20 de febrero de 2013

Big noises scare big monsters, remember?

Y entonces grité. Grité como si mi voz me estuviera ahogando. Como si cada decibelio provocase el desgarro de algo en mi interior. Grité como si necesitara sacarlo todo fuera. Grité tanto que quedé reducida a la mitad. Escuchaba esos susurros en mi cabeza diciéndome que tenía que seguir intentándolo. Que no debía rendirme. Que aún me quedaban fuerzas. Hasta que no fui capaz de emitir sonido alguno. Entonces abrí los ojos y los monstruos seguían estando ahí.
- No puedes gritar sola, ¿recuerdas?
Pero ya era demasiado tarde. Quizás tendría que haber pedido ayuda cuando podía hacerlo. Cuando podía hacerme entender. Cuando me podían oír.


(Había avanzado suficientes pasos y aún así sentía que estaba a miles de kilómetros de distancia)
(Mi version más crítpica echaba de menos salir a la luz)

18 comentarios:

  1. ¿Y por qué cuando gritaste nadie salió a tu auxilio? ¿Tan deshumanizados nos estamos volviendo?

    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  2. En momentos donde la realidad se confunde con las pesadillas, lo unico que me despierta es el ahogo de la angustia... y alzar mi voz en esos momentos nunca fue una opción porque me enseñaron a callar mi dolor y no demostrar miedo.

    Quizas un día explote y conquiste ese grito de ayuda, que hasta ahora se aferra a mi silencio.

    "Cé" angustiante relato, aun despierta siguen esos mounstruos allí. Esas batallas que debemos dar aunque las espectativas de ganar no sean buenas.

    ResponderEliminar
  3. Aunque debemos aprender a valernos por nosotros mismos, a veces es necesaria una ayuda extra. El apoyo de alguien externo que nos dé la fuerza de seguir o nos aporte la claridad de ver la posibilidad en algo que nos parece imposible

    ResponderEliminar
  4. Cuando menos crees que pueden oirse tus gritos, siempre, siempre hay alguién que le llega el eco y aparece para salvarte...

    ResponderEliminar
  5. En ocasiones, gritar es lo único q nos queda.

    ResponderEliminar
  6. Gritar y quedarte con la mitad de los problemas ya es bastante, ahora te liberarás si a los que quedan les pones nombre, es la mejor manera de deshacerte de ellos.

    ResponderEliminar
  7. Llevo un rato ojeando varias de tus entradas y me encanta como escribes,te sigo.Y animo,a veces cuando no tienes nada que perder y ya no puedes más es el mejor momento para levantarse y cambiar todo.

    ResponderEliminar
  8. Otros salimos corriendo cuando los monstruos están cerca... gritar no es tan malo.

    ResponderEliminar
  9. A veces solo necesitas gritar con todas tus fuerzas lo que sientes para sentirte mejor....

    Me encanta tu blog (L)

    ResponderEliminar
  10. Un sueño? una metáfora? una necesidad? un dolor?...
    Bendiciones...

    ResponderEliminar
  11. Miralo por el lado positivo...gritar elimina adrenalina y ayuda a deshacerte de lo que no eres capaz de expresar.
    :)

    ResponderEliminar
  12. Un grito de vez en cuando sienta estupendamente, notas como todo lo malo se escapa y te invade una sensación de calma. Al menos en mi caso :)

    ResponderEliminar
  13. Gritar en silencio es esa especie de ahogo profundo...
    Agota y arrasa y sin embargo gritamos...

    Ahora con voz... :)

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  14. Que angustia...la foto, las palabras, el grito.

    ResponderEliminar
  15. Gritar... A veces es lo que necesitamos. Gritar aunque nadie nos esté escuchando.

    ResponderEliminar
  16. Incluso tu blog echaba de menos tu versión más "critpica".

    ResponderEliminar
  17. Pedalier, creo que no gritaba lo suficientemente fuerte.


    Angel Guardian, en este caso no estaba confundiendo absolutamente nada. Se puede cerrar los ojos para no ver sin tener intención de quedarte dormido. M está bien, ha decidido cerrar el blog una temporada :) pero sigues teniéndola por twitter (@SrtaDis).



    garcigomez, tienes razón.


    Pio, seguramente suceda.



    Carlos, mejor gritar que quedarse callado.



    SergioDs, yo odio los nombres. Quizás ese sea mi problema.



    Rous, bienvenida :) me alegro que te guste.



    Michin, si corres al menos haces ejercicio ;)



    Patricia, bienvenida :)


    Luis Alvarez, dolor. Metáforas.


    Paula, mejor eso que nada.


    Ojizarka, sí.



    Abismo, habrá que probar.


    AtaqueEscampe, angustia. Eso es.



    Lied, no sé si merece la pena gritar si no se hace ruido.



    A., somos una, ella y yo.

    ResponderEliminar
  18. Me encanta el hecho de que hayas puesto "Grité tanto que quedé reducida a la mitad." Realmente, cuando uno grita sucede esto, siempre dejamos ir lo que queremos fuera en gritos y llantos...

    ResponderEliminar