15 de septiembre de 2013

(Despedidas)

Me gustaría despedirme con un "que te vaya bien en la vida", pero a decir verdad no me importa en absoluto. Y no, ni siquiera es orgullo, o rabia - si me has leído escribir con rabia sabrás que no lo es-. Dolor, quizás. Porque dices poder hacerme feliz y todo lo que me haces es daño. Esperas a que baje la guardia para golpearme en el pecho y ahí dejarme sin respiración. Me gustaría que las cosas fueran... no sé, de otra manera, porque aunque sea una experta en corazas y en distancias largas, créeme: duele(s). Probablemente en estos años sí haya cambiado en algo: ya no me va el masoquismo emocional. Quizás tengas algo que ver con ello. Si es así, gracias. Ahora lo dejo ya. Cierro la historia repitiendo palabras ajenas, que a mi los finales siempre se me han dado muy mal:
Quien algo quiere, algo hace. Si nada hace, nada quiere. ¿No lo ha hecho? Ahí tienes la respuesta que tanto buscas. 
Fin.

PD. La diferencia entre tú y yo es que yo siempre tendré a alguien que se preocupe por mi. Con suerte tú conseguirás encontrar un polvo en la lista de contactos con quien evadirte de todo durante unas horas. Y ya sabemos que unas horas es demasiado poco para solucionarlo todo. (Sí, esto va con todo el rencor del mundo).



(Tenía que poner algo bonito en esta entrada)

24 comentarios:

  1. Pues ha sido una entrada en la que se veía- o eso me parecio- que sentías las palabras. He de decirte que no se te darán bien los finales- eso dices- pero este ha sido de los mejores. Una canción de Iván Ferreiro ^^ después de tantas palabras tan bien escritas.
    Un besito cielo, escribes genial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Iván Ferreiro es Dios.
      Siento las palabras en todas mis entradas, sino no escribiría, pero eso no implica que escriba necesariamente con rabia.
      Muá, gracias.

      Eliminar
  2. Aunque resulte un clásico y bastante irónico la mejor despedida es un hasta siempre.

    ResponderEliminar
  3. Siempre es necesario pasar página, no quedarse anclado en un pasado que nos hace daño y al que cada vez que volvemos nos duele. Un pasado que alguien nos trae a la cabeza y al corazón y que representa esa versión menos pulida, esa parte de nosotros mismos que quizá no queremos recordar. Y cerrar la puerta al masoquismo emocional me parece una decisión muy interesante

    ResponderEliminar
  4. En la vida hemos de ser felices así que tenemos que cerrar la puerta a todo aquello que nos hace daño y abrir una nueva puerta solo con gente que nos sintamos agusto y podamos ser felices ;)

    pd: Todos alguna vez en la vida nos sentimos identificados con la situación que nos has descrito con la entrada pero, ¿Por que nos provoca tanto daño? Le has cogido mucho cariño y no sabes como olvidarlo, quizás?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que a veces para ser feliz también hay que saber aceptar ciertos daños.
      Si algo duele es porque decepciona. No es por saber dejarlo marchar, es por haber dejado de sentir o de esperar algo que te gustaba.

      Eliminar
  5. El final es el comienzo de todo, porque siempre se puede volver a empezar

    ResponderEliminar
  6. Qué bueno es liberarse de los malos "amores" que enseñan muchas cosas pero destrozan otras tantas...
    Besos!!

    ResponderEliminar
  7. Pues para dársete mal los finales éste te ha salido bastante bien. Nada como un buen portazo para seguir adelante y dejar el "masoquismo emocional" atrás. Un mundo nace cuando otro termina.
    Ánimos!!
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  8. Quédate con lo bueno. Tu "gracias" subrayado me ha parecido irónico, por eso lo repito, quédate con lo bueno. Quizás no vuelvas a tropezar con esa misma piedra, por lo menos.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Es curioso cómo cambia nuestra vida, cómo la vida nos cambia. Pero al final, errores o aciertos, todo lo que nos pasa nos hace como somos. Y si nos gusta como somos, no debemos arrepentirnos de nada. Ni siquiera de las despedidas que duelen.

    ResponderEliminar
  10. Cé, dicen que "el rencor siempre es proporcional al amor que se tuvo"..Muchos dicen que no es bueno guardar rencor, y están en lo cierto, pero también dicen que lo mejor es olvidar y dar vuelta la página, y en eso no concuerdo, creo que lo mejor es masticar y masticar ese rencor para luego escupir y escupir hasta vaciarlo todo, para recién después dar vuelta la página...
    Soy curioso, me gustaría saber si "M" tiene que ver con lo que pasó?
    Y lo del flequillo, tiene mucho que ver..ciertas características, detalles o gestos, pueden decir mucho sobre una persona...
    Bendiciones niña :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy partidaria de no olvidar nunca, aprender a recordar me gusta más.
      ¿M? ¿Por qué? :S No, por supuesto que no :S:S:S:S.
      Me parece curioso lo del flequillo, de todos modos yo lo llevo de lado.
      Muá.

      Eliminar
  11. Odio las despedidas, tal vez porque nunca supieron despedirse bien, la mayoría se van sin decir nada. Es más sencillo que dar explicaciones supongo, es más fácil y para que vas a preocuparte de lo que piense la otra persona, puro egoísmo. Pero que somos las personas más que puro egoísmo. Como decía una canción 'Que no te vaya bonito, que te vaya de muerte', creo que esa frase se la dedico a todos los que se fueron sin despedirse.

    ResponderEliminar
  12. Es duro llegar a despedirte de alguien de este modo, es doloroso incluso, pero no se trata de rencor, sino del simple hecho de hacer saber que "nada será lo mismo".
    Las despedidas siempre son duras, pero tienes razón en eso de que siempre tendrás a alguien que te apoye, al contrario que otras personas que no merecen ni una palabra especial (aunque sea un adiós).

    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
  13. Hacía tiempo que no pasaba, demasiadas cosas y demasiado poco tiempo. Y me encuentro con este post cargado de contundencia y certezas!

    Estoy atando venir por Madrid a presentar la maqueta de poemas musicados, ya te iré informando ;)

    Un beso desde el Taller!

    ResponderEliminar
  14. Lo importante en todas estas historias es saber cerrar la puerta, los capítulos y todo eso que nos repetimos una y otra vez hasta la saciedad, pero que de alguna forma, acabamos siendo masoquistas emocionales (como bien pones).

    ResponderEliminar
  15. Difícil y doloroso, no hay mejor forma de describir una despedida...
    Ánimo, a veces pasar página no funciona y hay que cambiar de libro.
    Besos!

    ResponderEliminar
  16. Es demasiado triste admitir que siempre que decimos que no nos importa, lo hace. Y mucho.
    El viento enfría sonrisas en http://hazbrillaratusonrisa.blogspot.com.es/
    M.

    ResponderEliminar
  17. Oh.
    No sé si puedo saber cómo te sientes. Lo que sí te puedo asegurar es que al leerte me ha dado un vuelco el corazón (ah, no. Fue hipo). Pero sí que he tenido la "desgracia" de tener a una persona así en mi vida. La mala noticia es que a mí sí logró romperme, sin coraza, sin armadura.
    El tiempo no cura, pero amaina. La sensación de poder finiquitar esa tortura que te persiguía, de vencer al enemigo, de decir "Ya está", de ser por fin libre... Me alegro de que ya no sientas ni la rabia (que siempre suele quedar una miguita de ella).
    Me ha encantado el final, ese que sí iba con rabia :)

    Miss Carrousel.

    ResponderEliminar
  18. Creo que coincidimos en gustos musicales :D
    Un placer.

    ResponderEliminar