25 de julio de 2013

Su nombre empieza por A.


La primera vez que la vi llevaba las uñas de un color verde horrible. Inevitablemente me transporté a una terraza avilesina unas cuantas semanas atrás: mi mejor amiga se pintaba las uñas exactamente de ese color mientras que todas le decíamos lo feo que era. Sus uñas bastaron para hacerme sonreír al recordar aquel momento. Su nombre empieza por A, como los nombres de la mayoría de mis personas favoritas en el mundo. Fueron las primeras casualidades de muchas. Pocos meses después habría sido imposible que no surgiese al menos un mínimo de relación.
La cosa fue lenta. Podría decir que parecía que nos conocíamos de toda la vida o que se convirtió en mi principal apoyo: estaría mintiendo. Pasamos despacio el escalón de compañeras y tardamos probablemente más de un año y unas cuantas discusiones en convertirnos en amigas. Pero ahora estamos aquí, mil días después, y lo único que sé es que la voy a echar mucho, mucho de menos. 
Parece que no, pero a la larga se comparten demasiados momentos, dentro y fuera de las aulas. Trabajos, tardes de cine, días de biblioteca, noches comentando series, paseos por Madrid y un largo etcétera que hacen que llegado el momento te des cuenta de que quizás no sepas cómo o cuándo empezó todo, pero esa personas se ha hecho un hueco en "tu mundo". Nunca me ha gustado la distancia: me hace sentir pequeña porque, nos guste o no, existe. Y ella no sólo se va muchos kilómetros más allá, sino que cruza unas cuantas franjas horarias. No puedo evitar pensar que yo me planteé hacer lo mismo. Me terminé echando atrás. Quizás no sea tan valiente, o me falten ganas, o haya demasiadas cosas que me atan aquí. No sé. Lo único que tengo claro es que a veces la vida da un giro radical con una decisión, por pequeña que sea, y que espero que los giros de las personas que me importan les lleven siempre a un lugar mejor.


(Olerte siempre será más divertido que oler al resto de mortales. Jiji,jaja)
(Y sí. Hoy me ha dado por escribir como si esto fuera mi diario)

12 comentarios:

  1. Ojalá tu diario esté siempre lleno de esas historias maravillosas...

    :D
    Besos abisales

    ResponderEliminar
  2. Nunca he tenido "mejores amigas", aunque sí amigas, a secas. Sé que es mucho más especial cuando una amiga se convierte en íntima, en diferente al resto, y ojalá tenga la oportunidad de comprobarlo algún día. Consérvela aunque se vaya. Se puede.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sí he tenido, y no sé si actualmente se puede considerar que tenga. Aunque a día de hoy, soy más de relaciones de amistad, sin el mejor, que de mejores amigas.
      Muá.

      Eliminar
  3. Lo importante es que la distancia no se coma lo que sois. Los kilómetros no tienen derecho a romper lazos. No lo olvide(i)s.
    Repentino calor desde http://hazbrillaratusonrisa.blogspot.com.es/
    M.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, ya sé que no es consuelo pero hoy en día existen los mails, los WA, Skype y todo eso...
    Mi nombre también empieza por A... jajajaj

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé :)
      Y sí, existen todas esas cosas pero por desgracia también son necesarias otras muchas. Supongo que depende del tipo de relación que tengas con la persona en cuestión...
      Un besi.

      Eliminar
  5. A-a-a-a... a, a,... ¡Araña!.
    :)

    Te veo bien.

    ResponderEliminar
  6. Cambios. Indican evolución, nos sacan de nuestra zona de confort. Y a veces es duro cuando alguien a quien nos habíamos acostumbrado a tener cerca se va lejos (física o emocionalmente).

    Me ha gustado la forma en la que has descrito cómo se forjó vuestra amistad, lentamente, tarde a tarde, conversación a conversación.

    Un abrazo!


    PD: Jeje, cuando he visto el título de la entrada he pensado que ibas a hablar de las Pretty Little Liars!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, ai, las Liars... que entretienen, pero qué repetitivas son, joder.

      Eliminar
    2. Sí, la verdad es que están alargando mucho la trama... pero como bien dices, entretienen.

      Eliminar
  7. La mayoría de las veces la gente llega a tu vida sin avisar, como de casualidad y sin que apenas te des cuenta acaban teniendo un peso en ella que no creías posible, poco a poco se hacen con un lugar en tu corazón. Siempre me ha parecido curioso, la casualidad y el azar que hacen que un día conozcamos a alguien que nos va a afectar en nuestra vida, ya sea para bien o para mal.

    Me gusta esa última frase de que los giros lleven a las personas que te importan a algo mejor, es una buena manera de definir el afecto que nos merecen

    ResponderEliminar
  8. Como duele cuando alguien se va después de tantos momentos compartidos! pero seguro que llega un mañana en el que volvereis a estar juntas como a mi me ha sucedido, descrito en mi ultima entrada, te animo a leerla: espiraleslilas.blogspot.com.es =)

    ResponderEliminar