24 de febrero de 2013

Cuando C. tiene que tomar una decisión importante no lo piensa demasiado y se lanza a la piscina sin preocuparse de si hay agua o no. Sin embargo, para las decisiones poco trascendentales C. elabora planes mentales y cambia de opinión siete veces y media.
Hay días en los que a C. le gustaría desaparecer. No quiere dormir, le da pereza respirar, le asusta el frío y siente miedo. Esos días en los que está realmente triste observa carreteras.
A C. le gustan todas aquellas cosas que no le pegan en absoluto. Le dan la capacidad de sorprender.
Detesta por encima de casi todas las cosas en el mundo ilusionarse, pero a veces, aunque sepa que algo no va a suceder, en el fondo desea equivocarse y tiene la esperanza de que suceda.
C. colecciona calcetines de las personas con las que mantiene relaciones físico-sexual-sentimentales. Para saber si alguien le importa se pone sus calcetines y deja volar sus (no)sentimientos.
A veces C. escucha canciones en bucle hasta que se cansa y no vuelve a escucharlas nunca más. A veces a C. le pasa un poco lo mismo con otras cosas de la vida cotidiana.
C. tiene miedo a las cosas sencillas. De alguna manera se siente cómoda cuando las cosas son complejas.
Alguien dijo una vez: "cuando te acostumbras no es para tanto". Esa frase se le quedó grabada. Como si sus historias estuvieran destinadas a terminar casi antes de empezar.
C. es competitiva, pero sus competiciones favoritas son aquellas que desarrolla contra si misma: sólo así puede ser todo lo buena que puede llegar a ser.
Le encantan los columpios, pero le dan miedo los toboganes. Cuando era pequeña siempre olvidaba apoyar las piernas al llegar al suelo.
C. adora "El mundo de Leeland", pero es incapaz de contener las lágrimas al llegar al final.
Las fotos favoritas de C. son aquellas en las que no se le ve la cara. A poder ser en blanco y negro.


(Hoy es uno de esos días en que le encantaría encontrar una explicación para su falta de ganas. Quizás se deba a que siguen existiendo sus miedos de siempre. Quizás simplemente al frío. Quizás al dolor de cabeza. Quizás no exista una razón concreta y simplemente sea un día en blanco y negro...)

23 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Quizás esos sentimientos estén apagados

    ResponderEliminar
  3. ¿Y por qué tienen que ser malos los días en blanco y negro? Anda que no esconde belleza esa bicromía de contrastes... Dile de mi parte a C. que hace cosas interesantes y que no tiene por qué acostumbrarse a lo que no quiera acostumbrarse.

    ResponderEliminar
  4. Eres muy adorable, Cé.

    P.S. Lo de "por el amor de un dios" era una exclamación para manifestar lo intensa y completa que había sido tu semana. ;)

    ResponderEliminar
  5. Quizá estás haciendo de algo sencillo, complejo. Otra vez más.

    (A B. le gustar descubrir cosas nuevas de C.)

    ResponderEliminar
  6. Simplemente: me gusta. Eres mi personaje de "ficción" favorito en estos momentos.

    ResponderEliminar
  7. Lo de los calcetines me ha matado, pero sin duda, lo que me ha tocado el corazón, ha sido el toque de (no)color.
    Te dejo mi huella desde http://hazbrillaratusonrisa.blogspot.com/
    M.

    ResponderEliminar
  8. Yo tb he tenido un día de esos sin ganas, de hecho ha sido un fin de semana q ha dejado bastante q desear.
    Es maravilloso q seas competitiva cntg misma, sólo así nos superamos. Y para ser competitivo con uno mismo, hay q tener mucha fuerza.
    Mis fotos favoritas son esas q no te das cuenta de cnd te las hacen :)

    ResponderEliminar
  9. Ce puede escribir en la persona que le de la gana porque lo hace estupendamente...
    Hoy paseando por bloggerland tenemos todos un día en blanco y negro... a mi me encantan las fotos así también... pero las ganas cuando me encierro en casa deben de quedarse pegadas a las paredes.. :P

    Venga beso colorido

    ResponderEliminar
  10. Me he sentido muy identificada en muchas cosas que dices. Es como si me estuvieras describiendo a mí.
    C. transmite mucho. Transmite más de lo que cree. Y por eso, a mí me encanta el blog de C.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. C. es única, y de eso no cabe la menor duda.

    ResponderEliminar
  12. Me ha parecido curioso lo de los calcetines, tuve una vez una novia que le gustaba ponerse mis calzoncillos... Cada uno tiene sus cosas supongo.

    ResponderEliminar
  13. La del mundo de Leland es una de las que hizo Gosling antes de "El diario de Noa", de sus inicios, de la época de "The believer". Pues esa la conocía pero no la he visto, hablan bien de ella, habrá que ponerla en la lista de "próximamente".

    Comparto lo de mirar carreteras, que a mí me relaja mucho y me ayuda a poner la mente en blanco cuando quiero dejar de pensar, es curioso como me da paz ese ruido de los coches pasando a toda mecha. Y lo de escuchar canciones o hacer cosas muchas veces hasta que me canso también me pasa. De pequeño me volvían loco las consolas y los videojuegos y me podía pasar horas jugando. Un día me cansé y apenas he vuelto a tocar un videojuego, ni ganas.

    Creo que eso pasa a veces también con las personas que tratamos, que pasan de ser muy importantes a no ser nada, pero eso ya da para una reflexión más amplia. Me ha venido viendo "Blue Valentine", que te recomiendo, también con Gosling

    ResponderEliminar
  14. Lo de los calcetines me ha recordado a este post que escribiste http://caosdesentimientos.blogspot.com.es/2013/02/aun.html
    Adoro tus entradas, creo que se trata de una tradición (sobretodo de los lunes) para hacer más llevadera la semana.

    PD: Muchas veces yo también prefiero lo difícil a lo fácil (en la mayoría de ocasiones, para ser más exactos), y tal vez sea porque, sino, pierde la gracia.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  15. A mí también me relaja bastante lo de mirar carreteras, o simplemente mirar cómo se mueven las nubes, como a C, como a ti. Y aunque eso de ilusionarme a veces también lo "odio" porque veo venir las cosas y, como a C, "aunque sepa que algo no va a suceder, en el fondo desea equivocarse y tiene la esperanza de que suceda", me ilusiono. (Y luego probablemente venga la hostia, pero bueno, me levanto).

    PD: Ante esa frase "cuando te acostumbras no es para tanto", hay un gran abismo. Es como si todo dejase de tener un poco de sentido cuando se pronuncia.

    Un saludo desde http://retales-de-mis-noches-de-insomnio.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  16. Me siento totalmente identificada con la frase de la competitividad. Has dado muchísimo en el clavo ahí.

    Besos^^

    ResponderEliminar
  17. Precioso post, con letras que también en blancoynegro hacen un retrato perfecto de esta tal C. Me encanta tu manera de escribir...

    En todo caso, gracias por pasar siempre por el Taller y comentar!

    Un beso fuerte y GRANDE!!

    ResponderEliminar
  18. Muy buen relato escribes genial!!!!
    Tu blog es genial, ya te sigo!!!!! Te dejo el link del ,mio pásate si quieres, me haría mucha ilusión que me siguieras http://laoctavanotaparatodos.blogspot.com.es
    Un beso desde La Octava Nota!

    ResponderEliminar
  19. Creo que nunca podré decir que puedo acostumbrarme a algo, por mucho que lo intente. Es como dar cosas por hecho y no pienso que alguien escriba nuestra historia por nosotros :)

    ResponderEliminar
  20. C. es una persona increible. Y yo personalmente... no suelo acostumbrar a las cosas por mucho tiempo que pase.

    ResponderEliminar
  21. Monocromatica o no, Cé es alegria para mi cada día al leer sus entradas. Solo puedo recordarte tu tatuaje... coraje... Mucho coraje e instrospeccion... Es el momento apto para escribir.
    =*

    ResponderEliminar
  22. Luis Alvarez, aunque has borrado el comentario lo he leído, así que aprovecho para contestarte que si lo he interpretado bien, dabas a entender algo así como que debería dar más a las personas de lo que les doy. Y me pregunto: ¿En qué te basas? (Yo no te envío bendiciones porque no creo en esas cosas, pero que te vaya bien).



    Michin, no lo creo.




    Juan, soy yo la que termina convirtiéndose en costumbre. El blanco y negro son bonitos, pero sólo esporádicamente.




    Juan Antonio, gracias pues ;)



    B. me ha hecho gracia el "otra vez más". Es que he estudiado un grado sobre ello.



    Bastet, me habían llegado a llamar cliché, pero personaje de ficción nunca ;)



    Mária, :)



    Ojizarka, a mi las imprevistas me gustan sobre todo en momentos felices. Pero a poder ser, que no se me vea mucho la cara. Pues vaya rollo eso de los fines de semana malos. Felicidad para ti :)



    Abismo, a ver si viene algun pintor y lo colorea todo.




    llenand0vacios, me alegro de que te guste leerme :)




    Sergio, :)




    Nao, ¿tus calzoncillos? Dios, eso es un poco más raro. Nunca me he puesto calzoncillos. Lo de los calcetines es un poco más común: noche, te quitas las medias, tienes frío en los pies y por la mañana no te apetece quitártelos porque tienes taaaaaanto frío que...




    garcigomez, a mi siempre se me han dado fatal los videojuegos. La verdad es que no le cojo el punto al diario de Noa, no me gusta. Sí, ya le había echado un ojo a Blue valentine, si en algún momento tengo tiempo y ganas iré a verla :)




    Yellowprincess, cuando echas de menos los calcetines duelen.




    Marisa, cuando hay nubes y tienen formas también me gusta mirarlas. Pero para eso suele tener que ser verano. Ahora el cielo está feo y contemplar las nubes no es tan agradable. Ser un poco ilusa tiene su parte buena, pero de ilusa o ingenua a idiota hay un paso. Tendremos que esforzarnos por no traspasar la delgada línea. Esa frase me da miedo. Yo no quiero cosas que dejen de tener sentido.




    J.Vela, me alegro :)




    Joan, gracias :)




    Bella Swan, bienvenida, aunque yo me voy por un tiempo. Pero si cuando vuelva sigues por aquí, bienvenida.




    LuzdeLuna, yo tampoco creo que nadie escriba nuestra historia, pero el factor costumbre es uno de mis mayores temores.





    Lied, C. sólo es increíble con personas como Lied, con las que las cosas no pueden ser de otra manera.




    Bull, gracias...

    ResponderEliminar
  23. Cuando "C" escribe en tercera persona logra describir mejor su genialidad sin peligro de escucharse pretenciosa ;-)

    ResponderEliminar