15 de julio de 2013

Escapar.

A veces necesito escapar de esta semi-rutina, de estas paredes que en ocasiones me asfixian y me hacen olvidar que hay mundo más allá de las calles cálidas y repletas de gente de una ciudad que, muy esporádicamente, hace que me sienta extraña. Sin embargo también sé que debo ir con pies de plomo, que el más leve tambaleo puede hacerme caer y que no estoy preparada para hacer equilibrismos sobre cables que sin lugar a dudas me desestabilizarían en cuanto mis pies dejasen de tocar el suelo. Escapar de la costumbre me produce excitación y al mismo tiempo, me aterra.
No, no me engaño. Soy consciente de que me instalo en la comodidad de un caos en el que me desenvuelvo como pez en el agua y que me cuesta dejar a un lado. Porque aquí me siento segura y no tengo oportunidad de tropezar. Los fantasmas duermen y yo elijo. Aquí no dependo de nadie más que de mi misma, aunque a veces sienta que me estoy construyendo una coraza nueva con miedos quizás diferentes pero muy parecidos. Control y dejarlo de lado. Ya, claro.

27 comentarios:

  1. Yo era de las amantes de la rutina, de las que no emprendía nada nuevo por miedo a salirme de mis propios esquemas. Así me he perdido cosas realmente maravillosas, pero por suerte, desperté :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que a veces según qué esquemas no están tan mal, la verdad. Como me han dicho por abajo, sacar primero un pie y luego ya, todo lo demás...

      Eliminar
  2. Donde estén el caos y el dEsoRdeN, que se quite el control y su p*** madre...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eh, ñe, que no sé qué contestar a tu comentario pero como me caes bien no me apetecía dejarte sin respuesta :)
      (El caos obviamente mola más que el deSOrDeNN)

      Eliminar
    2. negar lo evidente es típico de alguien que está... enamo-qué?

      ;D

      Eliminar
  3. Yo es que la rutina la llevo mal... pero si te salen bien los equilibrios, adelante!
    Besos abisales

    ResponderEliminar
  4. Odio la rutina. Me gusta levantarme por las mañanas sin saber lo que va a pasar y sin tener el día planeado. Pero si necesitas escapar, no lo dudes y escapa. Haz algo diferente, no tengas miedo de no pisar sobre seguro.
    Te sigo!
    Te dijo mi blog para que te pases.
    Laadolescenciaydemascosas.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que hay diferentes tipos/grados de rutina. Yo me refería más a viajar, salir de la ciudad etc. que al hecho de no tener el día planeado.
      Oki, cuando tenga tiempo le echo un vistazo :)

      Eliminar
  5. Hacia días que no pasaba por tu blog, en realidad por los blogs... Y fue un placer volver a dejar correr mis ojos por aquí!!

    Te mando un abrazo fuerte desde el Taller :)

    ResponderEliminar
  6. Me gusta cuando mi rutina semanal se ve modificada de repente.

    Nada que ver con el caos del fin de semana...sé dónde empiezo pero no cuando termino (ni donde).

    PD. Yo también me he puesto malo en verano...no te tenía que haber dicho nada xD

    ResponderEliminar
  7. La coraza la tenemos todos, es más, es necesario tener una tal como está el mundo hoy en día por fortuna o desgracia. La coña es conocerse a uno mismo, que no es tan fácil, y saber de qué pie cojeamos y cuales son nuestras virtudes. Lo demás ya lo irás aprendiendo con el tiempo, bueno, cada uno de nosotros lo vamos a aprendiendo con el tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es saber de qué pie cojeas, pero tropezar de todos modos. En cuanto a las corazas nunca tengo claro si son buenas, malas, necesarias o inevitables.

      Eliminar
  8. Qué temazo. Me gusta ese grupo. Y el texto también me gustó.

    ResponderEliminar
  9. Muy de acuerdo, la calma del caos, un leve cambio y la vida se transforma sin tan siquiera darnos tiempo a pestañear

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de que la vida se transforme siempre puede ser bueno, malo o según cómo se mire. Supongo que por eso asusta tanto.

      Eliminar
  10. te gusta escapar... a mi tambien.
    Por cierto, te gustan las sorpresas?
    Sorprender o que te sorprendan?
    Simple curiosidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmmmmmm.
      Me gustan las sorpresas. No sé contestar. Quizás. Depende del tipo de sorpresa, la verdad. Me suelen gustar las sorpresas siempre y cuando no consistan en otra persona tomando una decisión por mi. Me explico. Sorpresa rollo "Voy a verte a la puerta de tu casa" se suele traducir en un "En la puerta te quedas". XD. Del mismo modo que me molestaría que mi pareja/amigos/familia planease un viaje sin preguntarme previamente si quiero hacerlo, o si tengo otros planes. Diría que soy más de detalles inesperados (que sorprendan) que de sorpresas en si. ¿Curiosidad satisfecha?

      PD. A veces me preocupo a mi misma. ¿Por qué necesito tantas palabras para responder una pregunta tan simple?

      Eliminar
  11. A veces se necesita escapar, otras veces una se aferra a esa semi-rutina aunque sepa que no tiene ningún sentido lo que está haciendo. Encontrar el equilibrio es la clave, supongo. Yo prefiero no planear nada. Al fin y al cabo las sorpresas con las que te vas encontrando por el camino son las que te hacen vivir de verdad.

    ResponderEliminar
  12. Lo malo del equilibrio que uno se puede caer...pero me gustan los retos...un beso desde Murcia.

    ResponderEliminar
  13. En ocasiones es necesario escapar, de todo y de nada. Y tal como describes ese lugar, apetece perderse en él de vez en cuando.
    Un besín

    ResponderEliminar
  14. Salir de la rutina siempre da algo de vértigo porque es salir del territorio conocido, pero de vez en cuando es muy saludable para mirar las cosas con otra perspectiva, de apreciar esos matices que damos por sentados en el día a día y de darnos cuenta con más precisión de donde nos encontramos.

    Sobre las corazas, creo que vamos construyendo varias a lo largo de la vida, pero siempre con materiales parecidos, aquellos que tienen que ver con el miedo a perder lo que nos importa y a que nos hagan daño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre he tenido más miedo a hacer daño que a que me lo hagan. Y la verdad es que pocas veces he sentido ese miedo a perder porque cuando algo me importa, suelo tener la sensación de que es recíproco y que no va a suceder.

      Eliminar
  15. Dicen que "la vida empieza fuera de nuestra zona de confort" pero como pasa con todas las frases, es más fácil decirla que llevarla a la práctica.
    Todos queremos escapar de la rutina pero tenemos miedo del cambio, aunque a la vez nos resulte atractivo.
    Pero no es necesario hacerlo de manera radical, tal vez para empezar, estaría bien sacar un pie de esa "zona de confort" y continuar poco a poco con el resto, no? ;)
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado lo de "sacar un pie". Cuando era pequeña mi padre me solía decir mucho "piano, piano, si va lontano", y supongo que en el fondo es bastante cierto. No se pueden hacer las cosas/superar los miedos/cambiar de repente.
      Besis.

      Eliminar
  16. Bueno, es normal que quieras salir de la rutina, las mejores cosas de la vida son las que rompen todos tus planes! Un besote!!

    ResponderEliminar
  17. esa rutina que nos envuelve y nos hace adictos... luego salir de ella nos cuesta un mundo! ánimo!

    ResponderEliminar