30 de julio de 2013

(Memorias de lunes)

En general me gusta disfrutar de mi soledad, siempre y cuando sea una soledad elegida. Valoro de los momentos en los que puedo estar yo conmigo misma, disfrutando de la ficción en cualquiera de sus versiones, sumergiéndome en universos alternativos, saliendo a correr para sentirme libre. Sin embargo en otras ocasiones también necesito contacto social, unos oídos dispuestos a escuchar o alguien dispuesto a necesitarme a mi. A veces no quiero estar sola porque sé que pensar me haría demasiado daño y que tengo las defensas bajas para ello. Quizás ayer fue uno de esos días, y eso que llevaba ya suficientes horas en compañía y en otras circunstancias probablemente habría preferido unas horas de "yo, mi, me, conmigo", pero no. Por eso, y porque nadie me había propuesto ningún plan para ocupar ese de 6 a 9 en el que no quería tenerme en exclusiva, cogí el teléfono y llamé a J.
- ¿Pero estás bien?
- Sí, claro, ¿por qué?
- Porque nos conocemos desde hace tres años y nunca habías sido tú la que me propusiera algo. 
De repente me di cuenta de que tenía razón y me sentí un poco mal. Quizás porque sé que en la actualidad siempre tengo alguien a quien llamar, y eso me gusta. Pero en ese momento me invadió un miedo inmenso. Como si me preocupase que mi aparente desinterés por la gente pudiera llegar a conseguir que algún día yo también dejase de interesar a los demás.
- Oye, ¿y por qué me seguís incluyendo en vuestros planes si yo nunca os propongo nada? (Tengo la costumbre de preguntar todo lo que se me pasa por la cabeza, casi siempre. Aunque pueda parecer ridículo o absurdo)
- Pues no sé. Eres especial, sincera, natural, graciosa... 
Supongo que era un intento de simpatía. Nada con el objetivo de hacerme sentir mal. Y aún así, no sé por qué, me rompió un poco. Para bien y para mal con frecuencia me acompaña esa sensación de tener cosas sin merecerlas. Y no me gusta que sea así.

24 comentarios:

  1. Yo también creo que a veces tengo cosas que no me merezco. Y tampoco sé por qué hay gente que me sigue invitando a planes cuando tampoco suelo proponer.
    Supongo que tu amigo tiene razón, y eres especial. Puede que no para ti misma, pero para los demás.

    ResponderEliminar
  2. Pues a mi no me parece mal que aún siendo así te sigan incluyendo en los planes, significa que en el fondo te quieren tal y como eres.

    ResponderEliminar
  3. Creo que al fin y al cabo tenemos lo que merecemos, tanto en lo bueno como en lo malo. No hace falta llamar diariamente o acordarte de cada uno de los cumpleaños de alguien para que te quieran o te consideren especial. Te sientes mal, tal vez, porque tu ahora mismo no te consideras especial ni para para ti misma. Acércate y empápate de esa gente que si que lo ve y créetelo. Alguien que escribe como tú, tienes que ser especial por lo menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de que "cada uno tiene lo que se merece" es casi una mentira tan grande como lo de que querer es poder. ¿Se merecía la gente que murió en el descarrilamiento del tren morir? ¿Se merece una mujer maltratada que la maltraten? ¿Nos merecemos las enfermedades? ¿Se merece una persona pobre nacer pobre? Por desgracia o por suerte, no solemos tener lo que nos merecemos. Igual que un maltratador no se merece que su mujer siga enamorada de él, y así es muchas veces.
      Estoy de acuerdo en que no es necesario eso, pero a veces cuando una persona no llama, no propone cosas, etc. parece que no pone interés en la relación y dicha relación se rompe. A mi me pasa a menudo.
      Gracias :)

      Eliminar
    2. Con lo de que cada uno tiene lo q se merece me refería a algunos casos personales. No a muerte injustas, maltratos o similares...no iban por ahí los tiros ni mucho menos. No buscaba el lado fatalista ni absolutista sino todo lo contrario. Con mis palabras quería decir que muchas veces creemos no merecer ciertos aprecios, preocupaciones o cariños de otras personas porque "supuestamente" no hacemos lo suficiente para merecerlo pero no es así. El problema es que no lo vemos o no lo queremos ver. Es simplemente nuestra visión, tal vez por el estado anímico en el que nos encontramos. No se si has comprendido mejor lo que quería decir.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Creo que lo que tenemos es porque lo merecemos.

    Besos agridulces :)

    ResponderEliminar
  5. Un aplauso por la soledad buscada.

    ResponderEliminar
  6. Eso es lo peor de estar solo, el llegar a encontrarse con uno mismo....lo mismo pasa cuando uno se saca los lentes de sol...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tú crees que es lo peor? A mi me parece lo mejor...
      Te pego un fragmento de Beatriz y los cuerpos celestes.

      "La soledad no es mala", me repito. La soledad me ha concedido el regalo de aprender a tomar decisiones sobre cosas que me afectan, de aprender a analizar mis actos y diseccionar las razones que los mueven con la aséptica precisión de un forense. En la oscuridad puedo colgar en las paredes de mi cuarto lienzos de colores; en la soledad puedo ver quien soy bajo la piel.

      Aprender a estar solo, con uno mismo, es importante. Y necesario. No podemos depender siempre de los demás. En parte, la necesidad constante de compañía es a veces resultado del miedo a enfrentarse a los propios temores. Como llenar tu agenda de planes y obligaciones con tal de no pensar. En algunas épocas no es malo, todos las tenemos. Pero debemos ser capaces también de conocernos y aceptarnos, de disfrutar de nosotros mismos, que al fin y al cabo, nos tendremos siempre.

      Eliminar
    2. me explico mejor...el estar solo aveces es lo peor, no para todos, pero si para la mayoría de las personas que sienten miedo de que en ese soledad lleguen a verse cara a cara consigo mismo..pero también es cierto que hay personas que si bien en un principio de asustan, cuando deciden enfrentarse a si mismo, y luego a aceptarse, comienzan a crecer..tal cual como lo dice ese fragmento de "Beatriz y los cuerpos celestes"...por eso aveces las crisis internas son fundamentales para el desarrollo espiritual de las personas..que se entienda bien, el desarrollo debe ser espiritual mas que racional...en tu caso, cuando llamaste a tu amigo y el te digo aquello, ya entendiste te diste cuenta de algo, que seguramente vas a intentar mejorar...
      eso, espero haberme explicado bien ahora..y también que tú me hayas entendido bien :)


      Eliminar
  7. El miedo a la soledad es muy normal, tener ese temor a que un día nadie quiera saber de ti o que la gente que aprecias esté tan lejos que no puedan darte ningún tipo de consuelo. Y en ese sentido la soledad buscada puede ser una bendición y la soledad forzada una maldición. En los momentos en los que se está más bajo de moral siempre aparece ese terror al mirar al futuro y pensar en que pueda llegar un día en que a nadie le importa lo que te pueda pasar, en que acabes convirtiéndote en una de esas personas que mueren solas sin que nadie las eche en falta.

    Hay una película que me gusta mucho, "Up in the air", que habla sobre soledad y de cómo alguien que busca apartarse del mundo y se siente a gusto así, un día acaba dándose cuenta de que el mundo lo ha apartado a él. Me inquieta esa conclusión. Por eso es un tesoro tener a esa gente que nos conecta de nuevo con el mundo, que nos hace sentir que nuestra forma de actuar también ha servido para construir algo

    ResponderEliminar
  8. Soy de los que opina que, por lo general, nos merecemos lo que tenemos, y en especial a nosotros mismos. Necesitamos creernos y querernos antes que otras cosas y, por cierto, la soledad, muchas veces, nos puede ayudar a conseguirlo.

    Me ha gustado tu reflexión y tu blog en general,

    Un fuerte saludo!

    ResponderEliminar
  9. Si alguien cuenta contigo está muy bien... valora esa compañía porque te la mereces, no es de la cosas que la gente regale porque sí...

    Bss
    eres afortunada, créeme

    ResponderEliminar
  10. Sí, conozco ese sentimiento... Aunque no es tan igual al tuyo. No creo que merezca a la persona que amo, a veces, me entra tal bajón de repente, que no tengo ni argumento para expresarlo. Como que siento que se merece a alguien mejor, alguien que no sea yo, y a veces no entiendo porqué está conmigo. Y entonces, simplemente me doy la vuelta y me voy, porque quiero estar sola, aunque sea para llorar por nada. Me ha gustado mucho tu entrada. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso que te pasa les pasa a muchas personas. Yo creo que tiene una justificación psicológica. Me explico. Cuando amas, sobre todo al principio, tiendes a "idealizar" a esa persona. Después esa idealización disminuye, pero aún así la amas porque tiene una serie de valores o cualidades que para ti son fundamentales. Por eso la eliges. A ti en realidad no te estás eligiendo: te elige él/ella. La clave está en entender que él encuentra en ti cosas del mismo valor que las que tú encuentras en él, pero no tienen por qué ser las mismas cosas. Imagina que tú eres un desastre y tu pareja muy detallista, y te sientes mal por ello. Él/ella puede pensar que quizás seas un poco desastre, pero al mismo tiempo eres muy dulce mientras que él/Ella es más borde. No sé si me explico. Seguramente si está contigo sea por una larga lista de motivos conscientes o inconscientes, y seguramente te lo merezcas.

      Eliminar
  11. No te sientas mal porque te busquen y quieran estar contigo, siéntete agradecida, y sobre todo que no te suponga malos sentimientos de creer que no lo mereces. Estoy segura de que eres un solete y ,mereces eso y más.
    Un besin!

    ResponderEliminar
  12. ¡No me seas negativa mujer! En cada grupo hay roles, impuestos o no, y cada persona adopta un papel, el que mejor se ajusta a su persona, y el hecho de que no se proponga nada, no quiere decir que no te merezcas estar ahí.

    En cuanto a lo de estar solo con uno mismo... es algo que la gente debería vivir más a menudo. Hay personas que no saben estar solos, necesitan siempre estar rodeados de gente, y cuando se quedan junto con sus pensamientos, sin nadie alrededor, se hunden. Creo que es importante aprender de nosotros mismos, pensarnos, sentirnos, reflexionarnos, porque a fin de cuentas, vamos a vivir con nosotros mismos toda la vida.

    Buena entrada.

    Un besito

    ResponderEliminar
  13. Me pasa lo mismo... querer estar sola y a la vez echar de menos a quien he tenido hace unas horas. O echar de menos a alguien a quien no he tenido nunca, da igual. Es contradictorio, como nosotras.

    Respecto a lo de tener cosas que no merecemos... creo yo que en realidad una las merece si no ha hecho tampoco nada para perderlas.

    Besos guapa

    ResponderEliminar
  14. Estoy de acuerdo en lo de ''Pues no sé. Eres especial, sincera, natural, graciosa... '' desde el día aquel en verano que nos conocimos en Sabadell me di cuenta de eso, que mereció mucho la pena haberte conocido ya que fue cuando me di cuenta que cumples estas características que has dicho: natural, graciosa, sincera... ;)

    Y respeto a lo de tener cosas que no merecemos a mi a veces también me pasa.

    Besos, Cé

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda que no ha llovido desde entonces, y pensar que después por diferentes casualidades seguimos "estando en contacto" :)
      Gracias.

      Eliminar
  15. La verdad es que me siente muy identificado con todo lo que has escrito, no sabes cuánto Cé. Al final la gente que vale la pena es la que no espera nada a cambio, precisamente porque de esa manera cuando tú sepas que puedes ayudarlos lo harás desinteresadamente.

    ResponderEliminar
  16. Esos momentos de soledad son necesarios y hasta cierto punto, saludables. Los buenos amigos esto no se lo toman en cuenta y si te aprecian, olvidarán que tú no sueles proponer los planes, simplemente contarán contigo para los suyos. Así que no le des la vuelta y siéntete orgullosa de los amigos que tienes.

    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  17. la soledad elegida es lo mejor del mundo mundial! Y respecto a la falta de iniciativa... no comment...

    ;P

    ResponderEliminar
  18. (memorias de Lunes 5 de Agosto)
    Hasta las 13:51 que son ahora mi memoria de este lunes se reduce a unos cuantos puntos:
    - después de una noche de pesadillas (soñaba con colores que me producían un miedo atroz) suena el reloj a las 6:15.
    - A las 7 me tomo un café con leche corto de café y una porra viendo el bucle interminable de noticias en TVE1 en el bar 'de siempre'
    - releo correos, hablo de fútbol con mis compañeros (Ronaldo ha renovado con el Madrid...) y saludo a los que vuelven de vacaciones (que no tienen ni puta ganas de charlar)
    - Mi jefe me da noticias frescas (mañana me toca viajar, joderrr)
    - Me llama mi hermana y me dice que su ecografía parece anunciar que tendré una sobrina, biennnnn! (prefería sobrino, por eso de que son más brutos, pero bueno, como se suele decir, que venga bien)
    - En un rato de ocio en el curro entro en caosdesentimientos....y releo en plan rápido, podría decir que el 50% de las entradas y....me encantan tus reflexiones, tu caos, tus pensamientos absurdos, tu azúca....hasta las pecas de tu nariz!!!. en fin, un gran descubrimiento.
    - Miro el reloj y veo que me queda una hora para pirarme de este sitio que 'tan feliz' me hace....bien!!!

    Besos...

    (aún queda la tarde para terminar mis memorias de lunes....será intenso...pero eso lo escribiré, en misdesconciertos)

    ResponderEliminar