23 de mayo de 2013

Amor, relaciones y otras cosas que no entiendo.

A veces me doy cuenta de que no entiendo las relaciones. Quizás sea porque estoy hecha de otro material, porque no me diseñaron para mantenerlas o porque vengo con ciertas taras de fábrica. Pero como en tantas otras cosas, no me parece tan importante la causa como la consecuencia.
Supongo que llegados a este punto me toca reconocer que no me gusta enganchar, pero no enamorar (ni enamorarme), ni ser la espina clavada que todo el mundo quiere desclavar. Y sí, me gustan los retos, pero no cuando se tratan de personas, y menos cuando el reto no es mío, sino de otro, y soy yo. 
Siempre he pensado que una relación se tiene que apoyar en bases sólidas, que tiene que surgir sin querer. Conocer a alguien y no saber qué lugar quieres que ocupe en tu vida, pero tener claro que debe formar parte de ella. Tratar de descubrir a esa persona, entenderla, y llegados a ese estadio, ahí sí: ahí puede surgir el "amor". ¿Lento? Quizás. Pero, sin ánimo de pecar de escéptica, mucho más real que todos esos amores de vuestras vidas que en tres meses os enseñan que no sabíais lo que era respirar hasta ese momento y desordenan todos vuestros esquemas. 
Pero la gente no tiene paciencia: supongo que hay que ser muy sufrido para caminar sin saber muy bien a dónde vas, ni a dónde quieres ir, y quizás la extraña soy yo, que me he acostumbrado a eso a raíz de no tener nunca jamás nada claro. 
Sea como sea, me cuesta entender que un hombre o mujer pueda esperar un tiempo indefinido para conseguir un polvo pero no sea capaz de querer conocer a una persona si no es aspirando a algo más. ¿Miedo a sufrir daños colaterales? ¿O es que el sexo siempre va a estar por encima del sentimiento?
A veces me pregunto cómo sería la vida si fuésemos capaces de concebir el sexo al margen del amor en todos los niveles. Y no me refiero a mantener relaciones sexuales sin sentimiento, que eso lo hemos hecho todos en más de una ocasión y es normal, sino a entender el sexo como lo que es: una necesidad más que puede ser cubierta por personas sean o no tu pareja, incluso teniendo pareja (y no nos vamos a engañar, por mucho que escandalice a algunas mujeres, en una pareja es inevitable que haya deseos reprimidos y a veces, el compromiso es lo único que te lleva a no seguir ciertos impulsos). Probablemente no solucionaría nada, o probablemente iría desapareciendo poco a poco la palabra necesidad cerca de la palabra amor o relación y, cuando surgiera un vínculo así, sería todo mucho más real.
O quizás, para variar, yo esté idealizándolo todo y el amor no sea más que dos personas que se entienden y deciden comprometerse porque se aportan cosas positivas y quieren cubrir sus necesidades afectivas. Sea como sea, si el amor es esto último creo que prefiero no enamorarme.

10 comentarios:

  1. Eres increíblemente romantica y eso es hiper bonito. Totalmente de acuerdo con todo, y la canción se deja escuchar ;P. Mas gente que piense así hace falta, o que actúe así mas bien.

    AnónimoR.

    ResponderEliminar
  2. No entiendo tu foto de perfil, ¿en qué posición estás?

    En fin, el amor es tan complicado y tan fácilmente confundible... siempre pensaré que lo que mueve a las personas a estar con otras no es el amor si no el miedo a la soledad. El amor verdadero es algo que muy pocos afortunados (si es recíproco) experimentan.

    En cuanto al sexo, igual es porque no lo he probado y tampoco he estado en una relación pero para mí el sexo no es una necesidad básica del ser humano, es una opción, una forma más de placer y caer en el en ocasiones es una muestra de debilidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te refieres a la de la mosquitera? De espaldas. Me ha hecho gracia lo de "no entiendo"...
      Me parece triste que lo que mueve a las personas sea el miedo a la soledad, pero me ha recordado a mi monólogo favorito en el mundo entero (Vale, igual he exagerado, pero le tengo un cariño especial) : http://www.youtube.com/watch?v=SpwYAMhLZBc "¿Tú crees que nos enamoramos sólo para no estar solos?". Creo que en muchos casos es así, pero la soledad (o el sentimiento de soledad) se puede solventar de otros modos, y no ha de ser necesariamente negativo siempre.
      En lo del sexo discrepamos. No creo que sea necesario practicar sexo a diario, ni con una frecuencia determinada, pero si me parece importante. Es cierto que una persona también se puede dar placer a sí misma, pero compartirlo con otros es... diferente. No creo que caer en él sea una muestra de debilidad, sino que es lo que en ocasiones nos ha intentado vender la sociedad: que renunciar al placer es algo malo.

      Eliminar
  3. Es mejor no entender el amor. Los que dicen que lo entienden son personas que se anulan la una a la otra.

    Y la gran mayoría de los que no lo entienden se pasan media vida intentando conseguirlo.

    Quizás haya perdido su significado...

    ResponderEliminar
  4. La gente que solo se interesa por la otra persona para buscar sexo en el fondo no siente ningún interés por esa persona, simplemente quiere el trofeo y hará lo posible por conseguirlo, trampeando lo que sea necesario. Se dice que la relación entre chicos y chicas nunca puede ser amistosa porque una de las partes siempre quiere más, pero yo sí que creo que es posible cuando el sexo no ocupa el primer término, el deseo de tenerlo sea como sea. Sin esa pulsión es cuando puede surgir la amistad, cuando no existe esa presión y cada uno se muestra como realmente es. Y el amor se construye poco a poco, a veces sin que nos demos cuenta, hasta que un día descubrimos que esa otra persona se ha convertido en esencial en nuestra vida.

    En una relación amorosa creo que el sexo también es importante, por la expresión física de ese amor, por la búsqueda del placer y el de la persona a la que se ama. Pero para saber si el amor no es encoñamiento habría que hacer la prueba de quitar el sexo de la ecuación, hacer pensar a las partes en si se querrían igual si les estuviera prohibido tener sexo. Si la respuesta es no, la cosa está clara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por partes:
      - Si buscas sexo, lo entiendo y me parece bien. Pero no la paciencia por conseguirlo, por así decirlo. Pero una relación sexual será honesta siempre y cuando se reconozca como tal.
      - Creo que puede existir una relación de amistad entre un chico y una chica, y en cierto modo creo que si también existe una atracción mutua, el hecho de practicar sexo no debería hacer que desapareciera esa mistad, y en ningún caso le quitaría valor a la misma.
      - Yo también creo que es importante, a lo que voy es a que si amas a una persona, el sexo con otras sería sólo sexo. ¿Qué hay de malo en practicar sexo con amigos, del mismo modo que vas al cine con amigos? Si existe la seguridad de que el amor es verdadero, no habría miedos ni cosas por el estilo.

      Eliminar
  5. Cada relacion es como la persona en si, un mundo.

    ResponderEliminar
  6. Después de estar 8 años con una persona y creer q entendía las cosas, de repente eso se acaba sin explicación y todos los esquemas se me han roto. He intentado entenderlo, tanto lo q había, como lo q pasó después, pero definitivamente he dejado de intentarlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes? Yo creo que el error surge de pensar que las situaciones, las circunstancias y los sentimientos son inmutables. Que durante esos ocho años fuera de una manera no significa necesariamente que tenga que ser así para siempre. No creo en los para siempres, me parecen promesas que no se pueden cumplir.

      Eliminar
  7. No creo para nada que el amor sea el último párrafo. Y tampoco creo que sea algo que se pueda describir con palabras. Pero sí estoy de acuerdo con el principio. Con esa definición increíble que has hecho sobre cómo crees que debería ser:
    "una relación se tiene que apoyar en bases sólidas, que tiene que surgir sin querer. Conocer a alguien y no saber qué lugar quieres que ocupe en tu vida, pero tener claro que debe formar parte de ella"

    ResponderEliminar