27 de junio de 2013

Y volviste.

Y volviste. Tuviste que volver para recordarme todas y cada una de mis limitaciones. Mis taras, mis bloqueos, mi capacidad de encerrarme en mi misma. Volviste para alimentar la interminable lista de miedos de los que estoy formada. Para solidificar las corazas de las que estoy hecha desde quién sabe cuando. Para repetirme una y otra vez que siempre todo a mi alrededor se termina rompiendo. Para dejarme aturdida, como sueles hacer. Tú y tus billetes a un pasado que me parece demasiado lejano y aún así no soy capaz de comprender. Para hacerme daño y después, pretender curarme en el momento exacto en el que ya no quiero salvación.


(Hoy las voces de mi cabeza gritaban más que nunca y desde que volviste no se han callado ni un segundo. Gritan tan fuerte que no me dejan oír nada más)

14 comentarios:

  1. Si alguien vuelve a tu vida, y no lo quieres en ella, es tan fácil como ignorarlo.
    A veces es duro, pero puede llegar a valer la pena a la larga.

    Un besín.
    PD: ¿Ya has acabado los exámenes? Tus entradas ya huelen a verano jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya he acabado, sí :D (Hace algo más de una semana), ¿Y tú?
      Creo que ignorar las palabras es complicado, sobre todo cuando vienen de alguien que te conoce bien. Yo soy de las que escucha y trata de analizar si los otros tienen razón. Me "gustan" las críticas, aunque hagan que me sienta mal, porque a veces me ayudan a conocerme. Es cierto que otras veces puedo no estar de acuerdo con lo que me dicen y no darle tanta importancia.

      Eliminar
    2. Sii, yo también los acabé hace una semana, y aún no se que hacer con tanto tiempo libre jajaja.
      Las críticas son buenas, siempre que sean constructivas :)

      Eliminar
  2. Podemos creer q ya estamos completamente bien y la aparición de algo o alguien nos hace darnos cuenta de q en realidad no es así. Y si vuelve a abrir la Caja de Pandora con todos sus miedos e inseguridades. Coge fuerzas, respira hondo y cierra esa tapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por mucho que uno cierre una etapa, no puede encerrarse a si mismo en ella.

      Eliminar
  3. Es lo que tiene volver, que nunca se van del todo.

    ResponderEliminar
  4. Un consejo, lo digo por experiencia si es lo que yo me imagino, tras una ruptura, distancia, distancia, distancia, distaaaaaaaaaaaaaaancia... Es lo más sano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay gente capaz de volver incluso cuando ha pasado ya mucho tiempo... y muchas veces en el momento en que menos falta hacen esas vueltas.
      De todos modos, lo relativo a la distancia tras una ruptura sería un tema de esos que dan lugar a debate. A mi me parece complicado mantener la amistad, pero también prescindir de ella. Creo que es una de esas situaciones en las que hagas lo que hagas, siempre haces mal.

      Eliminar
  5. Hay puertas que es mejor cerrarlas.
    Besis y ánimo

    ResponderEliminar
  6. En ese tipo de ocasiones podemos escoger entre dejar la puerta abierta para que entren todos los fantasmas a campar a sus anchas o podemos resistirnos y no dejar que la presencia de aquello que nos descoloca nos ponga patas arriba. Es fácil de decir y no tanto de hacer, claro está, pero creo que hay momentos en los que tenemos que decir "hasta aquí hemos llegado", sólo así conseguimos pasar página

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi cerrar los ojos nunca es una opción. Al no ser que esté muriendo y no me quede otra alternativa.

      Eliminar
  7. Cierra los ojos, respira hondo, deja la mente en blanco y cierra esa puerta de tu mente para que tus miedos no vuelvan a entrar ;)

    ResponderEliminar
  8. Todos estamos hechos de un conjunto de miedos acumulados a lo largo de los años. Aunque no sólo de miedos, también de experiencias... y eso debería bastar para saber qué hacer en determinados momentos; como por ejemplo cuando alguien "vuelve".

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  9. Si volvió con todo eso... y el portazo en las narices?? practica para la próxima vez...practica, que nadie ni nada te haga daño

    Besos abisales

    ResponderEliminar