29 de abril de 2013

Cicatrices.

No intentes enterrar el dolor: se extenderá a través de la tierra, bajo tus pies; se filtrará en el agua que hayas de beber y te envenenará la sangre. Las heridas se cierran, pero siempre quedan cicatrices más o menos visibles que volverán a molestar cuando cambie el tiempo, recordándote en la piel su existencia, y con ella el golpe que las originó. Y el recuerdo del golpe afectará a decisiones futuras, creará miedos inútiles y tristezas arrastradas, y tú crecerás como una criatura apagada y cobarde. [...] Si yo hubiera llegado a Cat de otra manera, como una hoja en blanco, como un lienzo por pintar, si no arrastrase tras de mi casi veinte años repletos de borrones y tachaduras, quizá lo nuestro hubiese funcionado. Si hubiera caminado hacia ella con los ojos cerrados desde el punto de partida ella habría podido abrirme los labios y cerrar mis heridas. Pero Mónica ya había dejado de ser una herida: se había convertido en cicatriz, y por tanto, imborrable, no podía deshacerme de ella.
Beatriz y los cuerpos celestes.

Decís que el tiempo lo cura todo. Como si fuera algo más que un concepto, como si de verdad tuviera algún poder. Como si las cosas fueran a arreglarse así, por arte de magia, sólo con tiempo. Decís que el tiempo lo cura todo y nos quitáis valor. El tiempo no hace que algo que está desordenado se vuelva a ordenar. El tiempo, como mucho, te proporciona la perspectiva de la lejanía, convierte un dolor vivo en un dolor latente. El tiempo es necesario, sí, pero no necesariamente es bueno. 
Con el paso del tiempo podemos hacernos más valientes o más cobardes. Podemos salir a flote o hundirnos más. Con el paso del tiempo podemos deshacernos de nuestros fantasmas o aprender a convivir con ellos. Hacerles un hueco en un mundo paralelo y esperar a que vuelvan a colarse en nuestro sueño y en nuestra realidad. Con el paso del tiempo a veces llega la resignación. La debilidad. El sentimiento de incapacidad alimentado por la repetición de los mismos errores una y otra vez, por la inmutabilidad de ciertos aspectos pese a la evolución de otros. 
Corres, te caes. Te haces una herida. El tiempo puede curarla, pero si no lo consigue, si el remedio no llega a tiempo, si el corte se hace profundo y la sangre consigue dejar su huella a través de los años... aparece la cicatriz. Y siempre estará ahí. Alimentará tus miedos, te recordará el dolor de la caída y escocerá cada vez que alguien te golpee en ese lugar exacto. Cada vez que alguien la descubra. Y nunca, nunca jamás podrás librarte de ella. 

20 comentarios:

  1. El caso es saber qué hacer con las cicatrices, si exhibirlas sin pudor o incluso con cierto orgullo o mirarlas fijamente y tratar de esconderlas para que nadie las vea, mientras se siente cómo aún la herida supura a través de ellas. En caso de seguir el primer paso, se podrá seguir adelante, en el otro caso la cicatriz siempre recordará lo que la provocó y eso echará para atrás de forma inevitable. Y ya no haremos nada más porque no querremos arriesgarnos a sufrir nuevas cicactrices

    ResponderEliminar
  2. 'El tiempo lo cura todo' como método para evadir la existencia de cicatrices, es el 'hakuna matata' de nuestras vidas.

    Pero no, el tiempo solo es un elemento de seguridad para que las personas aprendan a curarse y olvidar las cicatrices.

    Pero no todas se curan, no las que llegan al alma. Esas seguirán ahí pase el tiempo que pase.

    Besis Cé

    ResponderEliminar
  3. Así es, Cé. Pero también nos recuerdan que hay que seguir adelante. Aunque el olvido nunca exista.

    ResponderEliminar
  4. pues yo no estoy de acuerdo. las heridas nos hacen quien somos, y son parte de nosotros, pero que cicatricen no significa que vayan a estar para siempre ahi, para asustarnos y recordarnos que las cosas pueden salir mal. pero claro, todo depende de si quieres vivir mirando la cicatriz o no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque no la mires, sabes que está ahí, marcada en tu cuerpo

      Eliminar
  5. La comparación con la cicatriz es la clave. Yo jamás he creído eso de que el tiempo lo cura todo o eso de que un clavo saca a otro clavo. Todo se acumula en nuestro interior. Es imposible olvidar algo que ha sido importante para ti aunque ya no esté.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  6. Las peores cicatrices son aquellas que no se ven. Esas son las q más escuecen aún después de muuucho tiempo. Porque como bien dices el tiempo ayuda, te hablo desde la experiencia, porque a mí me ha ayudado, pero no cura. Yo era partidaria de q el tiempo lo cura todo, sabiduría popular, pero ahora sé q no. Puede hacer que algo mejore (en el mejor de los casos) pero no puede borrar las heridas, ni los recuerdos.

    ResponderEliminar
  7. Yo pienso que el tiempo sí cierra las heridas y convierte estas en cicatrices pero no por ello debemos pensar que son agua pasada y olvidarnos de ellas, las cicatrices definen quienes somos y esa parte de nuestro pasado de alguna forma nos hace ser como somos en el presente.

    ResponderEliminar
  8. no siempre una cicatriz significa miedo, si no todo un aprendizaje sin más, de todo se sale, si uno mismo quiere....

    ;)

    ResponderEliminar
  9. Rescato la siguiente frase:

    "El tiempo no hace que algo que está desordenado se vuelva a ordenar. El tiempo, como mucho, te proporciona la perspectiva de la lejanía, convierte un dolor vivo en un dolor latente."

    El tiempo por sí mismo no puede ordenar. No puede curar. Pero puede aliviar algo nuestra carga para que volvamos a intentarlo. Y si uno ve que repite los mismos patrones, intentar cambiarlos.

    Es como el chiste en el que un hombre le pide a Dios todos los días que le toque la lotería, y al final se le aparece Dios y le dice que está bien, pero que compre el décimo por lo menos.

    ResponderEliminar
  10. Yo solo tengo clara una cosa: el tiempo no cura nada si nosotros no ponemos de nuestra parte!

    ResponderEliminar
  11. El tiempo puede enseñarte a vivir con la herida, pero ¿Curar? Eso es un mito. Somos nosotros los que tenemos que plantar cara, los que tenemos que remendar ese asunto pendiente. El tiempo hará que parezca tan lejano que ya no duele, pero el remordimiento sigue ahí.

    <3

    ResponderEliminar
  12. Estoy completamente de acuerdo. Se puede llegar a curar una herida, con el tiempo, pero la cicatriz se queda marcada siempre.
    Aún así, creo que con el tiempo llega a no parecerte tan duro lo que pasaste, no digo que veas esa cicatriz y pienses que no fue tan mala, pero llegas a restarle importancia y queda como algo vivido.
    Un besín <3

    ResponderEliminar
  13. todo va de la situación menos probable a las mas probable, pura entropía, eso es el tiempo
    El tiempo se devora a si mismo, Saturno se come a su hijo

    ResponderEliminar
  14. Es triste.. pero estoy de acuerdo...

    ResponderEliminar
  15. El tiempo no lo cura todo porque hay heridas que ni llegan a cerrarse nunca, pero se aprender a vivir con ellas...se convierte en compañeros de viaje, para bien o para mal...

    ResponderEliminar
  16. Muy cierto, aunque tenemos que acostumbrarnos a vivir con nuestras cicatrices o como bien dicen con nuestras valijas que cada uno traemos cargando :)

    ResponderEliminar
  17. Cicatrices que nos regalan, que no pedimos, visibles e invisibles, sean propiciadas por uno mismo siempre serán un recordatorio... pueden presumirse como marca de guerra que no mató y que vives para contarlo o simplemente cicatrices que se deben esconder para evitar las preguntas. Hay cosas que solo uno tiene la respuesta de como llegaron ahí, lo odioso es cuando no sabes porque y ni a ti misma puedes respondertelo.
    Es un gran tema, es triste pero son cosas que a todo ser humano por mas positivo que sean les ha pasado, solo ue cada quien lo toma como mejor le vaya...
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. No puede ser más acertado ese post. Lo del tiempo es una pantomima que nos sirve para no enfrentarnos al problema, intentar olvidarlo es inútil. Nuestro trayecto vital es una sucesión de batallas ganadas o perdidas que irremediablemente nos dejan heridas y cicatrices. Si no las tuviéramos, ¿para qué hubiese merecido la pena vivir?

    Nos leemos.

    ResponderEliminar