11 de marzo de 2013

"Cuando no entiendes algo puedes hacer que signifique cualquier cosa"

Sé que dije que no escribiría, que no quería compartirme. Pero es que a mi las palabras por dentro me ahogan, y a estas alturas ya ha quedado claro que no me faltan virtudes pero me sobran defectos. Soy incapaz de reprimir un impulso y soy demasiado egoísta, sobre todo en lo emocional. Pero es que si no pienso en mi, ¿de qué me sirve pensar en los demás? Y créeme. Me he preguntado muchísimas veces por qué no podía salvar a todo el mundo. "Porque entonces te ahogas tú, así de simple. Y aún quedarán personas a las que no hayas podido dar la mano. Porque cuando salvas a alguien tienes que elegir a quien salvar".  La impotencia me asfixia. Pero a veces es necesario tomar el camino fácil. Bastante tiene cada uno con su propio dolor como para dejar que el dolor ajeno escueza. No podemos salvar a todo el mundo porque a veces todo lo que tenemos son palabras y gestos, y nadie aprende que el fuego quema sin haberse quemado. Cuando era pequeña imaginaba que las cosas serían mucho más sencillas. Me preguntaban qué quería ser de mayor y contestaba que quería ser importante. "- ¿Importante? ¿Ingeniera?" - decía mi padre. - "¿Bailarina?"- mi abuela. "- ¿Abogada? ¿Enfermera?" - mi madre. "- No, no. Importante" decía yo. Y la gente me miraba como se mira a alguien que tiene muchos pájaros en la cabeza, cosa de la edad. Pero es que de verdad yo pensaba que podía cambiar el mundo (y aún a veces lo sigo pensando, pero bajito, que no quiero ser ingenuidad). No me importaba el cómo, sólo el qué. No sabía aún que para llegar a cualquier destino es necesario conocer la ruta que se ha de seguir. Pero es que para encontrar una ruta también hay que saber a que lugar quieres llegar, y a mi siempre me faltan mapas, brújulas y sobre todo, un destino. "Las ganas no sirven de nada guardadas en una botella". Pero es que buscar sin saber qué esperas encontrar es agotador.
"- Pide un deseo. 
- Ya está. 
- ¿Qué has pedido?
- Si te lo digo no se hará realidad. 
- Si se hace realidad dejará de ser un deseo"
Pues también es verdad. Además, yo no creo en los deseos. Porque siempre pensaba lo mismo cuando soplaba las velas del pastel de cumpleaños, y nunca lo decía pero jamás se cumplía. Me gustaría tener las cosas claras. O al menos, por no pecar de egoísmo esta vez, por no pedir más de la cuenta, poder entrar un día en la cabeza de alguien que esté ordenado. Para saber qué se siente, porque sin duda debe de ser muy diferente a lo que siento yo. Si supiera a donde ir dejaría de correr sin ningún destino para volver al mismo sitio de siempre, siempre al mismo sitio. Igual debería haber cerrado los oídos hace mucho, cuando aún era capaz de pensar sin escuchar el ruido del exterior. Porque llegado el momento cada uno te dice una cosa diferente, todo es contradictorio y yo ya no distingo mi voz. Ni siquiera sé cuáles fueron mis ideas desde el principio, de qué me han convencido y qué sueños me han robado. "Haz las cosas que te den miedo", "Intenta no hacer lo que no te guste", "Debes aprender a encontrar placer incluso en aquello que odias, pues es un reto conseguir ejecutarlo a la perfección". Ni siquiera sé si es mejor entender las cosas o no hacerlo, qué parte de cada acto es valentía y cuál cobardía, cuándo es el miedo el que provoca la indecisión. Sabía cómo ser feliz y me dijeron que estaba mal, que tenía que cambiarlo. Que me estaba destruyendo a mi misma. Y decidí caminar y llegué a un punto en el que ya no podía ser feliz como antes, pero tampoco de otra manera. Y me quedé perdida en medio de la nada, y nadie vino a salvarme aunque pensé que lo harían, y cuando llegaron no quise darles la mano porque tenía miedo de que me hiciera daño, porque nunca sabes si el roce te va a dar alergia y llegados a ese punto ya había decidido no arriesgar. Pero uno nunca puede regresar a un lugar que ya ha sido quemado y así me quedé, sin saber a donde ir y sin fiarme de nada. Sin fiarme de nadie. Monstruos invisibles. Caos. Hace poco leí que ya no quedan héroes. En la vida real los monstruos vencen. Me pregunto si es verdad. Me lo pregunto a mi porque sé que si lo pregunto en voz alta me dirán lo que quiero oír. Y lo que quiero oír es justo lo que prefiero que nadie me diga.

15 comentarios:

  1. Me alegra ver que tu ausencia ha durado poco, ya se te echaba de menos... Es sano compartir palabras y emociones ;)

    Pau Vallvé... Su padre fue mi maestro de plástica durante 9 años!

    Un abrazo fuerte desde Barcelona :)

    ResponderEliminar
  2. Me siento identificada. Yo cuando soplaba un "ángel" pedía siempre algo que no sólo me incumbía a mi. Y ya lo digo, porque mi etapa de ingenuidad pasó hace un tiempo y aunque me gusta pensarlo en bajito sé que no puede hacerse realidad sin ahogarme yo misma, como tú dices...

    ResponderEliminar
  3. No se puede salvar a todo el mundo porque es muy muy dificil. Piensa por ejemplo en los mendigos de las calles, en que si das dinero a uno de ellos hay muchos más a los que no das. Y todos herimos y hacemos daño, a veces sin saberlo.

    Hay días en los que quizá nos gustaría mandar todo y a todos a la porra, porque nada ni nadie nos satsiface pero es inevitable que volvamos por el camino. Ya ves por ejemplo, que tu has sentido necesidad de volver a contar cosas, porque cuando se tienen ciertas inclinaciones no todo es tan fácil como apagar un interruptor

    ResponderEliminar
  4. Pues yo te veo un orden en todo este caos...
    Será que mi mundo no es tan distinto al tuyo.

    Pero no estás perdida, es sólo que hay mucho mundo dentro de tí.

    ;)

    ResponderEliminar
  5. Dijiste que no escribirías y me alegro de hagas lo que viene a gana :)
    es un placer tenerte...
    Una vez leí en mis inicios blogueros una frase de uno que decía "no pretendo salvar a nadie, me basta con salvarme a mi misma..." y es así... porque solo con la fuerza de uno puedes empujar a los demás...

    A mí también me dijeron como tenía que ser feliz, como debía ser mi vida en un momento determinado y fueron tres años devastadores... nunca más...solo yo se como ser feliz y sólo tú sabes como ser feliz

    toma rollo de comentario... pero es que hace mucho que no te pongo uno y lo echaba de menos jajjaaja

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  6. Yo ahora estoy en un punto en el que primero intento pensar en mí, porque es lo que hacen las personas. Así q primero sálvate a ti misma, porque nadie lo hará... Somos nosotros los que tenemos nuestras soluciones

    ResponderEliminar
  7. Yo también quería ser importante. El principio de la entrada me ha hecho pensar mucho en mí, luego ya te has alejado un poco. En el fondo, creo que nos parecemos mucho.

    ResponderEliminar
  8. Aunque es una entrada frustrante, es bella... Mientras leía sentía esa sensación de ahogo...
    Esa cualidad de proteger nunca la pierdas, es un don del cual muchos padecen y a ti parece sobrarte...

    ResponderEliminar
  9. Bueno, lo que me ha dejado en claro la entrada y varios de los comentarios, es que definitivamente... somos muchos los perdidos y ahogados en silencio (y no tanto). Creo que es cosa de la epoca del año... del siglo o de la vida. ¿Como ser feliz? Es raro, pero no he tenido una idea clara de mi "plan" o similar. Los deseos, bueno eso es otro tema... simplemente me gusta creer que se cumplen (a largo plazo). Y lo de salvar a todos, sonara algo ¿cruel? pero soy demasiado realista, y el mundo es demasiado para salir en su (completo) socorro. *Si apenas me salvo de mis propios pensamientos*
    No tengo palabras para aconsejar. Lo unico que sé es que la vida no trae GPS.
    Uff, que comentario más largo.
    En fin, un beso.

    ResponderEliminar
  10. JOAN, me encanta esa canción :)


    J.Vela, yo nunca era capaz de que se fueran todos los "pétalos" de los ángeles.



    Juan Antonio, gracias :)



    garcigomez, eso de los mendigos lo he pensado muchas veces.




    Michin, pues será con tu punto de vista.



    Abismo, me ha gustado tu comentario porque yo también los echaba de menos.




    Ojizarka, ojalá las cosas fueran más sencillas. Pero tienes toda la razón.




    Laura Colored, ¿y ya no lo quieres? Sí, yo también lo creo.




    bull, no sé si es bonito transmitir sensación de ahogo :)



    Luna Violeta, es fácil perderse, pero es necesario para encontrarse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que si es bueno transmitir la sensación de ahogo puesto que en estos momentos de mi vida me siento muy bien, agusto, y, resulta que al leerte me haces sentir eso?? escribir y hacer sentir a los que te leemos tus vivencias y emociones a travez de las letras... No lo sé... Yo lo considero así... Será que es porque lo escribes muy bien... =D

      Eliminar
  11. Me ha hecho mucha gracia lo de que de pequeña querías ser 'importante' :) Eso era tener las ideas claras, aunque fueran indefinidas. Yo no querría ni por asomo una cabeza ordenada, aunque admito que el caos es agotador

    PD: todavía no había escuchado a Pau Vallvé, pero esta canción me ha encantado (y me recuerda a otra, que no consigo recordar cuál es. Qué rabia!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiado agotador. Ser importante tiene que estar bien, sobre todo porque significa serlo por algo.
      Yo tampoco he escuchado más que esa canción, pero la pusieron el otro día en Polseres vermelles y lo primero que hice post-capítulo fue buscarla :)

      Eliminar
  12. ¿Ha te animastes a jugar de nuevo? , ves la importancia del drama en nuestras vidas!!
    Aunque hay momentos donde preferimos escapar al silencio, terminamos odiandolo, volviendo una y otra vez a este caos que llamamos vida (tu reencarnación bloguera XD).

    ¿A que grado, cosas que creemos insginificantes pero que hacemos cambian el mundo? , tan solo la intencionalidad es una fuerte herramienta para descubrir que somos heroes anonimos donde el vacio busca ser llenado por algun tipo de sentimiento que nos inspire a seguir vivos.

    La felicidad son pequeños momentos, que van formando ese camino que quizas nos sea esquivo cuando nos enfocamos en llegar a un deseo especifico, sin admirar el paisaje del tiempo que nos lleva a alcanzarlo. ¡¡PIENSALO!!

    ResponderEliminar