19 de marzo de 2013

Como si olvidar mereciera la pena.

Habláis de los sentimientos como si se pudieran controlar. Como si pudiéramos coger el dolor, meterlo en una cajita y esconderlo donde nunca podamos encontrarlo. Como si olvidar fuera sencillo, como si mereciera la pena. Como si bloquearlo todo fuera la mejor de las opciones.
Lo he pensado muchas veces. Que ojalá me extirpase las partes que me hacían daño. Que ojalá pudiera arrancar los cristales que me arañaban el corazón, el estómago, el cerebro. Que ojalá pudiera olvidar qué era el sufrimiento para no sentirlo, para no sentirme. Olvidar todo lo que no me gusta, olvidar todas las lágrimas y la mayoría de las noches. Estar bien con todo aquello, con todo esto. Pero no. Ya no creo que merezca la pena. Hay demasiadas cosas que no podemos controlar y lo mejor es diseñarse a uno mismo para que el odio no desemboque en autodestrucción. Porque el respeto se exige, pero el cariño se gana, y un consejo que incluye la palabra falsedad como algo positivo definitivamente no puede ser bueno.



Aclaración a mi anterior post (y a todos los que vengan): Probablemente muchas veces escriba de cosas que no me gustan. Se debe, sobre todo, a que no me gusta hacer lo que no me gusta o lo que no siento. Eso no significa que piense que el mundo es un lugar horrible, o que sólo existe el dolor. Es sólo que a veces, sobre las cosas buenas no es necesario reflexionar (y digo a veces, porque de vez en cuando está muy bien escribir azúcar y muchas cosas bonitas). Pero si algo no soporto es que me digan lo que tengo que hacer. Sobre todo cuando lo que se supone que tengo que hacer es cerrar los ojos. Pienso que una de las cosas que hacen que el mundo no funcione bien es eso. Que creemos que es necesario no mirar las cosas malas y lo que es peor: que ver lo malo implica necesariamente dejar de ver lo bueno. El dolor existe y no querer verlo es engañarse a uno mismo. Y a mi no me gustan los engaños. Y no pienso sonreír sin ganas, porque sonreír sin ganas es la cosa más triste del mundo.

20 comentarios:

  1. Odio el dolor cuando lo siento, pero me quedo antes con él que con el no poder sentir absolutamente nada. Eso sí es horrible.

    ResponderEliminar
  2. Es así. Pero es el momento, después pasa, todo pasa. Al rato puede que tengas un rato de felicidad que no vas a querer que termine nunca. Así es la vida, pero vale la pena!

    Qué buen tema de los Foooo, ya me caés re bien! jaja

    Nos leemos! Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Creo que nadie olvida las cosas que le pasan y las cosas que le hacen daño, de hecho muchas veces esos daños causan ciertos comportamientos que se producen y se repiten años después. Imagino que simplemente se pasa página para no estar todo el día revolcándose en el lodo del dolor, porque hay cosas que duelen y no pueden olvidarse, pero no por dolerse más se aliviará la cosa, si acaso al contrario.

    Y digo esto como si fuera una especie de maestro zen que sabe controlar lo que siente en todo momento y no es así, porque muchas veces estoy que me quiero morir, pero trato de recordar como he salido de esas ocasiones y las cosas buenas que vinieron tras los palos.

    De lo que dices me quedo con esta parte "Hay demasiadas cosas que no podemos controlar y lo mejor es diseñarse a uno mismo para que el odio no desemboque en autodestrucción. Porque el respeto se exige, pero el cariño se gana", porque creo que es una gran verdad

    ResponderEliminar
  4. Deshacernos del dolor lleva tiempo, y es algo que deseamos no sentir muchas de las veces porque nos ahoga, nos oprime, y finalmente nos envenena, pero qué haríamos sin él? Nos enseña que hacer daño, nos daña, que algunas cosas no nos las merecemos, que debemos alzar la cabeza, que le ganaremos la batalla, que seremos más fuertes.
    Podemos escondernos, pero algún día la luz nos alcanzará, y nos abrasará al principio, pero luego, gracias a ese dolor, sentirás lo que es sentir lo contrario.

    Y referente al segundo texto, soy de las que no pueden fingir sonrisas, y mira que sonrío mucho, pero cuando no es no, y se nota, pero prefiero ser sincera conmigo misma, a los que no me conocen no les debo nada, tan sólo respeto.
    Y sí, existe lo malo, hay que verlo, para afrontarlo.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Pues lo que tendrías que hacer... Vale, no sigo por ahí, que ya sé cuánto te encanta esa expresión. Efectivamente, no sonrías sin ganas porque eso no tiene valor. Pero habrá que conseguir que sonrías con ganas, ¿no te parece?

    ResponderEliminar
  6. Has lo te nazca de dentro sin pensar si es bueno o malo. Si te nace es pq lo sientes, y entonces será bien.

    ResponderEliminar
  7. Bufff, me ha encantado, poco puedo decir!

    ResponderEliminar
  8. El texto y la aclaración me han gustado mucho. Creo que debes escribir lo que se te venga en gana, si les gusta bueno sino pues tambien, pues lo que estamos aqui pasandonos por tu blog es porque nos gusta... Hay infinidad.de temas, incluso si son ficcion... Lo inportante es lo que nos haga sentir... Tu lo logras, enhorabuena!! ;)

    ResponderEliminar
  9. Muchísimas cosas en la vida son incontrolables, les ponemos un nombre, un número para asegurarnos que están dentro de unas fronteras controlables, pero no, mucas veces no lo están, y si te digo la verdad me encantaría controlar algunas de ellas, porque hay cosas que al igual que te producen felicidad parece que se dan la vuelta y es todo lo contrario!

    ResponderEliminar
  10. "sonreír sin ganas es la cosa más triste del mundo"

    Verdad de las grandes, tremenda reflexión!

    Un beso fuerte dsd Barcelona :)

    ResponderEliminar
  11. Es totalmente cierto eso que dices de que hay ciertas cosas que no podemos controlar. Los sentimientos en cuanto les pisas el freno, parece que aceleran, y otra vez, no hay quien los pare.

    Escribe y no borres. Lo que quieras, lo que sientas, aunque te parezca la cosa con menos sentido del mundo. Siempre habrá alguien que más o menos se identifique.

    Besitos bonica :)

    ResponderEliminar
  12. Que reivindicativa. No tengo mucho que contradecirte en esta entrada, es obvio que los sentimientos no se pueden controlar pero si que es cierto que se pueden apaciguar en cierta medida, o mas bien..dejar de pensar, pero dudo que eso sea posible para ti.

    AnónimoR.

    He vuelto baby muahaha

    ResponderEliminar
  13. Mas de acuerdo no podria estar, que buena entrada
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Iconerre, completamente de acuerdo.


    Ceci, bienvenida. Y sí, es un temazo :D




    garcigomez, tú mismo lo has dicho. Cuando algo te duele se adhiere a ti, y de eso ya no te vas a desprender nunca, por mucho que niegues que ha pasado lo que paso. El problema es que la gente siempre te dice que tienes que olvidar, y no creo que se pueda pero si se pudiera, tampoco querría. Creo.



    Sarah, es necesario sentir dolor para apreciar el placer. Yo también sonrío bastante. Pero cuando no tengo ganas me jode que me digan que tengo que hacerlo.




    Juan, cuando tengo que sonreír sonrío, y creo que lo sabes, que me has visto sonreír más de una vez. Pero no siempre apetece, de hecho diría que es imposible que apetezca siempre.




    Michin, no estoy del todo de acuerdo con esa frase. Y mira que yo soy muy de actuar por impulsos, pero a veces uno tiene que pensar en los daños colaterales. Lo siento mucho, pero eso de "si lo sientes será bien" como consejo suena precioso, pero no es realista.




    Ainoa, gracias.



    Ala_Strange, bienvenid@. Supongo que el tiempo ayuda a todo, pero también se pierde, se gasta y no se puede recuperar. No me gusta el tiempo.





    Bull, no es tanto cuestión de gustar como de dar una imagen equivocada. Que guste o no sinceramente me la suda un poco, pero dar una imagen equivocada es en parte engañar, y no es algo que quiera.




    Sonia :), yo creo que los nombres existen muchas veces para dar esa sensación de control. Y es una mierda.





    Joan, gracias. Besis pues para ti desde Madrid :)



    María Isabel, ¿Ya no tienes blog? Lo he buscado por todas partes pero no lo he encontrado.




    Ric, Re-bienvenido. Has perdido la costumbre en eso de llevarme la contraria. Pero yo sigo entrenada: quizás apaciguarlos no sirva de nada.





    TheWickedNightmae, gracias, saludos.

    ResponderEliminar
  15. Uno sonrie cuando quiere y cuando puede... no se puede evitar fases de dolor, solo hay que tener claro que son pasajeras...

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  16. Hay momentos en los q desearía poder controlar mis sentimientos, como todos alguna vez imagino. Especialmente cnd me da por echar de menos a quien no debo o cnd se me pasa por la cabeza q aún podría hasta sentir algo bonito...

    ResponderEliminar
  17. El tiempo es quien amortigua esos recuerdos que como el mismo tiempo se niegan a partir.
    Hoy y ahora, que el pasado fue tan solo de lo que se hizo y se dejo de hacer. Tienes razon es dificil olvidar.

    ResponderEliminar
  18. Olvidar es imposible, te lo dice una con supermemoria :(. Hay QUE asumir y seguir

    ResponderEliminar