24 de abril de 2013

Vaciarme.

Vaciarme por dentro. De todo. De ti, de mis sentimientos, de incapacidad, de mi. Siempre conseguía vaciarme de todo, menos del miedo. Me asusta lo mucho que me gusta rendirme a mis debilidades, dejarme caer cuando parece que todas las señales me llevan hacia la misma dirección que no debo seguir. Pero es que es tan fácil tropezar cuando el suelo se tambalea. Más si eres capaz de rendirte al asfalto estando de pie. Y yo siempre he sido cobardía que se cree valiente, que quiere sentirse capaz. Duelos perdidos de antemano, de las que fingen luchar cuando ni tan siquiera les importa ganar. Pero es que no sé cuál es la victoria, ni en qué consiste el premio. Ojalá fuera tan fácil como construir un puzzle de doce piezas, pero últimamente ni las palabras me ordenan. Quizás incluso ordenarme me da miedo, por si no me gusta el resultado final. No merece la pena arreglar algo que nunca funcionó bien. Hay días en los que solo quiero dormir.


21 comentarios:

  1. Reconozco los días dormilones... y se contagian, es difícil quitarselos de encima, pero hay que hacer el esfuerzo...
    EL miedo también se puede vaciar...si

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  2. Eso es lo sencillo, pero no es una opcion...hay despertarse y seguir...incluso aun cuando no se sabe el camino...

    un beso! y despierta!!!

    ResponderEliminar
  3. Merece la pena. Viniendo de ti no puede ser de otra manera.

    ResponderEliminar
  4. Esos días de sólo dormir tb los tengo muy presentes últimamente, pero cuanto más tiempo nos estanquemos en esa idea de q no hay ganas de nada, peor, y luego más cuesta recuperarse.
    Sobre lo de vaciarse, yo creo q nunca podemos vaciarnos del todo. Yo soy incapaz de dejar la mente en blanco, de no pensar en nada, a veces desearía poder hacerlo

    ResponderEliminar
  5. Mientras te leía me ha venido a la cabeza 'Sirena varada' de los Héroes.

    Luego me dirás que no se parece en nada y desmontarás mi teoría (como haces siempre, por cierto xD) pero ahora mismo parece que tiene sentido.

    Nos leemos.
    Besis.

    ResponderEliminar
  6. Pues yo voy a ir (un poco) a contracorriente. En ocasiones, cuando estoy deprimido, prefiero no ignorar el dolor, incluso lo potencio mentalmente hasta que llegan las lágrimas. Y al tocar fondo llega un momento en que se van, se ven las cosas de forma diferente. Es como un vaso con agua emponzoñada. Aunque le agregues agua clara, se mezcla y sigue sin ser potable. Yo a veces prefiero tirar todo el contenido antes de volver a llenarlo (aunque esto queda mejor en el ejemplo que en la vida real, que al tiempo los problemas siempre vuelven).

    Evidentemente el propósito final es volver a levantarse, por lo que nunca hay que llegar a extremos insalvables, pero como medida cautelar puede funcionar. A mí me funciona. A veces.

    ResponderEliminar
  7. El premio es sentirse bien con uno mismo, parece una chorrada pero es la base de todo. Todo el mundo tiene días, épocas (días, semanas, o meses...) de querer dormir y no levantarse jamás, pero en fin todo pasa, el problema es cuándo...

    ResponderEliminar
  8. Creo que todos tenemos miedos. Lo importante es poder superarnos, y no "disfrazarnos" para aparentar no tenerlos.
    Estoy de acuerdo contigo en lo de que "no merece la pena arreglar algo que nunca funcionó bien", pero, a veces, vale la pena intentarlo.
    Un besín

    ResponderEliminar
  9. "No merece la pena arreglar algo que nunca funcionó bien", depende del valor que tenga para ti ese algo, y del reto que suponga arreglarlo.
    Todos tenemos días en los que hibernar suena tan buena opción... pero luego llegan otros días en los que serías insomne si pudieras elegir.

    ResponderEliminar
  10. El problema es que a veces el sueño parece mas realidad que la realidad y creo que es incluso normal...
    Pero a veces es cuestion de frotarnos los ojos... Y si algo no merece la pena, pues, no la merece y a otra cosa que este mundo es perfectamente imperfecto...

    ResponderEliminar
  11. Dormir por horas... y cuando despierto me siento tan perdida, que tengo que consultar un calendario, para verificar tiempo-espacio en el que estoy. Y en cuanto a lo de vaciarse... me vendria bien (como a todos en algun momento) sacarme los embrollos que debo llevar, sobretodo mis miedos. No sé con exactitud que premio o cual es el resultado pero debe ser al menos un poquitin mejor que dejarse consumir por miedos y valentias huecas.

    ResponderEliminar
  12. Duerme, come y descansa, que ahora es lo que te conviene. Y léete algún libro beat. You know what I mean... ;)

    ResponderEliminar
  13. Hay veces en las que necesitamos tomar un respiro para volver a la batalla, porque nuestro aguante ha decaído y no estamos en condiciones de aforntar el reto. Por eso puede venir muy bien hacer un descanso, no solamente para recuperar, sino quizás para tomar una perspectiva mejor de todo, una perspectiva que a veces se pierde cuando se está justo en medio

    ResponderEliminar
  14. No queda otra que despetarse y seguir adelante ¿verdad?

    ResponderEliminar
  15. La última frase, me recuerda a mi frase cuando estaba en tu situación o parecida, "y quisiera dormir eternamente..."

    El miedo solo se queda si tu le concedes ese privilegio, él te tiene miedo a ti, porque eres la única persona que puede hacerlo desaparecer, sólo que no conseguimos ver el valor que tenemos, hasta que lo perdemos.

    ResponderEliminar
  16. echo mucho de menos dormir dormir dormir... antes dormia un monton, ahora cada vez menos sin descansar... animo guapa.

    ResponderEliminar
  17. Abismo, yo no sé hacerlo (vaciar el miedo, digo).



    Verillo, todos necesitamos poner pause alguna vez.




    A. :) Me gusta que me digas cosas bonitas.




    Ojizarka, tienes mucha razón. Cuanto más caes, más cuesta levantarse. Pero aún así, aún sabiendo eso, a veces es taaaaaan difícil.





    Michin, he leído la letra pero no entiendo la canción, así que no tengo ni idea de si se parecen.





    LGG, ¿sabes? Me ha gustado mucho tu comentario. Porque no es lo que se suele decir, y porque en el fondo a mi también me pasa. A veces tengo un mal día. La gente te dice que tienes que sonreír, pero no te sale. Porque es fácil de decir, pero difícil de hacer. Me pasa mucho en malas rachas. Sé que el tiempo tiene que pasar, que tengo que tocar fondo para impulsarme. Es como si estuvieras ahogándote en una piscina y hasta que no tocas el suelo, no puedes coger fuerzas para salir a flote. El problema es que las lágrimas a veces no quieren salir. Y hasta que no salen, te toca estar ahí.
    (De todas formas en este caso es algo emocional motivado por lo físico)




    Nao, estoy de acuerdo con eso de que el problema es cuándo. Porque eso de "todo llega" suena bonito, pero en según qué situaciones, toca los cojones. XD. "El premio es sentirse bien con uno mismo". Me has hecho pensar con eso.





    N, lo del besín ha sonado muy asturiano. Y a veces no ir de valiente cuesta. Y mucho. Sobre todo cuando eres cobarde.




    Pecas, ese algo soy yo misma (he pensado en Iván ferreiro al escribir eso, y me han entrado muchas ganas de escucharlo).




    bull, yo quiero dormir sin soñar. No eternamente, pero yo que sé. Mucho tiempo.




    Luna Violeta, creo que si vendieran un remedio para deshacerse de los miedos todos pagaríamos lo que fuera por él. Y eso que, en ocasiones, diría que el miedo es necesario.





    dEsoRdeN, te ha faltado un "mira la televisión" y me habría sentido Garfield. Aunque no veo yo a Garfield leyendo libros beat.





    garcigomez, pensar demasiado es mal.





    Nunca dejes de sonreír, no queda otra, pero como dijeron por arriba el problema es cuándo.



    Sarah González, yo creo que es inevitable tener miedo.



    Lali, yo también suelo ser de dormir poco.










    ResponderEliminar
  18. "Quizás incluso ordenarme me da miedo, por si no me gusta el resultado final."
    Y por eso ultimamente he dejado de escribir. Para no ordenarme. Para así sentir que siento menos...

    Me encanta como escribes. De verdad.

    ResponderEliminar
  19. Sé que no es la primera vez que lo digo, pero luego todo se ordena y encaja, créeme.

    ResponderEliminar
  20. llenand0vacios, alguna vez he hecho eso. Pero siempre esos periodos terminan coincidiendo con rachas malas. Con rachas de dejarme caer. Creo que uno puede darse pequeños descansos, pero que es necesario ordenarse para mejorar.


    Sergio DS, no siempre. Quizás sí en tu caso, y en muchos otros. Pero no olvidemos que hay personas que jamás consiguen ser felices.

    ResponderEliminar