá mal, por supuesto que saldrá mal. Si crees que va a dolor, por supuesto que dolerá, incluso más de lo esperado.

    Hay que cambiar el cómo nos hablamos a nosotros mismos. Joder, que somos nuestra compañía más valiosa y siempre estamos criticándonos: esto lo has hecho mal, esto no, te vas a caer, vas a sufrir, va a salir mal, no vales, deja de intentarlo... Lo de las palabras bonitas es un principio. Como dice María, mantras, o lo que sea que te haga disminuir esa ansiedad que te aprieta las costillas y no te deja seguir avanzando.

    Besos, bonita.

    ResponderEliminar
  9. Yo no sé, pero a lo mejor mamá te preguntaba todas esas cosas mientras curaba la herida y, para evitar que te concentraras en el dolor y en cómo escuece, te hacía pensar, que no lo sé.
    Escribir duele, vale, pero cura. Y luego capaz, valiente, siempre capaz. Te lo dicen tus cicatrices, como la que llevas en la muñeca (era en la muñeca?).

    Quiero abrazarte.

    ResponderEliminar