15 de diciembre de 2013

Autocrítica.

"No hay que llorar, guarda las formas. Tienes que ser valiente", y te lo crees. Coges aire. Respiras. Sonríes. Una y otra vez. Lo que no ves, lo que nadie ve, es que las heridas se enquistan por dentro. Que las lágrimas se agrupan formando charcos de sangre. Que duele aunque no lo llames dolor porque te prohiben ponerle nombre a ese vacío. "Tienes que expresar tus emociones", te dicen. Porque para ser persona hay que sentir. Maldita sociedad de mierda, maldito caos, ¿en qué quedamos? Y entonces te das cuenta de que habrá siempre más de mil señales indicándote caminos diferentes. Y dejas de escuchar a los demás para escucharte a ti mismo. Me pregunto cuántas personas pierden la felicidad guardando las formas. Respiras - otra vez - antes de saltar al vacío. A vivir se aprende viviendo. Pero por mucho tiempo que pase, a veces, sigues cayendo. Y te sigue acojonando levantarte. No me hagáis ilusionarme pensando que volveré a tener algo si no será así. Yo que sé. Quizás he sobreestimado mi fuerza, una vez más, y ni siquiera me atreva a pedirle a nadie que me preste un poco. Pensaba que podía llevar la situación con normalidad. Ni siquiera me importaba tener que sostenerte la mirada como diciendo "Mírame, no me has quitado nada, mírame las veces que quieras, que nada me puede desmontar. Soy de hierro, ¿ves? o de hielo, que es parecido". Pero siempre tiene que haber alguien que me recuerde que en toda guerra hay heridas y que ser pistola significa ocasionar daños. "-Siempre lo destrozas todo", "¡Cállate! Tú no has destrozado nada, no te preocupes, no podías evitarlo..." "Y una mierda, fuiste débil, podías haber aguantado..." y explotas. Y vuelves a llorar como las primeras veces. Y odias las putas fiestas de mierda. Y dices puta y mierda, porque así parece que lo sacas fuera. Y escribes, porque escribir es otra forma de sangrar, pero más sana. Y te dices a ti misma "Yo también tengo derecho a ser una niña asustada alguna vez". Pero no te lo crees.

PD.  Seguramente cambie el nombre de este blog en unos días. Hace tiempo que quiero hacerlo, aunque el hecho de que os dejará de aparecer como actualizado a los que me seguís vía "blogger" me echa para atrás. Sea como sea, si "desaparezco", buscad la url en el perfil. Quizás comente algunos días dando por el culo poniéndoos la nueva en vuestros blogs. Y eso.

19 comentarios:

  1. Pues... ¿qué te voy a decir? Que sí, que la vida duele, y las personas, y nosotros mismos, y a los demás, y todo junto se forma una bola tan grande que no podemos ni darle la patada para mandarla fuera del campo. Y dices que serás fuerte, y te prometes no caer, y te obligas a estar bien...

    Pero a veces hay que explotar, y decir puta y mierda, y gritar y permitirte asustarte y caer, y romperlo todo, y romperte toda, y llorar sin parar, y no ver a nadie, y no ver nada, para después de todo el caos, volver a la calma, a recogerlo todo, a mirar con otros ojos, a perdonarte y perdonar, y a seguir adelante.

    Porque aunque la vida duela, merece la pena.

    Un besito, feliz domingo.

    ResponderEliminar
  2. Chapó. Que sería la vida sin sentir, sin emociones, sin reír a carcajadas o llorar y patalear como niños... Aunque duela tanto que a veces nos parezca que no hay más que eso, mejor ser un sube y baja de emociones que no ser un témpano de hielo...
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Cé, que mas da lo que diga el resto, son tus sentimientos, tienes el derecho a expresarlos como gustes, o bien a no expresarlos...aunque siempre lo mas sano es lo primero..y lo que siempre he creído, que el error no existe, por lo cual deberíamos siempre enfrentar ese miedo a equivocarnos...
    y si, eres una niña llena de miedo, pero eres tú, y eso es lo que importa...
    Me gusto el texto, demasiado.
    Ahora, sobre el cambio de nombre de tu blog, no estoy de acuerdo, a no ser que comiences a escribir sobre moda, cine, libros, etc..pero si sigues expresando tu sentir como siempre lo haz hecho de manera genial, deberías de conservar el nombre porque le queda muy bien.
    Bendiciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca he dicho que no tuviera derecho a expresarlos. Más bien me refería a que de pequeños nos venden la idea de que tenemos que ser fuertes y superar las adversidades, pero después, si no sientes (o no lo muestras, o los bloqueas) te tachan de frío, de insensible, o demás adjetivos que siempre terminan siendo malos. Era una crítica hacia la sociedad que por un lado nos pide que seamos de una manera y por otro, todo lo contrario. Una reflexión, sin más.
      Me siento más identificada con el título actual, así que lo he cambiado.

      Eliminar
  4. Ce no dejes que deje de leerte. Asegúrate que me das la nueva dirección de tu blog.

    A veces guardar las formas hace que veamos todo desde un punto de vista mas tranquilo. Tienes que encontrar el equilibrio y saber cuando merece la pena no guardarlas.
    Un beso bombón

    ResponderEliminar
  5. Pues claro que todo el mundo tiene derecho a ser un niño asustado cuando las cosas se tuercen más que un esguince de tobillo. Derecho al pataleo 4ever and ever. Nadie es de hierro, uno puede ser más fuerte o menos fuerte, pero tiene un límite o ciertos puntos débiles o ambas cosas; porque joder, no somos máquinas por muy fuertes que seamos. Que te sea lo más leve posible esto. Biquiños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ya te dije me ha hecho ilusión este comentario :D

      Eliminar
  6. Parece una lucha interminable, pero no es así.

    ResponderEliminar
  7. Me encantaría seguir leyendo tus entradas, así que si cambias de nombre avisa por donde sea, PERO AVISA!

    ResponderEliminar
  8. La vida es mucho más que ser valiente, mucho más que poder o no llorar, el problema es que, quien nos lo tiene que enseñar nos lo enseña mal desde el principio.
    Llora, Cé, coño... llora o ríe pero saca todo lo que tengas dentro.
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Cé, lo que digan el resto no importa. Cada persona da opiniones distintas, y muchas veces contrarias, como bien has criticado. No se trata de llorar por nada, pero tampoco de tragarse todos los sentimientos.
    Como bien has dicho escribir, llorar o gritar son formas distintas de sangrar, de sacar todo aquello que llevas dentro, y luego poder seguir viviendo sin pensarlo (o sin pensar tanto en ello).
    Pero en el fondo, si no sintiésemos no estaríamos vivos.

    PD: Ya irás informando sobre el nuevo nombre de tu blog.
    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
  10. Maldita sociedad mierdera... Siempre hay apariencias por guardar. Mss maldita yo que muchas veces he tenido que acoplarme y eso se llama "cruda moral", duele, te dueles, lo escribes y aún así el reproche mental no desaparece.
    Cé, tus textos me transportan a reflexionar a manera personal, siempre cumples el cometido del porque escribir y para quien.
    Te mando un abrazo y porfa, incluyeme, avisame que no quiero perderte la pista.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  11. Si cambias el nombre del blog avisa! blogger no me notifica las actualizaciones de tu blog, ¿por qué?

    ResponderEliminar
  12. Me sumo a los demás! Quiero seguir leyéndote, siento que algún día me denunciaras por acosar tu blog jajaja, nunca dejes de escribir. Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Uno nunca sabe a que atenerse, si lo haces malo y si no, peor. Lo que habría que hacer es dejar de escuchar a tanto sabio que de todo sabe y vivir y sobrellevar las cosas a nuestra manera, aunque sea chillando en medio de la calle.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Hay mucho valiente aconsejando desde las gradas", o algo así dijo alguien alguna vez.

      Eliminar
  14. 'Escribir es otra forma de sangrar, pero más sana'.
    No has podido describirlo mejor.
    Hay nubes que envuelven más que la vida en http://albordedetucama.blogspot.com.es/
    M.

    ResponderEliminar