13 de julio de 2013

Conozco formas menos dolorosas de morir.

Se supone que hay 35 grados pero mi piel de gallina y mis temblores no dicen lo mismo. Cojo todas las mantas que tengo e inevitablemente, la de Hello Kitty me produce cierta nostalgia. Me sube la temperatura, pero no de la forma que me gustaría. Mi rutina se resume en viajes de la cama al sofá y del sofá a la cama, interrumpida por el chute de pastillas sumadas a las ya habituales. Es curiosos aparentar menos de 22 años y necesitar un calendario de todos los productos químicos que tienes que ingerir para no perderte. Se supone que no debo abrigarme y que tengo que tomar mucha agua y comer algo, para que mi estómago aguante todo lo anterior, pero mi garganta se pone en huelga y hace que tragar duela más que nunca. Creo que incluso hablar me produce cierto dolor. En la soledad de mi salón recuerdo cuando era pequeña y lloraba mientras mi madre me colocaba pañitos mojados por todo el cuerpo. Nunca he tenido precisamente lo que se llama una salud de hierro. Me entran ganas de llorar, no sé muy bien si por lo insoportable del sufrimiento físico o por la impotencia de sentir que estoy perdiendo el tiempo cuando ya va quedando menos para que termine el verano. No lloro porque tengo miedo de que también me produzca molestias. Me pesan los párpados e incluso cambiarme de camiseta es un reto, pues levantar los brazos cuesta casi tanto como levantar una barra de máximo peso (algo que, por cierto, nunca he hecho, pero intuyo que debe ser algo parecido). Evito los espejos por miedo a salir corriendo. Por suerte están las letras y las imágenes para salvarme.





18 comentarios:

  1. Cuidate mucho mucho!!! Un buen sofá y una manta (o varias) son buenos aliados en estos momentos. Si tienes fuerzas, un libro o una serie harán que el tiempo pase algo más rápido.
    Que malo es estar pachucho, y más en verano...
    Mejórate!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi madre (que es enfermera) siempre me dice que no me puedo abrigar. De todos modos, no puedo evitar hacerlo.

      Eliminar
  2. ¡Estar enferma en verano es lo peor que hay! yo lo odio! además cuando lo estoy también me entran ganas de llorar y no sé porqué.
    Veo que tienes "buen material" para distraerte ;) ya verás como eso te ayuda y en dos días estás disfrutando del verano!

    ¡Muchos ánimos y paciencia!

    Besos sanadores :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguien me debería de regalar un saquito de paciencia. Carezco de ella.

      Muá.

      Eliminar
  3. Que feo enfermarse así :C y más en verano, pero bueno no dejes que te afecte emocionalmente :3 pensá en lo bueno, y en que te vas a mejorar :D

    ResponderEliminar
  4. Cachisss.... esto del calorazo,el aire acondicionado... son una mezcla terrorífica!!

    Cuidaté un mundooooo

    Besos vitamínicos

    ResponderEliminar
  5. Joer, cuídate mucho! ¿No te habrás duchado con agua fría o algo así? Que los contrastes térmicos en esta época de tanta calor son muy malos!

    (por cierto, tenía ese libro de Santi Balmes, pero no sé dónde narices lo he metido. ¿Qué te parece?)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El agua fría es muy buena para la piel y no produce catarros, que no te enteras.

      (¡Anda! Me he leído cuatro páginas, así que no puedo dar una opinión)

      Eliminar
  6. una putada lo de ponerse mala en verano, pero bueno chica tu tranquila que queda mucho verano por delante. así que mejórate y tira de libros y pelis mientras, que algo es algo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No queda tanto verano, y a partir de agosto empieza a volar :( entre viajes y demás. Jo.

      Eliminar
  7. No pinta bien la cosa, pero seguro que pronto te recuperas :) mucho animo y a ser fuerte

    ResponderEliminar
  8. El helado del otro día hacía presagiar lo peor. Hace dos años estuve igual y fue el caldo de pollo y sudar como una perra junto con las pastillacas lo que hizo que me curase.

    Cuídate y pronto estarás de runner y partiendo piernas (cosa que ya no te digo hace ya). Besis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaajjaaj.
      A riesgo de quedar un poco mal, la foto helado era puro postureo porque era de un amigo. De todos modos, la gente suele comer helados sin termina con infecciones graves de garganta...

      Eliminar
  9. Espero que estés mejor, que a uno ya le ha tocado no pocas veces estar así alguna vez en verano, y viviendo solo. Qué sea leve. Biquiños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivir solo en estas cosas tiene su lado bueno y su lado malo, ¿Eh? Menos agobio al menos. Muá.

      Eliminar
  10. Lo de los helados cuando la garganta está fastidiada puede parecer lo menos indicado, pero la verdad es que dicen que va bien, yo aún no lo tengo comprobado.

    Piensa que el verano no se pierde por unos pocos días de enfermedad, solo se pierde si todo lo que hay por delante es una extensión desolada de vacío y nada que hacer y veo que no es tu caso. Mucho ánimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no soy una experta en el tema helados y garganta, aunque sí es cierto que cuando te operan las anginas (cosa que me quieren hacer pero me aterra) tienes que estar unos días a base de eso. De todos modos a mi me gustan los de hielo, y eso quizás sí que no es bueno...

      El problema de que todo lo que haya por delante sean planes es que los planes que tenías para esos días, ¿dónde los metes?

      Gracias.

      Eliminar
  11. No, qué va; sólo provoca placas...

    Vaya, pues te propongo un reto: acabarlo antes del viernes... ;P

    ResponderEliminar