4 de mayo de 2014

"Siempre" se queda demasiado grande si no es contigo.

Yo siempre decía que quería una relación de camas separadas. Para no llegar a ser tan del otro que dejase de ser tan mía, para poder escapar en caso de necesitar la huída, para no ahogarme. Para elegir cuando volar, y cuando no.
Yo siempre decía que el amor era "para siempre" hasta que le conocí, y no importaba tanto el mañana como el ahora. En cierto modo quizás debería darte las gracias por no durar eternamente: gracias por enseñarme que las mejores cosas también terminan. Te quiero. Aún. Te quiero siempre, y de cualquier manera.
No lo voy a negar: a veces echo de menos cuando era yo y no era otra. Cuando eras tú, y no era otro. Cuando éramos magia y a mi me parecía que incluso los cuentos de Disney eran poco románticos comparados a mirarte a los ojos. Yo que sé. Quizás cada persona piensa que su historia es la más bonita en el mundo, pero para mi aún no existe ninguna comparada a besarte. A veces sigo teniendo ese miedo atroz a que te hagan sentir más de lo que yo te hice sentir, a ser solo un recuerdo lejano y lleno de polvo demasiado feo como para merecer la pena.
Ahora sigo queriendo una relación de camas separadas. Hay cosas que nunca cambian. Ya no pienso en fechas ni en números. Me dejo llevar. Libertad se acuesta conmigo casi todas las noches, y no está nada mal. No quiero ninguna eternidad, ya no. Si no es contigo "siempre" se me queda demasiado grande y no quiero ni pensarlo.
Ahora he aprendido a volar, y ya no tengo que preocuparme de no ahogarme. Es extraño eso de no tener que echarle pulsos a la muerte, eso de no llorar algunas tardes, eso de no sentirme tan pequeña como antes casi nunca. Me he hecho mayor. Me has enseñado a ser mayor. A ser aquello en lo que me convierto cuando no le tengo miedo a nadie. 
Pero no te vayas. Por favor. Por si a caso. No te vayas.
Llámame egoísta. Valiente. Petarda. No te vayas y si algún día la quieres más a ella no me lo digas. Llámame orgullosa, pero no me lo digas. Y no te vayas. Por si me caigo. Porque si tengo que ser cobardía con alguien, quiero que sea contigo. Porque puedo chupar otras pieles pero si me desnudo en cicatrices quiero que sea contigo. Porque aunque se acabe el amor permanece la magia necesaria para lamer las heridas. Y yo magia sólo quiero ser contigo.
¿Sabes? Nunca me cansaré de darte las gracias por ser lo más espacial que he tenido.

11 comentarios:

  1. Entiendo perfectamente como te sientes, aunque como bien dices cada historia es diferente y todos pensamos que la nuestra es la más especial.
    Como tú lo que más miedo me da es que otra le haga sentir más que yo, o que la quiera más de lo que me quiso a mí. Tarde o temprano eso pasará, pero también tarde o temprano, espero, me dará igual...

    ResponderEliminar
  2. Se siente tanto esta entrada, todos nos vemos reflejados en mayor o menos medida. Solo nos queda esperar que nuestros recuerdos no pillen mucho polvo y que "esa" persona nos siga recordando al menos la mitad de cómo le recordamos nosotros.
    Te sigo leyendo :)

    ResponderEliminar
  3. Los "contigo" son siempre un caballo perdedor y lo de "no llegar a ser tan del otro que dejase de ser tan mía" la conclusión que se saca cuando ya ha sucedido.
    Escribes y te expresas de una manera que "siempre" que te leo me gusta. Espero que seas magia con el "contigo" que tu quieras. Un beso

    ResponderEliminar
  4. Guardar recuerdos tan bonitos y que te niegues a que puedan ser sustituidos es bonito pero a la vez puede hacer que pierdas otras bonitas historias. Pero si q es cierto q siempre guardamos un sitio especial en nuestro corazón para personas que fueron especiales aunque ahora ya no estén presentes.

    ResponderEliminar
  5. texto que lo releí dos veces porque me siento muy identificada en partes.
    Que cosa loca son esas personas por las cuales nos salen el amor y todo tipo de sentimiento por lo poros, no?.
    adelante siempre.

    Saluditos ♥

    ResponderEliminar
  6. Tienes razón en que todos considerados nuestra historia la "más bonita", pero en el fondo nuestros sentimientos se parecen. Cada uno lo vive a su manera y lo expresa de un modo distinto, pero el sentimiento de encontrar a "esa persona" y saber que, por mucho que haya acabado, no podrías guardarle rencor por lo maravilloso que ha sido, vale más que el resto de historias.
    Como siempre, has conseguido que me sienta identificada con tus palabras.

    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
  7. No sé que decirte, me he quedado sin palabras por todo lo que transmites con este texto. Los "siempre" y "nunca" para mí siempre han tenido un matiz prohibido, hasta que aparece ese alguien que hace que no te los saques de la boca.

    Un besito!

    ResponderEliminar
  8. Siempre hay algún momento de debilidad como el que dices. Ese, "por si acaso". Que no se vaya, que se quede en algún rincón esperando, para cuando quieras ser un poquito menos mayor.
    Me ha encantado lo de espacial :) Seguro que la magia nunca se perderá!
    Besitos

    Miss Carrousel

    ResponderEliminar
  9. Qué bonito lo haces todo, por mucho que duela, qué bonito.

    ResponderEliminar
  10. Me encanto... La que no cree IRSE de tu blog soy yo! Es un caos demasiado entretenido...

    ResponderEliminar
  11. Se me ha encogido un poquito el estómago.

    ResponderEliminar