27 de marzo de 2013

Soy una hipócrita.


Incluso yo, que proclamo llevar la sinceridad por bandera, que detesto los eufemismos, que me quejo de  los rodeos y la palabrería. Incluso yo, que me enfado por lo que no se dice claro, que hago oídos sordos a las verdades a medias. Incluso yo he utilizado demasiadas veces más de una vez cada una de esas excusas. Me he sentido mal al leerlas y reconocerme. Me he sentido cobarde y mentira. Y acto seguido me he auto-compadecido, pensando que no es para tanto. Que seguramente todo el mundo las haya usado alguna vez. Que de vez en cuando está bien guardar los puñales. Que siempre hay términos medios entre las caricias y los golpes bajos. Que quizás a nadie le guste escuchar un "no eres lo suficientemente interesante"o "no eres atractivo" (frases que, sin duda, sé decir si no queda más remedio, si no me queda más remedio). Pero todo el mundo no soy yo. Y todo el mundo no piensa que los eufemismos son absurdos porque, cuando alguien los escucha, entiende lo que esconden y la verdad duele más incluso cuando no es pronunciada en voz alta. Que no son para causar menos dolor, sino para sentirnos menos mal nosotros mismos. Un eufemismo es un disfraz y un disfraz es de cobardes. Y después, justo después, me he dado cuenta de que más de una vez se me ha acusado de utilizar las palabras como espadas. De saber hundir a los demás con miradas. Yo ya no sé qué es mejor. Y no hablo de mejor para mi, hablo de mejor en general. Si la verdad sin condimento o las mentiras a medias. Probablemente todos sepáis encontrar el punto medio. El equilibrio exacto entre doler y engañar. Sin lugar a dudas yo no lo consigo. O no se me entiende o soy destructiva. Tendré que callarme. Hablar es demasiado complicado (a veces, sólo a veces). 



25 comentarios:

  1. Hay gente que necesita las mentiras -decirlas, que se las digan y/o creérselas- para seguir adelante.

    ps: me encanta esa página, ya lo sabes, y nunca he dicho una de esas, la verdad -pero sí otras dos-.
    muá, bonita.

    ResponderEliminar
  2. Incluso tu que eres humana como el resto...pues no esta malejo el comic, tiene su gracia.
    Es mejor decir la verdad aunque duela, todo iría mejor, ahora va el emplearlo siempre.


    AnónimoR.

    ResponderEliminar
  3. Bueno...a veces para no ofender hay que decir alguna mentira piadosa. Otras veces, esas mentiras piadosas son las que ofenden.

    (así que mejor optar por la verdad)

    ResponderEliminar
  4. Tenía pensado escribir sobre este tema, en versión masculina obviamente, dentro de poco. Yo soy partidario de las mentiras piadosas, pero como todo si lo haces de manera chapucera pues... mejor di la verdad, pero hay formas y formas de decir la verdad también. Con tacto todo es mucho mejor, no comulgo mucho con opción de "con la verdad por delante", porque realmente suele ser con la bordería por delante, a fin de cuentas todos mentimos (en mayor o menor medida). Menudo coñazo acabo de soltar, lo que quiero decir es que si no se optan por las mentiras piadosas, de decir la verdad siempre mejor con tacto, o cuando menos procurar hacerlo de esta manera (hay que ponerse en el lugar de la otra persona, a no ser que haya sido una desgraciada contigo, que entonces vía libre).

    Me encanta moderna de pueblo, y para colmo es calcada a una tía con la que me enrolle hace un par de años en el independence.

    Pd: C. es por Constantino (es el tema en el que estoy trabajando).

    ResponderEliminar
  5. Yo solo he dejado por falta de amor, a una persona en mi vida (al padre de mis hijos) y fue bastante traumático, sinceramente. Espero que no me toque volver a hacerlo nunca más... eso sí, le dije la verdad, que no le quería como pareja. ¿Para qué andar con rodeos, si luego todo (o casi todo) se sabe?

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. pues yo pienso que la verdad esta sobrevalorada, si tienes la oportunidad de camuflar la realidad para hacerla mas bonita, o mas fácil y llevadera ya sea para ti mismo o para los demas por que no hacerlo? facilita las cosas, pero vamos, tampoco te fíes mucho que yo soy un cínico convenido : P

    solia leer las viñetas de moderna de pueblo en el jueves, estaban bastante bien, pero hace tiempo que las quitaron, esa imagen sera del libro nuevo supongo, que tal esta?

    ResponderEliminar
  7. Todo el mundo miente (en mayor o menor medida) o dicen la verdad a medias.

    Ya no existe la honestidad, la sinceridad y las personas como tu y como yo.

    Pd: moderna de pueblo :p

    ResponderEliminar
  8. Esas mentiras piadosas a veces acaban convertiéndose en puñales afilados, cuando la persona a la que le estás soltando la mentirijilla sabe lo que se oculta tras ella, aparte de que esas frases hechas ya la gente las conoce y sabe que estás acudiendo a un tópico para mandarlos a la porra.

    Dicen que la verdad duele, pero yo creo que una verdad a tiempo sienta mejor que una serie de mentiras, porque cuando las mentiras se descubren el sentimiento de frustración al descubrir ese engaño es mucho peor que el daño que en su día pudiera causar la verdad. Todos mentimos, algunos más que otros, porque la verdad cuesta, pero tengo comprobado que acaba siendo más agradecida.

    Moderna de Pueblo me sonaba de un reportaje que leí de ella hace un par de años, de cuando sacó otro libro de viñetas con otra chica y la he vuelto a ver en los medios estos días presentando su nuevo libro. Por lo que he visto de su obra en Internet se ve que le gusta poner en solfa a los hipsters y trata con ironía las relaciones humanas, habrá que seguirle la pista

    ResponderEliminar
  9. Puedo hablar desde las dos partes. Las medias tintas sólo son válidas para la persona q las emplea. El q las recibe se queda q no sabe por donde le viene el aire. Al menos así me he sentido yo. Lo mejor es una explicación clara para que pueda entenderse qué ocurre. Es más difícil, pero a la vez, la sensación que queda después es más satisfactoria.
    Yo soy partidaria de una verdad plena y bien construida. Las cosas claras y el chocolate espeso.

    ResponderEliminar
  10. Lo único que puedo decir es que me he sentido muy tú leyendo esta entrada. Al final, en algún punto de nuestra vida, todos adornamos un poquito la realidad... quién sabe para qué. Yo odio las mentiras, odio que me mientan. Cuando voy borracha y alguien me dice algo que ni de coña es verdad grito muy enfadada ¡¡¡¡QUE NO ME MIENTAS!!!! así, como anécdota. Pero supongo que el mundo sin mentiras sería demasiado duro.

    ResponderEliminar
  11. Yo no lo he conseguido... tampoco, si encontramos el modo, nos lo contamos :P
    Besos abisales

    ResponderEliminar
  12. Lo ideal, para todo, es el equilibrio. Al menos eres sincera, pero yo en tu lugar pensaría las cosas antes de decirlas dos veces, te lo digo porque yo soy de esas personas demasiado sensibles que le pueden herir con cualquier comentario. No adonarlo, si no decir las cosas con tacto. No es un "hoy tengo que hacer mil trabajos, mañana tengo que cuidar al hijo que no tengo, pasado tengo que hacer la colada y después me mudo a Hong Kong", tampoco un "no eres atractivo" -a mí eso me hundiría- si no cuestión de "No eres mi tipo", no estás engañando y tampoco haciendo excesivo daño.

    Y una vez hablado del excesivo daño, he de remarcar que el problema de las verdades/mentiras a medias es el que ilusionas a otra persona o otra persona se cree lo que no es. Eso es una de las peores cosas, porque por no decir lo que piensas, acabas entrando en un bucle sin sentido que algún día explotará y, con él, toda la mierda.

    Y es que las verdades siempre salen a la luz.

    Y perdona el tochazo, es que me he emocionado, jajajaja.

    Un abrazo enorme, C.

    ResponderEliminar
  13. Pues yo creo que no puedes ir por el mundo cuidando las verdades para no herir las susceptibilidades de cada uno!! Si, es verdad que hay maneras para decirlas, pero sean adornadas o en directo, si duelen pues... Le van a doler por mas de que le cuides la entonación.
    No sé, prefiero la verdad, aunque cueste pronunciarla o aunque cueste escucharla y aceptarla...

    ResponderEliminar
  14. :)
    https://www.youtube.com/watch?v=ZGiU1IGmp4Q

    ResponderEliminar
  15. Hola!! Acabamos de encontrar tu blog y te seguimos desde ahora! :D Ojalá que también te guste nuestro espacio!! Un abrazo fuerte! :)
    www.melodiasporescrito.com

    ResponderEliminar
  16. Las verdades nos hacen sentir bien y también mal, incluso ofenden. El engaño lo descarto, no me gusta, aunque algunas veces lo haya utilizado (teniendo hijos hay que tener mano izquierda con lo que se cuenta). Las verdades a medias son las que mejor entiendo. Claro que, tomando una parte de la verdad y decirla, sólo la mitad, eso es verdad, callándo la otra mitad. Todo depende de en qué situación y persona te encuentres, no es lo mismo un amigo que la dependienta de la frutería, algún familiar o una persona desconocida.

    Mi opinión, saludos

    ResponderEliminar
  17. Se trata de tratar de evitar dolores innecesarios, no de mentir.

    ResponderEliminar
  18. Igual, ¿Quien nunca dijo eso, no? Te ahorras mas problemas que diciendo "No me interesas". De todas formas también somos sinceras, porque estamos diciendo que no. Aunque, a decir verdad, todas esas frases que llegamos a decir ya son tan comunes para decir "No quiero estar con vos" que es lo mismo. Hice un re lio, ¿No? Jajaja. Un beso :)

    ResponderEliminar
  19. Todos hemos sido hipócritas más veces de las que quisiéramos. Te sigo desde hoy :)

    ResponderEliminar
  20. acabo de encontrar tu blog...y me encanta!!!
    quieres que nos sigamos una a la otra???
    te espero en mi blog!!!
    http://fashioncloset12.blogspot.com.es/
    un besazoo xoxo

    ResponderEliminar
  21. Karma, todo se paga ... en vida.
    XD Las hemos usado, las hemos sufrido... :D

    Y asi es el juego de la vida. XD

    ResponderEliminar
  22. Las verdades a medias y las mentiras para mi hacen el mismo daño, prefiero mil veces la sinceridad aunque duela. Sí algo me caracteriza es que jamás callo y x decir verdades me gano problemas. No nací para hipócrita jeje

    ResponderEliminar
  23. Creo que muchos tienden a usar esta manera para poder "camuflar", si es que es la palabra correcta, la verdad de nuestras palabras. A algunos les resulta fácil, bien; a otros les resulta difícil por el simple hecho de que luego se arrepienten, bien; ¿pero quienes critican luego? Todos, ¿porque? Por que nadie es capaz de asimilar esa simple realidad o de re descubrir las palabras ocultas en una simple frase. Pero son las cosas de esta vida, aunque opino que vale hacer esto, o directamente decir la verdad, porque así, a mi parecer, las cosas serian mas sencillas...

    ResponderEliminar
  24. B. ahora me han dado curiosidad esas dos.



    Ric, odio ser humana como el resto. Y sí, pero el problema está en dónde está la linea que separa una mentira de una verdad educada.




    Paula, lo complicado es saber en qué tipo de vez estas.



    Nao, sí, creo que el problema está en encontrar el punto exacto entre la sutileza y que no te entiendan. Y es un problema porque cada persona es un mundo. ¿En el inde? ¿Sueles salir por ahí? PD. Cris, incluso Cristina es mucho más bonito que Constantino (y ahora resulta que tú te llamarás así y habré cometido un gran fail. PD2. Admiro profundamente a los que hacen carreras como la tuya.





    Tequila, bueno, yo me refería a rechaazos de todo tipo, no solo a dejarlo con una pareja. Pero sí, en un caso como el tuyo además de más complicado es diferente.




    Little Holden, ¿Ves? Cada uno pensáis una cosa diferente. Sí, es del libro nuevo, a mi me gustó mucho, aunque creo que más el primero.



    Michin, no creo que en realidad seas (ni yo sea) tan diferente a la mayoría de la gente.




    Garcigomez, a mi moderna de pueblo me suele hacer mucha gracia, me gusta mucho. En cuanto a las mentiras, pues, es que es muy difícil. Tampoco es mentir, sino no soltar borderías, o no ser excesivamente desagradable con otra persona si puedes enviar el mismo mensaje, o conseguir los mismos resultados sin serlo. Lo que pasa que como sucede en tantos otros ámbitos, a veces es complicado encontrar donde está el equilibrio.



    Ojizarka, una verdad sin disfraz pero que no ofenda, sí.



    Laura Colored, tu última frase me ha hecho pensar. Me ha parecido triste, pero creo que en el fondo tienes razón.




    Abismo, vale, apuntado queda.



    llenand0 vacios, sí, justo ese es el problema. Ser demasiado sincero puede ser malo, o muy malo, sobre todo para personas que tienen facilidad para sentirse mal. Pero después hay otro grupo de personas que tienen una facilidad enorme para ilusionarse, y en todo lo que no sean radicalismos, van a encontrar un clavo ardiendo al que aferrarse. Al final es como, por ejemplo, la dureza o presión que meta un entrenador deportivo. Para la gente que ya se autoflagela a sí misma en un día malo, es malo más presión aún, porque te hace sentir muy mal, pero si eres de los que al mínimo halago te sientes dios, que no te presionen te perjudicará negativamente.,




    bull, creo que en mi caso, para conmigo, también prefiero eso. El problema es que las personas no vienen con manual de instrucciones, y no solemos saber qué prefiere a quien tenemos que mentir o no mentir.




    María, no he visto el vídeo entero, pero no sé muy bien a qué viene en esta entrada.




    hana, estoy de acuerdo con que depende de la situación.





    Magali, pero a veces para eso hay que mentir. Ya dicen que la verdad duele.




    Shalott, si, todos hemos sido así alguna vez. Lo que no sé es si merece la pena.




    Cartoncita rosa, bienvenida pues.





    eider, bienvenida.





    Angel Guardian, maybe.




    Seo, probablemente. Pero creo que todos hemos sido poco sinceros alguna vez. Si por ejemplo estas en una discoteca y te intenta entrar un tío que no te parece absolutamente atractivo, cuyo estilo no te gusta y que encima tiene pinta de ser poco interesante no creo que le digas que piensas todo eso.



    Dulcinea, sí, yo también creo que la verdad hace que las cosas sean más fáciles.


    Melodías por escrito, bienvenidos pues.















    ResponderEliminar