7 de junio de 2013

(In)capacidad.

"¿Cómo que no eres capaz? Si conozco a alguien capaz, es a ti."

¿Capaz? Capaz, ¿de qué? - me pregunto-. Capaz de fingir. De fingir que todo va bien, de mantener el molde aparentemente estable mientras por dentro todo fluye y se desmorona. Desorden emocional escondido bajo capas de algodón y fibra sintética. Capaz de sonreír con los labios aunque lloren los ojos. De articular palabras y frases coherentes aunque tu cerebro te repita constantemente los mismos juicios de mierda. Capaz de odiarte sin que se note. De aprender teorías que no sabes llevar a la práctica. Probablemente, capaz de sobrevivir.
¿Y de qué sirve eso? Sobrevivir no es vivir por mucho que trates de fingir que sí lo es. Sobrevivir es salir adelante una y otra vez, es aguantar con recaídas constantes esforzándote en alcanzar la felicidad como realidad pero sabiendo que actualmente no es más que un reto. Incluso cuando te aferras a todo aquello que deberías valorar pero que no valoras, porque casi nunca es suficiente. Es fácil encontrar taras al mundo cuando sientes con frecuencia que tú misma eres un error. Capaz de todo y capaz de nada. Hablas de capacidad como si la vida sólo fuese eso, pero es que en verdad lo es. Y te odias a ti misma porque tu día a día no es tan distinto al que en realidad querías tener (no en realidades, sí en las sensaciones referentes a ellas) y aún así, no sabes ser feliz.


(Si el término dolor no estuviese tan manido y masticado, gracias a los nuevos románticos y demás dramaturgos dramáticos, significaría, por entero, lo que quiero expresar)
(La imagen y el texto del paréntesis las he robado de aquí)



14 comentarios:

  1. Muchas veces, por mucho que tengamos todo aquello que queremos, no conseguimos ser felices. Supongo que son esos días en los que nada nos anima.
    Había echado mucho de menos tu blog, pero lo compensaré con leer todo lo que hayas escrito en este tiempo jajaja
    Un besín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es cuando no son días, sino rachas.
      Pues además del problema con las invitaciones no deseadas, da problemas a la hora de aparecer como actualizado, o eso me han dicho. En fin. Esto de la privacidad es un rolli.

      Eliminar
  2. "Capaz de sonreír con los labios aunque lloren los ojos." Luego no puedes decir que no te gusta la poseía, si en cada entrada nos dejas estas frases. Creo que si siempre nos planteamos la felicidad como un reto a alcanzar, jamás la alcanzaremos, porque siempre tendremos algo mejor que esperar... Y el que mucho espera, desespera. ¿No sería mejor aprender a disfrutar el presente...?

    http://www.youtube.com/watch?v=CotmeWR6wl8

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que depende de la situación personal de cada uno. De todos modos, veo compatible pensar en la felicidad como meta, siendo sincero con uno mismo y admitiendo que no se posee en ese momento (por mucho que pueda haber algún instante feliz) con el hecho de vivir el presente.
      Bonita canción, bonitos LoL :)

      Eliminar
  3. Hay veces que me asustas, Cé. Me asustas porque podría haber escrito esta entrada sin cambiar ni una palabra, ni un signo de puntuación.

    Fingimos de cara a la galería que somos la persona que hubiéramos podido ser, si no fuéramos tan autoconscientes. Es una carga muy pesada.

    Por el lado "bueno", el instinto de supervivencia no permite que se quemen todos los puentes que, en un futuro, podríamos utilizar si encontramos algo (hoy por hoy desconocido) que nos permita llenar el vacío que sentimos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Hay gente que se pone una máscara y finge toda su vida: finge sentimientos, finge alegrías, finge lágrimas... y al final esa máscara se queda tan pegada a la piel, que se convierte en un modo de vida falso.
    También hay personas (entre las que me incluyo) que pueden ponerse la máscara para momentos puntuales, porque está feo eso de desentonar y en esta sociedad está muy mal eso de salirse del molde, pero al final siempre hay algo que hace q esa máscara se rompa en trocitos y aparezca nuestro verdadero yo.

    ResponderEliminar
  5. A mi me duele ver siempre tu incapacidad para contigo. Es como sí te pusieras límites por todos los monstruos de tu vida.

    Un beso Cé

    ResponderEliminar
  6. Tienes unos ojos... que te comía todo el *oñ*, ahora en serio, tú eres capaz de muchas cosas, hasta de ser feliz, solo tienes que proponértelo, y dejar de ser tan dramática. Un besito ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he pillado la "broma" inicial y sin ánimo de parecer borde, por un lado no creo que tengas demasiado derecho a opinar sobre si soy dramática o no y por otro, ni siquiera creo que seas la persona más indicada para juzgar el nivel de dramatismo de otras personas.

      Eliminar
  7. Llega demasiado este texto... pero tenemos que salir de ese sentimiento!
    tenemos ehhh

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  8. Creo que el secreto de la felicidad está precisamente en saber aceptarse y aceptar lo que se tiene. No necesariamente resignarse, pero si ser conscientes de que quizás no podamos conseguir todo lo que pretendemos, que también es algo natural, porque el ser humano siempre quiere ir más allá y por mucho que tenga quiere más.

    La imperfección forma parte de la vida y la felicidad es un estado pasajero, que viene y se va. No se puede ser feliz siempre, pero sí se puede estar en paz con uno mismo, creo que es la mejor posición

    ResponderEliminar
  9. "Capaz de sonreír con los labios aunque lloren los ojos"... "Capaz de odiarte sin que se note"... "Sobrevivir es salir adelante una y otra vez, es aguantar con recaídas constantes". Tus palabras son en este texto la camisa, el pantalón y las zapatillas perfectas de mi alma. Pues sí que te echaba de menos tontamente y no sabía blogger no actualizaba. Pones palabras donde a mí me sale sólo una onda pasión llena ventiscas apabulladas de palabras. Un abrazo gigante.

    ResponderEliminar