3 de septiembre de 2014

Querido X (2)

Creo que es la segunda vez que escribo a la nada, por eso de que me resulta extraño escribir a todo el mundo, pero tampoco encuentro a alguien a quien hacerlo de forma particular. Yo que sé. No está de más inventar un sujeto imaginario y llamarlo X, para no ser original por una vez en la vida. Y contarle todas las gilipolleces que se te pasen por la cabeza, porque eso de sangrar ya lo dejaste quizás un poco lejos, y tan bien.
Pues resulta que, X, te escribo porque me apetece escribirte aunque no tenga muy claro qué es lo que quiero contarte. Que supongo que últimamente las cosas son normales, y no sabes lo extraordinario que es. Lo extraño que me resulta no encontrar un millón y medio de fallos, que los contras sean la debilidad que supone echar de menos en menos de 24 horas, yo que estoy tan acostumbrada a echar de más. Lo raro que resulta estar a gusto, y ya está. Que te apetezca hacer cosas y hacerlas porque te apetece. Que yo que sé. También tengo mis días, mi debilidad, también tengo problemas pero no hacen que quiera cortarme la piel. No sé si me explico. O me he inmunizado al dolor o simplemente he aprendido que lo único que podemos extraer de él es la capacidad de hacernos más fuertes, pero ya no me aferro al sufrimiento como forma de vida. He encontrado otros modos de sentir. Y tan bien. Ya no me obligo a estar tan sola porque he llegado a la conclusión de que no me gusta. De que sí, sé disfrutar de mi misma y está muy bien, pero tampoco está mal disfrutar de los demás, y que los demás disfruten de ti. Que eso también es posible. Que nadie es sólo destrucción, ni siquiera yo, y que tenían razón cuando me dijeron "no nos prives de ti". Me lo he terminado creyendo. Ya dejo que me quieran, quizás porque me quiero yo, aunque sólo sea un poco y aunque me siga gustando que me abracen.
A veces me frustro, claro. A veces sobreestimo mi fuerza y me vuelvo a sentir tan débil y tan cobarde como siempre. Y ni siquiera el "Capaz, muy capaz" del cuarto de la ropa consigue que me lo crea. Y pienso en todas las veces que me han considerado valiente, y llego a la conclusión de que no, todo engaños; que soy una niña asustadiza que finge poder con el mundo para que el mundo no pueda con ella, que sonrío por fuera mientras me rompo por dentro. Pero no. Lo mejor de la frustración es que termina. Que yo si soy incapaz hago todo lo posible por eliminar ese -in. Y yo que sé. Igual no tan fuerte, pero soy. Y a fin de cuentas ser, sin más, es satisfactorio. Ser, sentir, creer, correrse, que se corran. Vivir no es tan complicado ni tan simple como yo pensaba, pero es absolutamente genial. Y entonces me recuerdo a mi misma de pequeña, cuando soñaba que me quedaba dormida y no volvía a abrir los ojos, y todo era oscuro y estático y era incapaz de sentir las caricias. Para mi la muerte siempre ha sido eso. Y el dolor de los demás. Lo peor del dolor es compartirlo: que te duela el tuyo, y el de al lado, y el del de al lado del de al lado. Y joder. Con lo horrible que es esa idea de muerte que me he creado, con lo duro que es que duela, con lo que escuecen las heridas, supongo que en contraposición debemos valorar el triple el placer y la vida. Quizás por eso ya no me aferro a lo malo. Quizás por eso he aprendido a dejar  de sobrevivir y simplemente vivir. Y ni tan mal.
Pero prometo que seguiré escribiendo. Quizás azúcar y muchas cosas bonitas, o sobre la cotidianidad de pensar en el presente porque para qué mañana o ayer, si hoy estás sonriendo. Escribir es mucho más que un modo de sangrar, también es ser. Y ya te lo he dicho, que estoy descubriendo que ser es genial. Así que nada, X. Que he decidido que existes. Porque lo digo yo. Y que seguiré contándote cosas que te interesan porque lo digo yo, aunque de interesantes tengan poco y ni siquiera te haya preguntado si quieres existir.
Y sí. Que feliz sigo siendo Caos. De eso que no quepa ninguna duda. Yo. Feliz. Lo he escrito. Joder. Que raro, ¿eh? que raro. F-E-L-I-Z. Y no tenéis que imaginarlo.



PD. No. Juro que no tomo ningún tipo de sustancia ilegal que me haga decir tonterías. Todo de nacimiento. De verdad.

22 comentarios:

  1. Qué bonito leerte después de tanto, así, de este modo. Espero que sigas escribiendo aunque sólo sea por romper eso de que la gente feliz no escribe.
    Me ha gustado que matices eso de que sigues siendo caos, y que la gente entienda que ser feliz no significa cumplir ciertos requisitos comunes. Alguien me dijo una vez que fuera triste si eso me hacía feliz, así que supongo que para mi ser feliz es eso, ser lo que quieres ser, y ser, como tú has dicho.
    Un beso apretado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro beso de esos para ti, señorita.
      Leerte siempre me hace ilusión.

      Eliminar
  2. Me ha encantado leerte después de tanto tiempo. En muchas ocasiones todos necesitamos contarle algo a alguien, aunque no sepamos si le importará o si prestará atención, y éste es el lugar perfecto para hacerlo.
    Me alegro de que seas feliz y seas capaz de ponerlo en "mayúsculas gritonas".

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me pasa cuando escribo en mi diario. A veces me siento un poco absurda por escribir a la nada, por personalizar algo que sólo yo releeré. Quizás en el fondo siempre escriba a mi yo del futuro. Yo que sé. Lo importante es escribir porque te apetece, y punto.

      Eliminar
  3. Qué maravilla leerte de nuevo y más leerte así. Me alegro mucho, de verdad. Que sigas FELIZ (sí, con mayúsculas) mucho mucho tiempo :)
    Un besote!

    ResponderEliminar
  4. Pues qué genial que también tengas blog! Quién eres en instagram?
    Te sigo desde ya guapa, que me has caído bien :)

    ResponderEliminar
  5. Bonita, sincera y desgarradora apertura de corazón y sentimientos.
    ¿Sabes? no solo me ha maravillado la forma en que has escrito, sino que me he quedado prendada por completo de lo trascendental de tus palabras, que hayas superado todo eso, es decir, que tras todas esas palabras que, seguro, se quedan cortas después de todo, pero que son capaces de definir a la perfección lo que has sentido, ha sido como un jarro de agua fría, y no a malas, es que me has recordado al momento en el que yo también conseguí salir de algo bastante similar. Yo también tengo mis "recaídas", ¿sabes? pero a veces, incluso las agradezco, porque como tú dices, éstas nos hacen fuertes.

    Siento haber sido tan chapas jajajaj un besico y a cuidarse, guapa, que te lo mereces!:)

    ResponderEliminar
  6. Como mi sabia taza de desayuno me dice cada mañana "ser feliz no es un estado de ánimo, es una decisión" :)

    un besazo!

    ResponderEliminar
  7. Pues a mí me alegra mucho volver a leerte y saber que estás feliz :D La energía positiva siempre viene acompañada de cosas buenas.
    Jajaja cómo me he reído con tu pd! xD
    Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
  8. Es muy bonito y muy valiente lo que escribes, las tristezas son un pozo sin fondo y tú eres la debes decidir arrastrarte con ello. Es muy manido eso del vivir cada día, pero es la cosa más dificil que hay, así que me alegro de que estes feliz, porque eso solo significa que estás decidiendo tu vida :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ahí está la clave, en decidir tu vida. Y no me había dado cuenta hasta que te he leído. Gracias.

      Eliminar
  9. Me parece bien que hayas creado a "x", le guste o no existir, creo que todos necesitamos un algo así para desahogarnos. Sangrar o no, llorar o no, pero desde luego ordenar nuestros pensamientos y dejarnos guiar un poco hacia la luz.

    Adelante hacia esa felicidad en todo su esplendor ^^

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  10. El otro día descubrí lo curativo y placentero que es el contacto humano. Te mano un abrazo.
    Me ha hecho mucha gracia la p.d jajajja.

    ResponderEliminar
  11. Qué bonito ese sentimiento, y que siga así por mucho más, porque al final es verdad eso que dicen de que la felicidad es el camino, no la meta.
    Besotes!

    ResponderEliminar
  12. Y esque... la vida son muchas cosas!! :) Y hay que saber vivirla...
    Un beso, bonito post!!

    ResponderEliminar
  13. Veo que poco a poco todos volvemos a escribir a ese Nadie.
    Me alegro de que hayas encontrado la felicidad, yo tengo momentos esporádicos, pero algún día la felicidad no se apartará de mi lado, o eso espero.

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos tenemos esos momentos, pero está bien ver también los felices :)

      Eliminar
  14. Me encantaría sentir todo eso, y dejar de aferrarme a lo malo, que bonito todo!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  15. Jajaja! Qué bueno que haya Caos feliz. Esa parte de "soy una niña asustadiza que finje poder con el mundo para que el mundo no pueda con ella", me sentí muy identificada. Con toda la entrada en verdad, y vamos, que escribir a nadie creo que es hasta saludable XD

    Un beso y un abrazo enorme <3

    ResponderEliminar