7 de mayo de 2013

Susúrramelo.

No me reconoces. Claro. No quiero que lo hagas. No quiero reconocerme. No quiero ser yo por un tiempo. Pero entiéndelo. Que yo también me rompo aunque a veces sea de piedra. Que yo también siento frío cuando me congelo (tú, mejor que nadie, deberías saberlo. Tú, que has vivido el Invierno en mi cuerpo en plena Primavera).
Quiero un destino. Una meta. Una motivación. Y no la encuentro. En ningún sitio.Y por más que corra, no consigo saber a dónde quiero ir. Me he perdido. Me estoy perdiendo. Pero no. Esta vez no quiero que vengas a buscarme. Porque no tendría ningún sentido: nadie puede vivir engañándose eternamente.  Lo único que quiero es que no me juzgues. Y que cuando me mires, sepas verme (y me quieras). Eso siempre. Eso no puede cambiar. Eso no lo podemos cambiar. Necesito que me lo digas. Aunque sea bajito. Susúrramelo. 


(En su interior siente que el caos va ganando terreno. No quiere pero sí quiere. Quiere pero no quiere. No sabe qué quiere pero sí sabe lo que no quiere. O tal vez no lo sepa. Ruth sufre. Como si le hubieran clavado un espada en medio del pecho y la estuvieran moviendo dentro de ella para destrozarle las entrañas. Sufre. La aterra sobremanera volver a ser vulnerable)

15 comentarios:

  1. Todos nos rompemos a veces, el asunto es saber rearmarse

    ResponderEliminar
  2. Interesante entrada la verdad. Como quien dice nadie es perfecto, todos sufrimos, a nuestra manera claro, pero padecemos el mismo mal. Me ha gustado mucho la verdad :)
    Saludos y muy buena suerte corazon.

    ~.Dulcinea

    ResponderEliminar
  3. El caos nos hace vulnerables, por eso debemos tratar de dominarlo, de no alimentar a la bestia, de no dejarse arrastrar ni darle más importancia que la que tiene. Tarde o temprano la meta llegará, al principio como un susurro, casi imperceptibe y terminará en voz muy alta, como si fuera un grito

    ResponderEliminar
  4. Debemos de tratar ese caos que en algunas ocasiones nos hace vulnerables ante cualquier acción.

    ;)

    ResponderEliminar
  5. En la travesía siempre hay momentos complicados, de saber y no saber todo mezclado en un todo sin forma definida. Pero poco a poco y aunque parezca mentira todo se va poniendo en el caótico orden necesario :)

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  6. El lenguaje es un laberinto de emociones encontradas. La única lógica es la no aristotélica. (El corazón manda.)

    ResponderEliminar
  7. Es fácil entenderte (todos hemos tenido o tenemos parte de tu escrito clavado en lo más) profundo, pero comentarte es imposible, ya que nadie sabe la respuesta
    te diría SE TÚ, pero es tan amplio...

    ResponderEliminar
  8. Vaya, que preciosidad de entrada. Todos buscamos una meta, una motivación. ¡Espero que la encuentres!
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Estás en el centro de todas las cosas. ¿Qué hacer? ¿Escoger un camino y dejar de ser tú? ¿O quedarte en estas arenas movedizas que te engullen lentamente? Pregúntame mañana. De momento aún puedo respirar, y se está calentito aquí...

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado este texto.
    A veces hace falta perdernos para encontrarnos.

    ResponderEliminar
  11. ¿Cómo podemos escapar de nosotros mismos?
    A veces lo desearía pero no sé cómo.

    ResponderEliminar
  12. Siempre destaco la frase de correr hacia ningún sitio. Ya encontrarás tu meta.

    O ya te encontrarán en el camino, si te dejas coger.

    ResponderEliminar
  13. Dicen que querer es poder y aun no he llegado a esa conclusión... Es horrible sentirse rota, rota de las piernas sin poder andar... Rota del alma.
    Camuflajes, ser otra y que no te reconozcan me gusta tu idea, que no te busquen y que nadie juzgue, que esa persona no entienda que pasa pero no deje de quererte. Enhorabuena Cè...

    ResponderEliminar
  14. A veces necesitamos rompernos para poder reconstruirnos. Para sentirnos completas.
    Rayos de sol desde http://hazbrillaratusonrisa.blogspot.com.es/
    M.

    ResponderEliminar