10 de diciembre de 2013

De ganas, caos y desastre.

No sé si te acuerdas. Tú, tus miedos; Yo, mis dudas. Y nuestras ganas de hacernos el amor hasta tener que reinventar la palabra porque se nos quedase pequeña. Nunca fuimos de esas parejas que necesitan maquillar el verbo follar para que parezca que es algo más profundo. Tú siempre supiste que yo el amor, sólo lo hacía contigo, con esa sensación de querer cuidarte siempre, con ese pánico a romperte en mil pedazos, con esas ansias de dejarte sin habla para que no te fueras de mi lado. Con mis intenciones de enamorarte para que no me dejases nunca. Para tenerte siempre ahí, para hacerme sentir viva, para volverme menos egoísta, más fuerte, más valiente, más capaz. Para recordarme que, de todos los destinos del mundo, tú siempre elegirías el caos entre mis piernas.
Perdóname, no debí hacerlo. No debí retenerte. No debí pedirte que te quedaras. No debí buscar todas esas cosas, aunque siempre fuera sincera. Yo lo sabía. Sabía que no sabría protegerte, que no me rendiría a la rutina, que no podría darte la seguridad que no me sobraba. Sabía que te haría daño y aún así fui egoísta y te obligue a quedarte para no dañarme yo: lo siento. Créeme, de verdad.
No sé si te acuerdas. Lo importante no es el miedo, lo importante son las ganas. Con las ganas se vence al mundo. Con ganas somos inmortales. Pero, ¿Y si se agotan? Las ganas no se venden a granel. Se construyen en habitaciones vacías, con unas esposas y sin cama, contra la pared. Las ganas surgen de la nada y se volatilizan a polvos. Las ganas resurgen de las cenizas cual ave fénix cuando existe el morbo. Las ganas existen cuando el puzzle aún no está resuelto, cuando hay sorpresa, éxtasis de las primeras veces. Las ganas siempre se agotan. Se agotan cuando te limitas a ver una y otra vez películas de las que ya conoces el final. Cuando sabes que el orgasmo llegará después de unos cuantos mordiscos y te corres con el único objetivo de tener tinta con la que escribir textos inconexos.
"Cuando te enamores pensarás de otra manera, y descubrirás que es bonito aburrirse con alguien a tu lado..."; Probablemente, quizás.

19 comentarios:

  1. Me encanta tu facilidad para expresarte sin tener que maquillar las palabras.
    La fina línea que separa follar de hacer el amor muchas veces se resume solo en la persona con quien compartas esos momentos, y los sentimientos que estén presentes en tal instante. Y debo añadir que las ganas, por mucho tiempo que pase, pueden recuperarse en un abrir y cerrar de ojos.

    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que nunca es bonito aburrirse al lado de nadie. Prefiero diversión con nadie, que aburrimiento con alguien.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. "Tú siempre supiste que yo el amor, sólo lo hacía contigo, con esa sensación de querer cuidarte siempre, con ese pánico a romperte en mil pedazos, con esas ansias de dejarte sin habla para que no te fueras de mi lado", te expresas de una manera brutal. Hay cosas a las que es muy difícil poner palabras, tú lo haces taaan fácil. A veces es más fácil expresar con el cuerpo, con una mirada...

    ResponderEliminar
  4. Siempre que te leo me admira la capacidad que tienes de expresar sentimientos y emociones con palabras. Un texto precioso Cé!
    Aburrirse nunca es bonito, estés con quien estés, pero cuando estás enamorada eso no pasa nunca :)

    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Que grande eres... Cada vez que vuelvo encuentro un texto mejor que el anterior que te leí. Me tocaste, creo que hoy hasta me voy sangrando, herido.

    Te dejo un abrazo desde el Taller!

    ResponderEliminar
  6. No puedo describir el texto, porque directamente, no encuentro palabras, sencillamente fabuloso ^^ Saludos

    ResponderEliminar
  7. yo siempre elegiría el caos entre tus letras

    (brutalmente intenso; me ha encantado)

    ResponderEliminar
  8. Y una vez mas pienso que es una bellisima entrada. Aprovecho esta oportunidad para decirte que me has inspirado a hacerme un blog. No creo nunca poder escribir tan lindo como lo haces vos. Gracias por acompañarme en mis días buenos y malos... (Mas malos que buenos) Aunque suene raro visito con muchísima frecuencia este blog y lo he recomendado a muchísima gente, me siento muy identificada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguien me dice una vez que los textos más bonitos del mundo son los que están escritos con todo tu corazón. Muchas gracias :)

      Eliminar
  9. Ce, todas somos egoístas a veces. En el fondo sabemos cuando empezamos algo, si va a salir bien o si no va a salir bien. Y aún así nos metemos...
    Me encanta como escribes.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has dejado pensando con eso de que en el fondo siempre lo sabemos, pero, ¿No nos podemos equivocar?

      Eliminar
  10. Es el mejor texto que he leído en mucho tiempo. Me has dejado sin palabras!
    Que bonito de verdad

    ResponderEliminar
  11. Me encanta tu facilidad para expresarte, escribes tan bonito <3 Saludos desde Venezuela.

    ResponderEliminar
  12. maquillar el verbo follar es deporte naconal, incluso mientras se folla..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Odio eso. Como si follar no fuese lo suficientemente bonito como para tener que llamarlo amor.

      Eliminar
  13. Estoy de acuerdo con Tequila.

    No es lo mismo quedarse en silencio, y no saber que decirse en ese momento, que aburrirse porque se han acabado todos los temas de conversación y ya no quedase nada por hacer...

    ResponderEliminar
  14. Di que si, follar es follar, ¿por qué llamarlo de otra forma?
    Un texto muy real, me ha encantado.
    Llueve más por dentro que por fuera en http://albordedetucama.blogspot.com.es/
    M.

    ResponderEliminar