5 de noviembre de 2013

Cajón desastre.

Me he levantado a las 11 pasadas. Una mala noche. Una mala noche entre muchas noches buenas sabe peor que cuando uno se acostumbra a que todas sean una mierda. Me he desinmunizado al dolor y duele. He bebido un vaso de leche de arroz, fresa y plátano en mi taza favorita. Despacio, lento. Habláis del  sabor del chocolate porque seguramente no la habéis probado. Ingerir algún alimento puede producir placer, aunque sea en cosas contadas. Y más si mientras leo "Yo mataré monstruos por ti", miro a mi alrededor y veo que aunque siguen estando, son más pequeños. O quizás yo sea más grande. Pero no lo olvidemos, he pasado una mala noche, así que esta no es una de mis mejores mañanas. Si lo fuera, habría salido de la cama muchas horas antes y me habría llenado ya de muchas otras cosas, no habría tenido pesadillas y no me dolería todo el cuerpo. Me miro en el espejo: mi cara está más pálida de lo normal. Creedme, es posible. Me apetecen cosas que en este momento no puedo tener, pero es mejor eso a que no me apeteciese nada. Sé lo que es y no conozco ninguna palabra para describirlo. Como morir en vida. Arizona -mi gata- me lame los pies. Es gracioso. Es la única "persona" en el mundo a la que le gustan, y yo dejo que los mire. Mientras miro mis manos, llenas de arañazos. Los considero un mapa de sus juegos, un recuerdo de sus abrazos, y son mucho más bonitos que todos los cortes que ahora vuelco sobre folios en blanco cada vez más esparcidos en el tiempo. No sé cómo ha sucedido, ni por qué, ni si existe un sólo motivo o es el conjunto de muchas cosas. Sea como sea, sin lugar a dudas me alegro de verlas tan lejanas en el tiempo. Pensé que jamás me podría despegar. Me hace sentir que, pasados unos años, quizás haya dejado atrás cosas que ahora pienso que siempre me acompañarán. 

Antes solía pensar que ser yo era complicado. Ahora pienso que ser, sin el yo, no es sencillo. Ser implica sentir, y tener que tachar el prefijo -sobre para empezar a vivir con todas las letras. Ser implica enfrentarse cada día a un cúmulo de cosas y sensaciones que los demás se empeñan en que clasifiquemos como "buenas" o "malas", pero no es tan sencillo. Ser implica saber estar con uno mismo y con otros, y eso es mucho más jodido que entender de ciencias y de letras, porque el tiempo es limitado y las prioridades siempre hacen que o nos descuidemos o descuidemos al resto. Y es muy triste no saber acariciarse los pechos desnudos dentro de una bañera, pero también tener miedo a que te los acaricien. Ayer leí una historia sobre un pavo real que confiaba en la gente y era feliz, aunque ya no tenía plumas porque, por confiar, le habían traicionado. Y me pregunté que por qué dicen eso de "Confía hasta que no te demuestren lo contrario" en lugar de "No confíes hasta que te demuestren lo contrario". Que al fin y al cabo después vienen con lo de "Piensa mal y acertarás". Todo es contradictorio, incluso los refranes. Pero yo creo que en la vida todo hay que ganarlo, así que a decir verdad, quizás sea mejor no confiar y después ya veremos. Después vuelvo a pensar en el pavo real feliz y pienso que no importa tanto, porque al fin y al cabo no decidimos en cuestiones de confianza. Sino, todos creeríamos en nosotros mismos y o nos comeríamos el mundo o nos daríamos de hostias constantemente. Sería como vivir, pero amplificado. Como cuando sacas todas las emociones contenidas de golpe, pero constante. Agotador. Quizás es mejor no decidir en cuestiones de confianza. Quiero decir, sentirse pequeño, de vez en cuando, no está tan mal: hace que crezcas el triple cuando te demuestras a ti mismo que no lo eres. La cara B de la moneda, el miedo que te vuelve valiente cuando lo vences porque no te queda otra opción, los cobardes valientes, los valientes cobardes. Al final, el mundo es una escala de grises que a veces teñimos de blanco o de negro. Los demás son los colores. Recuerdo la primera vez que me dijeron que tenía que saber cuáles eran mis prioridades. Falté un día a entrenar porque tenía un examen. Mi entrenador se enfadó, y me lo dijo. Y yo de aquella ni siquiera tenía claro qué era la palabra "prioridad", pero lo entendí, y a decir verdad de la vida he aprendido más en una piscina que en la universidad. Es otro de los motivos por los que ser es tan complicado. Porque muchas veces tenemos que decidir. Y para decidir no sirve de nada la lógica. Decidir implica hacer un balance entre las apetencias, las obligaciones, las imposiciones sociales -porque, nos guste o no, siempre están ahí-, las necesidades vitales y tener en cuenta el factor causa-efecto. Seguramente me deje alguna variable. Y decíamos en el colegio que las ecuaciones de tercer grado eran jodidas. Al decidir tenemos que saber que ganar algo siempre implica perder algo. "Lo que le asustaba era la obligación de tener que escoger un camino. Escoger un camino significa abandonar otros". Ya lo dijo Coelho, y por una vez, tenía razón. Alguien imbécil me dijo una vez que no me pegaba leer porque era demasiado pija y hacía deporte. Era una de esas personas que critican la superficialidad, como si la única forma de no ser superficial fuera salir a la calle con una camisa rota. Supongo que es otra de las cosas por la que ser es tan complicado: prejuicios. La reacción del acto de ver es formar una idea mental de lo que estamos viendo. Nadie va a mirarte y no pensar nada. Habrá gente que te juzgue, constantemente. Y tendrás que aprender a quitarle importancia a los juicios que no tengan valor. Aunque la reacción a la acción de escuchar es sentir, así que no vamos a engañarnos: ningún juicio nos provocará indiferencia. Y dejemos de intentar satisfacer a todo el mundo, porque es imposible. Por intentarlo corres el riesgo de no saber quién eres, y ese es otro de los motivos por los que ser es tan complicado: ser es una mezcla entre lo que creemos, lo que queremos y lo que mostramos. Infinitamente complicado.
Pero después... llega alguien y nos besa. O sales a correr y te olvidas del mundo. O te corres, y hacen que te olvides del mundo. O ves una película, te vas de viaje, o diseñas una estrategia para hacer a tu mejor amigo feliz. Encuentras tu jersey favorito en el fondo de un cajón y descubres que aún no tiene bolas. Se te rompen unos vaqueros que no te gustaban y te empiezan a gustar. Tomas zumo de naranja y está tan ácido que casi tienes un orgasmo. O te levantas por la mañana después de una noche de mierda y descubres que, si duele, es porque te has desinmunizado al dolor. Y entonces ser quizás siga siendo complicado, pero parece sencillo.


20 comentarios:

  1. La vida se puede llevar sólo enconjtrando pequeños momentos mágicos como los que describes al final de tu post!

    Ya sabes, me encanta leerte :)

    Besos desde el Taller!!

    ResponderEliminar
  2. Ser o no ser que decía el sabio...

    Está claro que al final toda decisión implica rechazar otras opciones y quizás no nos apetezca renunciar a nada..Si ahora tuviera que hacer una lista de prioridades no sabría muy bien por dónde empezar pero supongo que de un tiempo a esta parte me priorizo a mi mismo más que antes, a fin de cuentas, agradar a todo el mundo al final te convierte en una persona infeliz y ese es origen de muchos otros problemas.

    Creo que todos nos hemos sentido alguna vez como describes.

    Salud y ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también prefiero priorizarme a mi misma. Y creo que todo el mundo debería hacerlo.

      Eliminar
  3. Si duele es porque estás viva, y si aún estás viva... merecen la pena muchas cosas, aunque sean complicadas.

    ResponderEliminar
  4. Escrito desde dentro... sintiendo... es la vida...

    ResponderEliminar
  5. Piensa que vida hay mucha por delante y que debemos luchar por lo que tenemos y lo que queremos.
    Así que no te des por vencida.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. me has recordado a un yo-pasado que debo tener guardado en un cajón; y me ha encantado, lo cual no deja de ser un poco ególatra, teniendo en cuenta la frase anterior. 'Ser' es una putada privilegiada; o un privilegio muy puta, y que cada uno se quede con la opción que prefiera. Yo me quedo con la Cé que es capaz de levantarse a las 11h... ;)

    Me gusta tu rincón reformado, aunque he tenido que aumentarme la pantalla porqué esa letra tan chiquitaja es algo difícil de leer; será la edad... (el comentario de la foto te lo haré en privado)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaj, me levanté tarde porque me encontraba mal, ergo esa Cé no mola.
      Intentaré cambiar la letra ahora, wish me luck.

      Eliminar
    2. lucky, lucky, you're so lucky!

      http://youtu.be/4Oy3nzfA3Qk

      ;P

      Eliminar
  7. Ser es complicado. Además tampoco nos educan o enseñan como orientarnos entre esas aguas contradictorias que son nuestros pensamientos y sentimientos.
    Escoger es renunciar a un sinfín de posibilidades; tenemos libre albedrío pero no somos libres.

    Ayer también tuve una mala noche, llena de insomnio y de pesadillas. ¡Cómo las odio!
    Me gustan las reformas! aunque la letra tal vez sea demasiado pequeñita.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto. Estamos determinados. Podemos elegir, pero entre unas opciones limitadas. Y no deja de ser una especie de engaño.
      Espero que tengas pocas noches de esas, e intentaré cambiar la letra que más de uno pensáis así :)

      Eliminar
  8. Y al final ese ser, ese seguir siendo es lo que nos hace avanzar en la vida, tras vivir la parte buena y la mala vamos aprendiendo y seguimos siendo hasta que todo termina. Por eso no se trata solamente de existir, como puede hacerlo un árbol, se trata de ser y que sentido a ese existir.

    Veo cambio de look en el blog, no está mal, aunque me uno al anterior comentario, con la letra un poco más grande estaría mejor

    ResponderEliminar
  9. Cé, dicen que aveces son buenos los días nublados, para luego apreciar lo días soleados :)
    De seguro tu creciste, por eso ahora a esos monstruos lo ves pequeños.
    Te apetecen cosas que ahora no puedes tener? mm como cuales? De seguro que todas se relacionan con el amor, porque eso es lo que todos siempre deseamos, o no?
    Es increíble, nos podemos sentir mal en un momento, pero basta con comenzar a acariciar para sentirnos un poco mejor..Arizona no llegó a tu vida por casualidad, insisto :)
    Los recuerdos siempre estarán ahí, pero se puede olvidarlos por momentos, si uno así lo desea.
    Me gusta tu explicación del "ser", y sí , cuesta ser uno mismo, pero hay que aprender a no darle mucha importancia a lo que piensen los demás, no hay que darles ese poder..y los prejuicios siempre existirán, nadie esta completamente feliz con su vida, por lo cual necesita criticar a los demás.
    Cé, yo creo que en la vida mas que GANARSE la cosas, unos las logra MERECIENDOLAS, podría parecer que fueran lo mismo, pero no lo son.
    "Confiar hasta que te demuestren lo contrario" es casi lo mismo que "CREER para poder ver"..no queda las remedio, hay que arriesgarse en el amor o en la amistad.
    Las prioridades? deberían siempre ser dictadas por el sentir, cierto?
    Despues de un mal rato, siempre llega un buen momento, eso es muy cierto.
    Genial este nuevo "caos de sentimientos", me gusta todo ese rollo que tienes :)
    precioso texto..Bendiciones :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que siempre deseemos amor. Deseamos felicidad, y perdona que te lo diga pero la felicidad se encuentra en muchas más cosas que el amor.
      No lo veo tan diferente, pero bueno, realmente no todo el mundo tiene lo que se merece.

      Eliminar
  10. El mundo de los prejuicios... te aseguro que todo el mundo que me conoce piensa en un principio que soy hiper antipática!!!

    ResponderEliminar
  11. Como has dicho, tomar decisiones implica "desperdiciar" otras posibilidades. Aún así, yo creo que si decidimos algo, en un momento determinado, es porque nos ha parecido la mejor opción entre el resto. Los prejuicios que tengan otras personas ante nuestras decisiones o nuestro comportamiento, no tienen importancia si realmente estamos haciendo aquello que deseamos.

    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo creo, por eso no suelo arrepentirme de nada.

      Eliminar
  12. Sentir dolor implica que también se pueden sentir más cosas, y la vida sería demasiado injusta (más aún de lo que suele ser) si no pudiéramos sentir las cosas buenas que tiene.
    Qué difícil es decidir y que difícil es hacer que nos dé igual lo que piensen los demás. Somos muy simples para algunas cosas, pero super complicados para otras. un beso bonita

    ResponderEliminar
  13. Pero muchas noches buenas entre una mala, saben mejor que cuando todas son una mierda.

    ResponderEliminar
  14. A lo mejor debido a que es complicado le ponemos más ganas.
    Y tal vez vivir sea eso, ponerle ganas.
    Me secuestran estrellas en http://albordedetucama.blogspot.com/
    M.

    ResponderEliminar