1 de febrero de 2013

Ciérrate.

Me pregunto, ¿A dónde van todas esas preguntas que nadie contesta? ¿Las explicaciones no dadas? ¿La mitad de las verdades a medias? ¿Existen con exactitud, o son tan solo trocitos de realiad entre váho y nubes de confusión?
Me hubiese gustado poder volver atrás y cerrar capítulos. La gente avanza con mucha facilidad dejando puertas abiertas. No me gustan las puertas abiertas. No dejan de ser lugares a los que uno siempre puede volver.

 
(Y yo seguía teniendo la absurda costumbre de pensar que todo aquello que no entendía había sido irreal)

21 comentarios:

  1. Lo que más me ha gustado de la entrada es que hayas reconocido que es absurda esa forma de pensar tuya. Te quiero (y por mucho que cambiaran las cosas sería real).

    ResponderEliminar
  2. Las explicaciones no dadas, las preguntas que nadie contesta, las verdades a medias... pueden hacer dos cosas: o morir dentro de ti o matarte poco a poco. Tú decides qué hacer con esa incertidumbre, con esos "quise y no pude". No dejes que el pasado te atormente, C. Sólo mira hacia adelante, hacia adelante, hacia adelante... Es del único modo del que podrás avanzar.
    Besos mil.


    M.

    ResponderEliminar
  3. Me pasa lo mismo que a tí, muchas veces me paro a pensar si habria alguna posibilidad de volver atrás. Ojala, hubiera alguna forma...

    ResponderEliminar
  4. Volver si, mas no quedarse... podemos pasar de refil, es genial, pero el presente siempre será mucho mejor y más cuando hay sueños o metas que son futuros cercanos.

    ResponderEliminar
  5. Al Olvido, o a ese hueco de nuestra mente que de vez en cuando se pasa a saludar, a recordarnos lo que nunca dijimos o lo que nunca nos dijeron.

    ResponderEliminar
  6. Es imposible abrirse paso hacia adelante cuando constantemente te preguntas ¿qué pasó que no me di cuenta de...? Si encima esperas respuestas, explicaciones, algo, entonces las cadenas se hinchan y el camino se vuelve aún más embarrado.
    Pero no creo que alguien de quien emanan sentimientos tan increíbles pueda quedarse atrás... :)

    Beso

    ResponderEliminar
  7. Me hiciste pensar.. quizás es necesario que esas puertas sigan abiertas, también puede que esas preguntas no necesiten respuestas..no todo se resuelve en la vida, pero también es cierto que para todo hay respuestas y soluciones..Y no es para nada absurda para nada tu forma de pensar, como alguien que comentó arriba, porque todo es parte de tu necesidad, de tu búsqueda, y todo es irreal, por tal motivo se vuelve real :) ....Me pasa que siempre que "seudo" filosofeo,siempre llegue a la conclusión de que todo depende de uno en la vida..de que es necesario vivir de todo..soy pésimo filosofo, lo sé XD..pero sabes, siempre me tranquiliza el saber que las cosas siempre tienen una razón, aunque no una explicación..
    Y si se puede 3, se puede 100 veces..
    bendiciones...

    ResponderEliminar
  8. Esas puertas son, cuando menos, inquietantes.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Me encantó la reflexión, sobre todo el final.

    Es muy cierto. Al dejar puertas abiertas, siempre corremos el riesgo de volver a entrar en ellas.

    Me encanta tu blog! Te sigo.

    Te espero en mi mundo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado la entrada. Cuanta verdad. Pienso igual que tú.

    ResponderEliminar
  11. Antes pensaba que siempre se cerraban las puertas sin que yo pudiese decidir si quería que se cerrasen o no. En el fondo no me gustaba que eso pasara.
    Después de un tiempo me di cuenta que las puertas abiertas tientan. Y no es una buena tentación. No es muy lógico dejar las puertas abiertas si no las vamos a volver a cruzar, a mi parecer me gusta que permanezcan cerradas, a veces no tengo suficiente voluntad para hacer como si no estuviesen.

    Me ha gustado :) Como siempre que te leo

    ResponderEliminar
  12. Me dan mucha envidia las personas que son capaces de avanzar tan rápido, sin importar a quién dejan atrás ni cómo lo dejan...

    ResponderEliminar
  13. C. Son preguntas difíciles de responder, incluso con el paso de los años. Creo que puede ser cuestión de azar que muchos crean que pueden ser respondidas y otros, como yo, que la vida, para avanzar en ella has de obviar esas preguntas que te planteas…por desgracia. Creo que ha de existir una justicia universal por la que todas las preguntas vitales han de ser contestadas, aquellas que necesitas imperiosamente. Pero en demasiadas ocasiones he sentido que interesa no responderlas por miedo a un supuesto daño, pero creo que daña más no contestar la pregunta, incluso no hacerla por miedo a la respuesta, que eso es ya otro cantar. Las explicaciones no dadas son parte de esa montaña de frustración, melancolía y tristeza esporádica –puede que por eso algunos estamos tristes los domingos-. Estoy de acuerdo en que la gente avanza con facilidad sin cerrar puertas pero te hago yo a ti una pregunta Cé, ¿qué pasa si tú estás esperando a cerrar un capítulo pero la otra persona, la única forma en que tiene para cerrarlo es la omisión de una respuesta cuando lo que realmente necesitas es hablar diáfanamente? En serio, ¿cómo se vive esperando una respuesta durante años? ¿Te conviertes en la mujer del Muelle de San Blas? Igual, se me ocurre ahora, que puedes tener dos opciones, intentar seguir en la vida resignándote a que esa puerta siga sin cerrarse y la herida ahí, o estar fustigado, deprimido y obstinado esperando algo que, al menos en mi mundo, nunca llegará. Te lo digo en serio: OJALÁ todas las puertas se cerraran, al menos en mi vida, entonces no te estaría escribiendo de esta manera, no estaría hablando la experiencia de esos vendavales de pasados que entran por la maldita puerta abierta. Y bueno, en mi particular creo que me ha costado avanzar, he avanzado, pero te puedo asegurar, te puedo asegurar por lo más sagrado que ni muchísimo menos ha sido fácil. No lo ha sido. Para nada lo ha sido, créeme. Pero por el contrario, las personas de las que hablo, tengo la sensación –no la certeza-, de que les ha resultado muy sencillo pasara a otra cosa sin haber cerrado nada, ya que parece que el silencio es el mejor remedio, cuando en verdad el silencio, es, sin duda, el peor de los castigos.

    Un sincero abrazo y de verdad espero que esa crisis sólo te sirva para encontrarte con una Cé más vigorosa, maravillosa y serena.

    ResponderEliminar
  14. Esas preguntas y esas puertas tienen mucho que ver. Ambas permanecen abiertas hasta que una se da cuenta de que lo mejor es cerrarlas y que no pase por ellas la corriente de aire que a veces nos lleva a rastras hacia lugares inóspitos...

    ResponderEliminar
  15. yo dejo puertas abiertas cuando no quiero cerrarlas pero no me atrevo a entrar en ellas. no se que te pasa pero espero que se te pase pronto. corro el riesgo de que te metas conmigo pero todo es mucho mejor cuando tu sonries. muchos besos guapa.

    ResponderEliminar
  16. Espero que algún día puedas obtener todas las respuestas que buscas.

    Todo en esta vida tiene su por qué.

    ResponderEliminar
  17. Y yo si dejo una puerta abierta no puedo seguir hacia delante, demasiado proteccionista la verdad, pero tengo que tener todo perfectamente ordenado y no sé porque tengo esa manía.

    ResponderEliminar
  18. Yo me pregunto a donde van todas las oportunidades que perdimos por no cerrar esas puertas. O por no dejarlas abiertas.

    ResponderEliminar
  19. No sé... siempre las prefiero a las cerradas para siempre...
    Cada cual cuenta siempre su verdad, a veces somos incapaces de completarlas... somos así

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  20. A., que no cambien. Por favor.


    M., no es necesario que te atormente para que te importe. Ni que te mate para que te haga daño. No creo que uno decida. De todas formas, de entre las dos opciones que propones, creo que cualquiera tendría claro cuál escoger. Gracias.



    Núria, yo no volvería atrás. De ninguna manera. Sólo me gustaría haber obtenido más respuestas. Nada más.



    Bull, sí. Exactamente a eso me refería.


    Oxy, ¿cómo que al olvido, si no se olvida?



    Tonetxo, avanzar dejando pedazos tras de ti. Eso es lo peor.


    Luis Alvarez, yo necesito encontrar explicación a todo.


    Jose Antonio, pues no me gusta lo, cuanto menos, inquietante.


    Ceci, Yamara, gracias (y bienvenida).


    LuzdeLuna, no es lógico, no. Pero, por desgracia, no todo en la vida es lógica (y digo por desgracia porque, al menos, de esa manera podríamos ordenarlo y entenderlo todo).



    Ojizarka, cuando uno no conoce las respuestas, es lógico avanzar quedándose callado.


    Bastet, no sé olvidar. Gracias por el comentario/Reflexión. Tengo que leerlo con más calma, cuando esté más despierta.


    J. Vela, el problema es cuando para responder a las preguntas necesitas que alguien a quien no entiendes te responda. Entonces solo te queda admitir dejar las cosas así.


    Alex, eso es cobardía. Creo que todos deberíamos ser valientes, bien para entrar, bien para cerrar algo. Lo contrario es prolongar una situación embarazosa indefinidamente. Y sí. Ha sido un comentario cursi, pero me ha hecho sonreír.



    Michin, espero poder aceptar algún día no tener esas respuestas. Responderlas es más complicado.



    Sonia :), quizás sea una manía buena.



    Laura Right, las oportunidades no existen. Sólo son conceptos.



    Abismo, ¿puede una persona tener 50 verdades diferentes?

    ResponderEliminar
  21. Cuando dejamos ciclos sin cerrar en nuestras vidas, tendemos a volver a enfrentarlos y en ocasiones con más miedo pues por algo dejamos que el silencio aplastara esas preguntas que nunca nadie respondió.

    No eres solo tu quien hubiese deseado volver atrás, pero nuestra concepción del tiempo nos atrapa impidiendo cumplir con nuestro deseo.

    Esta en tus manos encontrar la respuesta para vencer la epistemología del tiempo y lograr cerrar estas puertas dolorosamente traviesas que se nos quedan abiertas en el afán de nuestras historias.

    ResponderEliminar