16 de abril de 2013

Corría.

Corría. Corría sin saber a dónde iba, pero sabiendo que volvería al mismo sitio de siempre. Sino, ¿dónde iba a volver? Corría, tratando de ser lo suficientemente rápida como para que nadie la viera. Corría con la intención de desaparecer. O de que fuera el mundo el que desapareciera. Cuando corría, todo parecía mucho más bonito: no le daba tiempo a admirar los defectos de la naturaleza que la rodeaba y su cabeza recomponía los pequeños detalles que no era capaz de retener, idealizando los paisajes y congelando incluso los pensamientos aleatorios que surcaban instantáneamente su cabeza. Corría hasta que no le quedaban fuerzas para pensar. Corría hasta que deseaba parar, y justo ahí alcanzaba el clímax. No conocía placer mayor, ni siquiera el sexo o las noches de verano: no existe sensación comparable a la de desfallecer y seguir pudiendo. Cuando corría se sentía capaz de todo. Corría hasta que las piernas no le pesaban, corría hasta sentir que volaba, hasta automatizarse. Y entonces la recompensa: esa mezcla de libertad y ligereza. Y por un segundo no había nada más en el mundo. Y por un segundo, todo iba bien. 





20 comentarios:

  1. Alguien me dijo una vez "Huye mientras puedas, que no puedes" y yo sigo intentando llevarle la contraria, o no.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la imagen. A mi, por el contrario, cuando salgo a correr me da por pensar tantas cosas, es una purga, es hablarme, sentirme, es cuando me viene una lluvia mental que me limpia y me hace sentir bien. Correr, muchos prefieren caminar... Pero de que hay gente que prefiera correr, yo prefiero correrme ;)
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hay momentos en los que sólo deseo echar a correr sin mirar atrás

    ResponderEliminar
  4. Por cierto, curiosa imagen, tengo una amiga con ese tatuaje en la nuca y me encanta :)

    ResponderEliminar
  5. Vale la pena tanto esfuerzo para sentirse bien, aunque solo sea un segundo.

    Lo bueno, si breve...

    Hasta más ver chica invisible

    ResponderEliminar
  6. Correr y correr hasta descubrir que en algún momento tendría que parar y examinar por donde había pasado o a donde debía dirigirse. La contradicción entre correr como símbolo de huida o quizá como símbolo de movimiento, de cambio.

    Confieso que no soy muy fan de los tatuajes, pero ese que pones es bonito. Me gusta

    ResponderEliminar
  7. Tu texto de una forma u otra me hizo acordar a A Través del Espejo de Lewis Carroll cuando Alicia quiere moverse de lugar, corre, y sin embargo queda en el mismo lugar de siempre hasta que se da cuenta que llegó a otra parte. Me encanta tu relato, sentirse libre, SER libre es un sentimiento hermoso. Un beso :)

    ResponderEliminar
  8. Conozco esa sensación, y a mi tambien me encanta. Cuando dejas de sentir el dolor y los pinchazos, y no ves el camino que dejas atrás si no el que tienes por delante, y ya te da igual todo, quien te busque y quien no, ha quien hayas dejado... solo importa la velocidad e intentar volar, ser libre.

    ResponderEliminar
  9. Cale la pena esforzarse, aunque sea por un solo segundo de felicidad. Nunca me canso de leer tus entradas :)

    ResponderEliminar
  10. "pero sabiendo que volvería al mismo sitio de siempre. Sino, ¿dónde iba a volver?"

    gran post! :)

    ResponderEliminar
  11. Preciosa entrada. Me he colado por aquí de casualidad y ya no voy a poder salir.
    Yo también soy de las correr para desaparecer. Hay días que solo quieres evaporarte.

    muaa!

    ResponderEliminar
  12. conozco esa sensación, y también me encanta

    ResponderEliminar
  13. Corría con la intención de desaparecer. O de que fuera el mundo el que desapareciera.


    Correr, nos permite estar unos segundos elevados en el aire, flotando, dándonos algo que el caminar no puede, pero correr supone el riesgo de caer y que duela más la caída, aún así, vale la pena dejarte la piel y el sudor en cada paso.

    ResponderEliminar
  14. Me gusta mucho tu entrada. La verdad es que de un simple acto como es el de correr sacar estas sensaciones es todo un mérito :)
    http://lalocadelosbuhos.blogspot.com.es/ nueva entrada :) Gracias por haberte pasado, te espero ^^

    ResponderEliminar
  15. Me identifico totalmente con cada palabra y con cada detalle de esta entrada. Me ha sobrecogido.

    ResponderEliminar
  16. Esa sensación la conozco perfectamente, y me encanta.
    Y después de leerte, me gusta aún más, le pones magia a todo con palabras, chica.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola! Llevo siguiéndote desde hace tiempo y me encanta tu estilo y tus entradas, me haría muy feliz que te pasaras por mi blog y me hicieras follow-back, por favor ^^
    http://www.besuntanned.blogspot.com

    ¡¡¡MUCHÍSIMAS GRACIAS!!! Un beso enorme

    ResponderEliminar