15 de septiembre de 2014

No bajes la guardia.

He escrito cosas que no he publicado por miedo a romperte, por no volver a caer en el error de aferrarme a las mismas cuerdas que me terminan ahogando. Me he hecho mayor: me he guardado el orgullo en la pelvis y he echado la llave, aunque no voy a mentir: me la he quedado. No me gusta cerrar puertas para siempre. No me gustan las decisiones irreversibles. Lo sabes: me has visto ser débil, y caer, y caer. Enamorarme de la piedra, de la roca, del dolor. Pero crecer a veces significa invertir las normas. He decidido coger mi independencia y dejarla en el cajón en el que guardo los post-its, rotuladores y atuendos de niña de preescolar. Quizás algún día decida recuperarla, cuando me sienta demasiado pequeña para seguir volando o se me agoten las alas. Prométeme que estarás ahí. O no lo hagas, no hace falta: lo sé. Quizás me equivoqué al pensar que querer significaba ser debilidad. Quizás querer te hace más grande que pequeño. Las personas suman, no restan. El error estaba en pensar en la ausencia antes de tiempo, en el vacío estando lleno. Adelantar acontecimientos. Aferrarse al miedo, acostumbrarse a él, no te vuelve valiente. Depender del dolor no deja de ser depender de algo. Ahora lo entiendo: el riesgo está en vivir, todo puede salir mal, pero luchamos para que salga bien, o dejamos que salga, sin más. Casi todo es un ciclo, un bucle. Un extremo te puede llevar a otro en un abrir y cerrar de ojos: no los cierres.
Siempre he preferido ir que volver. Que me echen de menos a echar de menos. Y nunca me he atrevido a reconocerlo por miedo a pecar de egoísta. Por miedo a ser pequeña me he hecho diminuta pudiendo ser gigante.
De todo se aprende. Tú siempre serás mi mayor error y mi mayor acierto, y si volviera atrás volvería a come(ter)te una y otra vez.


"Colecciono los bolígrafos que pierden los que escriben a lápiz por miedo a equivocarse y nunca lo hacen. Recojo los lápices que dejan caer quienes tachan con tinta y se arrepienten. Soy la palabra que falta por subrayar en la mejor frase que has leído nunca"

16 comentarios:

  1. Me quedo con lo de que de todo se aprende. Si te hizo daño también es valioso porque así ves qué es lo que no quieres en tu vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta vez no hablaba de daño, ni de saber lo que uno no quiere. Simplemente de que hay cosas que necesitas en un momento determinado, pero dejas de necesitarlas en otro.

      Eliminar
  2. Casi todo es un ciclo, un bucle.
    Una espiral.
    Me gustas así de transparente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre he sido (y soy) transparente. Y, ¿sabes? te digo aquí, en público/privado, que me quiero tatuar una espiral. Desde hace tiempo.

      Eliminar
  3. "Las personas suman, no restan. El error estaba en pensar en la ausencia antes de tiempo, en el vacío estando lleno."
    Y como siempre acabas por escribir lo que yo también siento.

    ResponderEliminar
  4. "Ahora lo entiendo: el riesgo está en vivir, todo puede salir mal, pero luchamos para que salga bien, o dejamos que salga, sin más." Me quedo con esta frase.
    Y sí, de todo se aprende, incluso de lo malo.
    Una delicia leerte.
    Muaks!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú siempre me haces reír con tus post. Me alegro de que "disfrutes" la alegría de los míos últimamente.

      Eliminar
  5. Ah, me siento identificada con este texto...

    De todo se aprende, de lo bueno, y sobretodo de lo malo. Creo que es inevitable no anteponerse a lo que pueda suceder, por ese eterno miedo al miedo, pero creo que cada paso en falso, estamos más cerca de tomarnos las cosas de otra manera.

    Besos, bonita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El miedo al miedo es sin duda alguna el peor miedo de todos.

      Eliminar
  6. Buff... he llegado a ese punto que ya mucha gente "no virtual" conoce mi blog, y lo escribo prácticamente todo, lo lea quien lo lea. No quiero esconderme de mis letras porque ellas son mis sentimientos, y sí, de todo se aprende, y de lo que más de lo malo. Curioso.

    Besos, Cris.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pero a veces no sólo estás en juego tú, sino lo que siente la otra persona al leer lo que escribes. La ecuación es mucho más compleja que esconder/mostrar.

      Eliminar
  7. Me ha encantando, es super profundo.
    Te sigo y te invito a que te pases por mi blog.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Ya dejaré de decir que me identifico con tus textos, porque ya debo cansar con eso, pero en serio, no sé cómo lo haces para que tus escritos siempre me lleguen muy hondo. Me encanta poder leerte, aunque reconozco que no me conecto con mucha frecuencia.

    Te envío un abrazo desde Venezuela, y como siempre, volveré a esta orilla para continuar nadando en tu mar (já, qué cursi)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te lleguen tanto, bonita.

      Eliminar
  9. El error estaba en pensar en la ausencia antes de tiempo, en el vacío estando lleno. Adelantar acontecimientos. Aferrarse al miedo, acostumbrarse a él, no te vuelve valiente. Depender del dolor no deja de ser depender de algo.

    No se como he llegado a ti. Por el minuto 1:45 de youtube donde tuve que pausar para buscar quien escribió esa frase. Justo la última que leo aquí, después del enlace que yo escuchaba.... No se como he llegado a ti, pero me encanta!! Voy a comerte los versos!! 😘

    ResponderEliminar