22 de marzo de 2014

Setecientas veinte catástrofes, pero contigo.


"En aquella estación de pueblo llena de trenes con las puertas cerradas y a oscuras le acaricié la nuca y él me pidió que no dejara de hacerlo nunca. Yo quise seguir haciéndolo siempre, pero en la pantalla apareció The end y ambos supimos que no podíamos seguir con aquella historia" 
(Paula Bonet) 

Y de repente, notaba aquel escozor/pinchazo/opresión. Aquella sensación molesta a la que era incapaz de ponerle un nombre. Siempre le pasaba: era incapaz de diferenciar el dolor. A veces ni siquiera era consciente de que le dolía. Quizás por eso había tenido que llegar Mayo para que pudiera entender que aquel Abril había sido catastrófico, o era el mismo motivo por el que le estaba costando arrancar las últimas hojas del calendario aunque ni siquiera se percatara de ello. En febrero irradiaba magia, pero el cuarto mes del año no era más que un cúmulo insípido de impotencia, tristeza, y desazón. Como el pintor que, cuando termina un cuadro, se da cuenta de que ese no es el paisaje que quería pintar. Había elegido las palabras caos y catástrofe para catalogar todos esos impulsos desconocidos que pasaban por su mente. Cuando algo no tenía nombre, llegaba el caos. La rutina desembocaba en catástrofe; el miedo en incertidumbre. 
Y sí. Abril había sido, probablemente, el peor mes de aquel año acabado en 13. Un montón de sentimientos tirados por la borda en medio de un océano de nombre desconocido. Mucho más que eso. La pérdida del único plan de futuro, de la última casi-certeza que le quedaba. Abril había sido un mundo enorme sin mapas. Fotogramas en blanco y negro con más rojo sangre que rojo fuego. Catástrofe pura, caos emocional, erupción de atracción y deseo, ira y rabia. Pero, por lo menos, había sido vida. Piel de gallina sin necesidad de frío; lágrimas sin necesidad de películas; moretones y sexo. 
Me puse a escribir en tercera persona para darme cuenta de que, si yo hubiese sido la protagonista de esa historia, habría decidido que quería vivir setecientas veinte catástrofes, pero contigo. 



14 comentarios:

  1. https://www.youtube.com/watch?v=uQMk583y2Dw
    Maldito abril...
    Yo ahora lo cambiaría por maldito marzo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy llevo todo el día con esa canción en la cabeza...

      Eliminar
  2. Siempre he mantenido una relación de amor/odio con el mes de abril, llenándolo siempre de recuerdos que nunca sé si quiero olvidar o recordar siempre como momentos intensos.
    En ocasiones hablar en tercera persona es una forma de abstraernos de aquello que nos ocurre.

    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
  3. Espero que tengas mejores recuerdos de julio...

    ResponderEliminar
  4. Después de mayo llega junio y cuando uno se quiere dar cuenta abril sólo es un lejano recuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando queramos darnos cuenta nos moriremos y ya todo importará una mierda. Sí, es que como ya es abril estoy jodidamente negativa.

      Eliminar
  5. Abril siempre es traicionero, te lo digo yo, pero siempre queda que llegan más meses y más años y ese enconcreto no se hace tan duro...

    ResponderEliminar
  6. Pura atracción hacia lo prohibido, hacia esa sensación de hacer explosionar una bomba atómica dentro de una mirada. Es eso lo que pasa. Que muchas veces ese caos ejerce su gravedad y vaya, entonces sí que estamos jodidos todos.
    (Esto venía un poco al caso de la última frase).
    De todos modos, siempre habrá otro nuevo Abril para recordarnos que no puede ser peor que el Abril 13, que pronto será Abril 14 (esto ya está siendo un plan de futuro) y habrá que esperarlo con una sonrisa, no? :)
    Besitos, Cé.

    Miss Carrousel.

    ResponderEliminar
  7. Joder, qué genial. Y qué bien escribes.
    Que sepas que si no te he empezado a seguir aún es porque lo intento y lo intento pero me sale error.
    Volveré a pasarme por aquí :)
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  8. En abril siempre empieza lo peor... el calor, la gente hasta las tantas por la calle... no lo soporto. Quiero que siempre sea febrero.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi el calor me gusta, y la gente por la calle no me desagrada.... pero abril, no. Que sea mayo ya, por favor.

      Eliminar
  9. Algo tiene abril. no eres la unica... Deseo Mayo casi que desde que comenzo el año... Algo sucede con este mes, no se que es, pero se que es algo!

    ResponderEliminar
  10. Tenemos la fea costumbre de hablar de nosotros en tercera persona cuando todo es eso, catástrofes, desastres, pero no deberíamos olvidar que son nuestras catástrofes, nuestros desastres.
    Una duda en cada charco en http://albordedetucama.blogspot.com.es/
    M.

    ResponderEliminar