23 de agosto de 2013

"Ni de Eva ni de Adán"

"Lo que sentía por aquel muchacho no se correspondía con ninguna palabra en francés moderno, pero en japonés el término adecuado era koi. En francés clásico, Koi puede traducirse por gusto. Sentía gusto por él. Era mi koibito, aquel con el que compartía el koi: su compañía era de mi gusto. En japonés moderno, todas las parejas casadas califican a su pareja de koibito. Un pudor visceral destierra la palabra amor: salvo accidentalmente o ataque de delirio pasional, nunca se emplea esa inmensa palabra, que se reserva para la literatura o cosas así. 
(...)
¿Acaso puede uno enamorarse de alguien por quien siente gusto? Impensable. Uno se enamora de aquellos a los que no soporta, de aquellos que representan un peligro insostenible."

(Ni de Eva ni de Adán)


Hace poco tiempo una de mis antiguas compañeras de piso me hizo una recomendación literaria. "Lee algo de Amelié Nothomb, que te va a gustar". La verdad es que me fíe desde el primer momento. Consciente o inconscientemente la convivencia hace que los demás te conozcan, por algo sería. Otro punto a su favor era la brevedad de sus libros. Me gustan los libros cortos porque siempre tengo demasiadas ganas de saber cómo terminan las cosas, tanto que a veces no puedo parar hasta que los acabo. Con libros de 800 páginas esto sería un gran problema.
Una de las cosas que más me gusta de leer es cómo una ficción ajena puede estimular nuestra mente. Es como si la ficción saliera del papel: lo que cuenta otra persona te afecta, te hace pensar, joder, puede incluso llegar a "salvarte" (y sino que se lo digan a mi yo-del-pasado en el momento en que leyó "Veronika decide morir", pero eso ya es otra historia).
Desde el momento que leí ese texto estuve pensando en él. De alguna manera me sentí un poco japonesa, quizás porque a mi la palabra amor siempre se me queda demasiado grande, tanto que hasta me duele decirla en voz alta, como si estuviera traicionando a alguien o fingiendo que entiendo de algo que es tan abstracto que ni siquiera sé si conozco. Pensé también en todas las veces que había tratado de entender qué era lo que me hacía querer estar con otra persona: el gusto. Y qué era lo que siempre hacía que terminase huyendo: también el gusto. Ese "es bastante, pero no es suficiente (o al menos, no para mi)". Hay quien dice que espero demasiado. Hay quien me lo dice una y otra vez. Y yo odio las expectativas pero al mismo tiempo soy incapaz de no tenerlas. He conocido a más de una persona con eso que en japonés llamarían koibitos. Personas a las que les basta con eso bien porque no creen en el amor bien porque no aspiran a encontrarlo. Sin duda, no pertenezco a ese grupo. Claro que he tenido relaciones de ese tipo, y he esperado que se convirtieran en amor como si el amor fuese solamente cuestión de roce. Pero no. El roce sólo hace el cariño. El amor - quiero y creo pensar - es otra cosa. En el fondo soy una idealista de mierda. Seguramente también espero demasiado de todo, incluso de mi.
Sea como sea creo que me hubiera gustado nacer japonesa. Para no estremecerme jamás que escucho o leo la palabra amor. Y porque la ropa de allí es incluso más bonita. Pero eso también es otra historia.

20 comentarios:

  1. Eres una romántica empedernida como yo :P
    Y te estoy imaginando de japonesa, con el kimono y molas mil!!!
    Muaaaaa*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y me ha gustado mucho la historia de la palabra koi :)

      Eliminar
    2. Una vez me disfracé de china. Ya te enseñaré una foto :)

      Eliminar
  2. Bueno, al menos no estas sola, me veo en ti como en un espejo!

    ResponderEliminar
  3. Cé..Según cierta lógica, uno primero debe de sentir un gusto por alguien, luego esa sensación con el tiempo se tendría que transformar en un sentimientos llamado amor..pero eso solo es teoría, en la práctica no hay mucha lógica, cierto?..
    También prefiero los libros cortos, leo las primeras 10 páginas y si siento que el libro no me está atrapando, leo las ultimas 10 paginas finales, para comprobar si vale la pena seguir leyendo o no...
    "Veronika decide morir"? osea que te ayudo Coelho a darte cuenta que el problema de que no podías comunicarte y ser entendida por lo demás, no era por locura sino simplemente por ser tu diferente? mmm..
    Osea que Cé nunca ha estado enamorada? solo ha sentido gusto por alguien? mmm debes que tener expectativas muy altas sobre el amor, quizás hasta lo sobredimensionas tanto que de cierta forma lo distorsionas, lo digo porque me ha pasado..pero bueno, Cé no es yo...
    Pero, si fueras Japonesa, te gustaría ser un Geisha?..La gente tiene un erróneo concepto de lo que era ser una Geisha. Eran mujeres hermosas, virtuosas, cultas.. no lo creo, Cé cree en el amor..además las Geishas tienen que cantar hermoso XD...
    Muy buen post, me hiciste pensar e imaginar, y eso no lo logra cualquier texto..
    Estoy tentado a llamarte "Cristina" por una razón, pero no lo haré..
    Bendiciones....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no creo que sea así. Creo que del roce surge el cariño, el gusto, una compañía agradable, pero en mi opinión el AMOR es más que eso. No digo que nazca de repente, ni mucho menos, pero si creo que en una primera toma de contacto se siente algo más que gusto, un magnetismo especial que si lo cultivas termina en amor al igual que el gusto termina en cariño. Claro que son diferentes formas de verlo y probablemente para cada persona el amor sea algo diferente. Ojo que no digo que sea algo perfecto o sin discusiones ni pegas, ni mucho menos, pero sin duda para mi es algo más fuerte que una relación de "koibitos".
      No suelo leer el final, pero antes de comprarme un libro en papel si ojeo las primeras. A veces el tema pinta interesante, pero no me gusta la forma en la que está escrito, me aburre, y en ese caso lo suelo descartar (al no ser que el tema me resulte interesantísimo, que quizás me arriesgue de todos modos).
      No fue exactamente así. Veronika decide morir fue el primer libro que leí de Coelho, y es básicamente mi libro favorito, el de mi mesita de noche, ese del que releo fragmentos de vez en cuanto para encontrar(me). Me tocó la fibra con esa historia, quizás porque me sentía en aquella época un poco Veronika. Tengo hasta dos ediciones del libro, y siempre digo este cuando me preguntan por mi libro favorito. Pero después me leí todos sus demás libros y la mayoría no me llenaron, les faltaba algo, no sé, demasiada espiritualidad supongo. Salvo a Once minutos, que es mi segundo favorito, y poco más.
      Cé ha sentido gusto muchas veces. La palabra amor le resulta complicada. No sé si lo he sentido. XD, no sé qué me gustaría ser si fuera japonesa, la verdad.
      ¿Por qué me quieres llamar Cristina?

      Eliminar
  4. Conozco a unas cuantas chicas que no creen en el amor, que nunca lo han sentido y no creen que sea real. No sé, me resulta raro la gente que piensa así. Yo me siento un poco estúpida cuando me preguntan que si yo creo, y me tocan los cojones cuando alguna cuestiona mis sentimientos por mi novio. Yo sé lo que siento, y es amor. Puede que haya gente incapaz de sentirlo, gente que no pueda encontrarlo, e incluso mucha, mucha gente que ni si quiera lo quiera. Pero lo mío sé lo que es, y lo sé porque también he tenido "koibitos" y esto no se parece en nada.

    Somos muy jóvenes. Si no pasa nada puede que vivamos, 20, 40, 60 años más. Eso es mucho tiempo, y muchas probabilidades de que se cruce alguien en tu camino que te joda todos los esquemas. Es lo que digo siempre cuando alguna de mis amigas veinteañeras empiezan a quejarse de que morirán solas.

    Una cosa que admiro de ti es que eres muy consciente de tus sentimientos. Sabes lo que sientes, lo que es, y lo que quieres. A veces parece que tu cabeza es un caos, y otras que la tienes increíblemente organizada, me resultas todo un misterio xDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si he dado a entender que no creía en el amor. Si has entendido eso, no quería decirlo. Una cosa es que yo no lo sienta (o que no sepa si lo siento o lo he sentido) y otra que crea que no existe. Lo que sí creo es que hay gente que se enamora muy fácil, y aunque cada uno es dueño de sus propios sentimientos me cuesta entender el amor de esa manera. Obviamente no me refiero en absoluto a tu relación, que por lo que sé me parece preciosa, sino a personas de mi entorno que lo dejan con el amor de su vida y en un mes encuentran al nuevo amor de su vida. Tampoco necesito una pareja para vivir. Puede gustarme tenerla si es con sentimiento, pero no me aterra la idea de vivir con gatos, la verdad.
      Me ha parecido curioso el último párrafo. Supongo que en el fondo me conozco bien. Le doy muchas vueltas a las cosas y a veces no sé qué siento o qué quiero, pero siempre soy consciente de que no lo sé.

      Eliminar
  5. Adoro Japón. Y prácticamente todo lo que ello engloba.
    A mí me pasa al contrario... odio los libros cortos. Me saben a poco. Siento que necesito más. También es verdad que a mí un libro de 800 páginas me dura de 3 a 6 días acabarlo, así que no tengo que esperar demasiado para enterarme del final.

    En cuanto al "amor". No sé qué decir. Simplemente que hace mucho que deje de intentar explicarme qué era o de intentar escribir algo coherente sobre él.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Y cada vez que te leo me reafirmo en que ME ENCANTAS. Es un gusto leer a personas que escriben tan bien y tan fluido como tu 'como si necesitaras saber el final y no pudieras parar de leer'. Me recordó mucho eso que escribiste porque sinceramente yo también tengo ese problema, en una semana me leí una trilogía de 600 paginas cada libro, y es que leer es el mejor vicio.

    Respecto al tema sobre el cual has escrito es verdad que a la palabra amor se nos queda grande, siempre lo pensé y nunca me atreví a decirla hasta el día que me dí cuenta de que no hace falta clasificar los sentimiento, que ninguna palabra podría hacerlo.

    Pienso que es bueno ser idealista (así te evitas caer demasiado bajo), pero mejor es ser soñador y esperanzador, nunca perder las ganas de enamorarte por más que te hayas perdido por el camino y por más que te hayas tropezado. Al final siempre viene, de algún modo u otro.

    Me encanta leerte enserio. Un beso enorme y pásate :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario :)
      Si te digo la verdad yo creo que ni siquiera empezarái un libro de 600 páginas. Te admiro por ello :)
      A mi eso me pasa con los tequieros. Cuando no lo siento no me gusta decirlo y cuando lo siento, se me quedan pequeñas las letras.
      Y sí, tienes razón.
      Besitos.

      Eliminar
  7. Hace un momento reflexionaba sobre un tema similar. Me encantaría creer en el amor, pero me cuesta creer en algo que no cree en mi

    (en catalán, 'Coi' se escribe y significa diferente... XD)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. dEsoRdeN sintiéndose Dorian...



      (Por si no entiendes el comentario: http://www.youtube.com/watch?v=pcj5Pog3xu0 )

      Eliminar
  8. Eres una romántica, y es bonito pensar que siguen existiendo personas que, como yo, creen que el amor es algo más.
    Me ha sorprendido muchísimo la historia del "koibito", me ha parecido una forma "bonita" (cariñosa o graciosa, mejor dicho) de llamar a alguien.
    En cuanto a lo de los libros, a mi también suelen gustarme los que son cortitos, pero siempre me quedo con un deje de nostalgia, y ganas de más al acabarlos.

    Como siempre, me encanta leerte.
    Un besín!

    ResponderEliminar
  9. Me gustan mucho los libros de Amélie Nothomb, sobretodo los autobiográficos, pero justamente "Ni de Eva ni de Adán" es de los que menos me han gustado.
    Octavio Paz, en "La llama doble", dice que la mayoría de gente no se enamoraría si no estuviera estado constantemente expuesta a la idea romántica del amor. El amor "real" es muy distinto del amor "romántico" -que es una construcción cultural-, por eso la gente se desengaña y deja de creer en él y acaba con koibitos (qué gracia me hace esta palabra!XD). Así que no creo que seas exigente, sino que sabes lo que quieres y no te conformas con la mediocridad.
    Y sí, creo que serías una japonesa excelente, jaja ;)

    Un beso!

    Pd: de la Nothomb te recomiendo "La metafísica de los tubos", "El sabotaje amoroso" y "Estupor y temblores"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sí? De los que me recomiendas ya me leí Metafísica de los tubos (me gustó mucho, pero menos que este). Después me leí Biografía del hambre, Ordeno y mando (el que menos me gustó) y Diario de Golondrina, que también me gustó mucho (aunque mi compañera me recomendó sobre todo los biográficos). Me faltan pocas páginas para ácido sulfúrico, pero me gusta poco. Me apunto esos dos :)
      Supongo que influye también mi independencia. Hay personas que no saben estar solas y terminan aferrándose a esa compañía. A mi es algo que me gustaría tener, pero sin lo cual también puedo vivir. No sé. Es como si deseas irte a Nueva York y como no puedes decides pasarte una semana en una casa rural. Si mi vida cotidiana me gusta creo que prefiero ahorrar para NY que pasar doce años yéndome de casa rural (vale, cuando hago comparaciones suelo ser muy jiji,jaja).
      A mi también me hace gracia la palabra :)

      Muá.

      Eliminar
  10. Pues no sé si he leído algo de ella, pero creo que lo apuntaré a la lista de libros y autores pendientes por conocer y perderme. Y por lo que cuentas seguro que me hace pensar e inspirarme un poquito.

    Ay! el amor... Hay muchas clases de amor, muchos subapartados ante esa palabra tan abstracta. Y la mayoría pensamos en él como el romántico, como el que nos venden en las películas o en los libros de literatura pasional. Ese que es tan perfecto que es imposible que se acabe o se destruya, pero la realidad es bien distinta, y a veces nos topamos contra ese muro frustrante. Entre lo que queremos que sea (idealismos) y lo que realmente es.

    Sea como sea, me encanta como escribes, siempre me haces pensar ^^

    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la verdad es que no concibo el amor como algo perfecto, pero tampoco como un simple gusto. Quizás sea complicado de explicar. Entiendo que el amor va de la mano con la pasión, y que en la pasión puede haber ciertas vertientes insanas: celos, dolor, ira, rabia... todo en demasiada cantidad puede ser malo, incluso el amor. Por lo tanto, diría que el amor no siempre merece la pena, y que cuando la merece no es perfecto, pero aún así dista mucho de una relación plana y sana en la que el gusto es el motor de cualquier impulso.
      Gracias :)

      Eliminar
  11. Creo que hay tantos tipos de enamoramientos como de personas, no soy muy de crear que exista un patrón o alguna forma concreta de enamorarse. Hay gente que lo hace a los pocos, otra en poco tiempo, algunos son masocas, otros prefieren que los traten muy bien... esos serían los extremos, después hay muchos tipos de tonos intermedios. La palabra que yo utilizaría para decir si algo puede llegar a ser amor es "química", cuando después de un tiempo conociendo a la otra persona ya te puedes comunicar sin decir una sola palabra, y eso no se consigue con cualquier persona. Cuando sabes cuándo un abrazo tuyo o de la otra persona te puede salvar un día, o una sonrisa. Todo lleva su tiempo, pero sí que es cierto que hay cosas que se pueden intuir con mucha antelación.

    ResponderEliminar
  12. Yo también comparto tu punto de vista respecto a lo que te puede hacer sentir un libro, y por cierto, este verano me releí "Veronika decide morir" (yo que no soy muy de releer) por un comentario que me dejaste en un post en el que hablaba sobre libros, y me resulta curioso porque en ese libro yo marqué cosas la primera vez que lo leí, y ahora he vuelto a marcar otras que considero importantes y que en un pasado ni me había fijado... cómo cambian los pensamientos según la etapa de la vida en la que estés, pues lo mismo pasa con el amor. Cada etapa tiene unas necesidades, pero de todos modos definir el amor me parece lo más absurdo que existe, porque realmente es una de las cosas más abstractas que conozco.

    ResponderEliminar