14 de marzo de 2013

Me sé la teoría de memoria.

Sé qué se supone que debo hacer. Por donde se empieza a terminar. Y llevarla a la práctica no sería tan complicado si no fuera más que cuestión de acción. Tan sencillo como escribir un libro lleno de palabras bonitas. Uno de esos libros que hablan de lo maravillosa que es la vida y de la inutilidad del sufrimiento. Llevarla a la práctica estaría a mi alcance si pudiera prescindir de los sentimientos. Apagar el interruptor que hace que todo duela. Cerrar la trampilla por la que se escapan todos los miedos. 
Pero escuece. Y lo peor es que ya me he acostumbrado. Que no me lo imagino de otra manera. Que ni siquiera sé si quiero imaginármelo. Demasiado duro, demasiado difícil. Entiéndelo. Entiende que cada vez que veo las cicatrices pienso que en cualquier momento pueden volver a sangrar. Que a veces el vértigo es tan grande que me tiro antes de caer con tal de no sentirlo. Con tal de no sentir(me).


24 comentarios:

  1. Pues yo creo que eso puede venir un poco por propia inducción, de pensar que eso no va a salir bien de ninguna manera porque algo lo estropeará. Y entonces es casi seguro que salga mal y nos digamos "ya lo sabía yo".

    A veces nos instalamos en el dolor de una forma incluso masoquista, en cierto modo nos hace sentirnos cómodos, es una especie de viejo amigo al que volver. Y ese es el error.

    El sufrimiento existe y está en casi todas (por no decir todas) las parcelas de la vida, pero de nosotros depende darle más importancia o tratar de pasar por encima

    ResponderEliminar
  2. Tan grandioso como siempre Cé. El ser humano por naturaleza es muy cobarde, y cuando sabemos que podemos sufrir nos hundimos nosotros solos. Daríamos cualquier cosa por no sentir dolor, incluso cualquier otro sentimiento.

    ResponderEliminar
  3. Gran verdad, se conoce el riesgo, se sabe lo que debe o lo que toca, aún así nos metemos en el fango o por el camino erróneo... o quizá no.
    No tenemos remedio.

    ResponderEliminar
  4. Creo que siempre acabamos por acostumbrarnos a ese dolor que nos escuece el alma. Y no debería ser así :/

    Besos agridulces

    ResponderEliminar
  5. Demasiado cercano a mi realidad actual. Yo también me sé la teoría, repito las palabras en mi cabeza como una lección bien aprendida, pero llevarla a la práctica es lo que más cuesta de todo, y para eso no hay instrucciones. Cada uno tiene su modo, tú hallarás el tuyo y yo también. Algún día...

    ResponderEliminar
  6. Hermoso y triste a la vez. Hay que salir de esa costumbre para ver un cambio favorable, sé fuerte :) Me encanta tu blog, te sigo.

    misstitched.blogspot.com

    S-

    ResponderEliminar
  7. Es muy bonito lo que escribes.. a veces tenemos que desprendernos de los sentimientos para que todo funcione y exista el éxito
    Muchas gracias por pasarte por mi blog http://lalocadelosbuhos.blogspot.com.es/ tengo nueva entrada y te espero ! :) Un beso ^^

    ResponderEliminar
  8. Bueno..sin los sentimientos todo sería muy aburrido ¿no crees?
    Y todo lo que dependa de ellos se puede solucionar.
    (a propósito de mi entrada: ¿ves como hay que quererse un poco a uno mismo para ser capaz de seguir adelante? Hacer frente a esos sentimientos sólo es posible con TU propia ayuda)

    ResponderEliminar
  9. Siempre he creido que era más fácil darle al botón de apagar en cuestión de sentimientos, que una palabra mal dicha siempre sabe como clavarse en el sitio que más duele...
    Pero volver a activar ese botón y volver a sentir es todo más complicado. Ni tú eres la misma, ni seguramente lo que sientas a partir de ahora tampoco lo sea. :)

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Disculpa que haya eliminado pero cometí un error garrafal. Decía que si te quedas en la costumbre o cambias, en ambas circunstancias sacrificas algo. Si cambias es dejar parte de ti misma para andar ligera nuevamente, pero nuestras memorias aunque duelan tambien se aman... Si no modificas tu presente, probablemente te estés perdiendo de ser una renovada version de tí ... Está estigmatizado eso de la costumbre, puesto que a muchas personas les va, por practicidad y por ser funcional. No creo que ninguna de las dos opciones sea buena o mala, es cuestion de prioridades. Yo prefiero sentir aunque no sean siempre cosas lindas a no sentir nada... No sentir nada da miedo... No lo sé, es solo un punto de vista.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  12. Esto de las emociones es como el fútbol: te da grandes alegrías, pero también grandes disgutos... pero yo no podría vivir sin

    (me encanta la foto!)

    ResponderEliminar
  13. No creo que te guste estar toda tu vida acostumbrándote a este tipo de situaciones...

    ResponderEliminar
  14. Brutal.

    "Cerrar la trampilla por la que se escapan todos los miedos.
    Pero escuece. Y lo peor es que ya me he acostumbrado.

    Entiéndelo. Entiende que cada vez que veo las cicatrices pienso que en cualquier momento pueden volver a sangrar. Que a veces el vértigo es tan grande que me tiro antes de caer con tal de no sentirlo. Con tal de no sentir(me)."

    Todos nos sabemos la teoría, pero lo mejor de todo es que seguimos prácticas distintas.

    ResponderEliminar
  15. Encontré tu blog hace poco y ya me he leído más de la mitad de tus entradas, estoy enganchada a lo que escribes, así que por favor no dejes de hacerlo, por mucho que lo hayas prometido en entradas anteriores.
    Un beso !

    www.vamosafumarnos-la-ciudad.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quedo con que escuece y como nos acostumbramos a ello. Y con las cicatrices, las habrá que sangren y las habrá que formen parte de nuestra piel sin recordar cómo o cuándo nos las hicimos.

      Eliminar
  16. El dolor es aquel reto a vencer para dar el siguiente paso.....
    No es de valientes lograr dar ese paso, es tan solo cuestión de supervivencia.

    ResponderEliminar
  17. Me agarras en un período de crisis y me has hecho identificarme tanto con lo que has escrito, que incluso ha llegado a doler el hecho de leerme en tus palabras.

    Espero que estés mejor.

    ResponderEliminar
  18. Y yo como no te seguía aun? el texto me ha hecho sentirme identificada, es precioso, que puedo decir...tu blog esta muy bien!!!

    besos!

    ResponderEliminar
  19. Hay momentos en los que me gustaría tener ese interruptor. Qué difícil

    ResponderEliminar
  20. garcigomez, yo creo que al sufrimiento hay que darle importancia, como a tantas otras cosas, porque la tiene. Y negársela no va a hacer que deje de tenerla. Estoy de acuerdo en que a veces las cosas nos salen mal porque estamos convencidos de que no nos van a salir bien, pero también a veces ese convencimiento tiene su base, su por qué. Y no es entonces tanto una cuestión psicológica como estadística.


    La chica de los chicles, es fácil hundirse cuando ni siquiera sabes si quieres mantenerte a flote.



    Sergio Ds, maldita humanidad tan imperfecta.



    Melodías agridulces, las cosas casi nunca son como deberían ser.




    Ojizarka, con lo bien que se me daba a mi aplicar la teoría a la práctica en los problemas de física :/.




    Shalott, bienvenida :)




    Firenze B., bienvenida a ti también. Luego me paso por tu blog :)




    Paula, sí, sí, tienes razón. Yo a lo que me refería en el comentario era a que quererse a uno mismo no está relacionado con que te quieran los demás. Lógicamente no sentir nada sería aburrido, pero apagar ciertos dolores no estaría mal de vez en cuando.





    LuzdeLuna, apagar los sentimientos al completo es peligroso. Yo sólo quiero apagarlos en determinados ámbitos.




    Bull, creo que me he explicado mal. Yo tampoco hablaba de no sentir absolutamente nada, y estoy de acuerdo en que da miedo. Pero cuando tienes que hacer algo que te destroza sería bueno poder no sentir. Para poder hacerlo sin romperte, ejecutarlo como un autómata.




    dEsoRdeN, curiosa comparación. La verdad es que nunca se me habría ocurrido XD. (Gracias :D:D).




    Michin, si no se puede evitar, habrá que acostumbrarse.





    Sarah Gonzalez, quizás aprendamos algún día.






    Elena, oh, un halago. No, fue solo una parada temporal y bastante breve. No creo que deje de bloggear por el momento.





    Sibisse, yo creo que cuando el corte es lo suficientemente profundo como para dejar una cicatriz es imposible olvidar cómo te la hiciste. Es imposible incluso mirarla sin recordar lo que sentiste en ese mismo instante.





    Angel Guardian, me ha gustado la última frase. Lo peor es que la vida puede doler. Y entonces no importa que seas valiente o cobarde, ni siquiera que sobrevivas.




    Rita Agustina, ojalá escribamos sólo cosas bonitas y nos identifiquemos mucho.



    Ainoa, bienvenida :D




    Leire, como en The Vampire Diaries. Ojalá.




    ResponderEliminar
  21. Descubrir este blog es un alivio al ver pensamientos y sentimientos reflejados en palabras de esta forma tan precisa. Y si, ojalá fuera como en The Vampire Diaries... te seguiré leyendo ;)

    ResponderEliminar
  22. TODO en la vida tiene su metáfora futbolística. Ya te enseñaré más... ;D

    ResponderEliminar
  23. la vida sin manual de instrucciones... de cabeza al abismo y a la belleza
    me gustó...mucho

    ResponderEliminar