3 de diciembre de 2012

Pongamos todas las cartas sobre la mesa.

Pongamos todas las cartas sobre la mesa. Te diré entonces que no sé hasta dónde puedo llegar por ti, pero me gustaría intentar llegar todo lo lejos que pudiese. Que estoy harta de esperar momentos que nunca llegan, que no se trata del momento, ni de las circunstancias: se trata de las ganas, esas que me sobran, esas que ojalá nunca te faltasen. Que no puedo reprimir más sentimientos, ni disfrazarme más: que me matan, que reviento. Que no quiero quedarme aquí, que estoy en mitad de la calle y me van a atropellar. Que ya he sido demasiado paciente y que tanta impulsividad contenida va a hacer que me rompa en mil pedazos y que mis trozos se separen tanto en la explosión que pierda cualquier posibilidad de (re)construcción. Si es que algún día pude tener alguna forma concreta. A veces siento que sólo eres letras, que sólo eres ilusiones. Disfrazo toda la intensidad que escondo en mi interior de irrealidad para que así sea más fácil. O te dejo en stand by mientras vas acabando con toda mi energía. Yo sólo quiero materializarte indefinidamente, para que pueda ser consciente de que eres algo más que un sueño de esos que se esfuman los domingos a media tarde. Apostar a todo o a nada, porque nadie me hace sentir tan capaz como tú. Y acojónate. Y huye. E intenta borrar mis huellas dactilares de tu espalda, intenta olvidarme si quieres. O finge que me estoy equivocando, que nunca he sentido nada en realidad. Pero mentalizate de que quizás algún día un "hasta nunca" terminará con todos los "para siempre".


(Y todas las mentiras serán de verdad. Y cuando te quiera buscar no sabré dónde estás, y cuando me quieras seguir no sabrás dónde ir. Y recordaré, y recordarás, que contigo lloré dos veces: la primera porque no quería quererte y la segunda porque no me importaba lo que sucediera, te seguiría queriendo)

17 comentarios:

  1. Nunca a sido lo mio colocar todas las cartas sobre la mesa, siempre guardo un as bajo la manga porque la magia esta en sorprender cuando lo das todo por hecho.

    Ganar ó perder no tiene sentido, creo más en dar sin esperar ^_^ Ten una bonita semana llena de sorpresas “C“ .

    ResponderEliminar
  2. "Para siempre" nunca fue demasiado tiempo hasta que la eternidad se acaba...porque se acaba, aunque queramos aletargarlo, adormecerlo...se acaba.

    A veces reflejas en tus palabras pensamientos vehementes que se me pasan o que me han pasado. Y a veces, leyéndote, me pregunto si no me habré vuelto un poco de piedra o de hielo. Me encantaría poder reencarnar en palabras cierta dosis de pasión.

    ResponderEliminar
  3. Nunca me ha gustado pensar en el final hasta que es inevitable. Pensarlo antes de tiempo no evita que cuando llegue, duela. Por lo tanto me parece un pensamiento innecesario.

    ResponderEliminar
  4. me encanta la ultima parte!!! Escribes realmente lindo, no me cansaré de decirtelo

    ResponderEliminar
  5. La eternidad sólo existe en los números. Las cosas siempre acaban. Lo bueno, es que siempre surge algo nuevo. Muchos sugus azules :3

    ResponderEliminar
  6. Creo que nunca he sido la mejor poniendo las cartas sobre la mesa, pero en su momento lo intenté. Llegué a ese punto del que hablas, en que maté todos los "para siempre" con un nunca más.
    Y tal vez duela, sin embargo vale la pena.

    ResponderEliminar
  7. Solo se puede materializar lo que aún no ha tenido lugar, si es algo que se ha perdido ya se ha materializado como algo que no se va a recuperar. Y la reconstrucción siempre es posible, el mundo está lleno de gente a la que han hecho daño y que vuelve a regenerar eso que ya creía perdido para siempre

    ResponderEliminar
  8. Juguemos. Da igual que ganar no sea una certeza. El miedo no podrá con esta partida.

    ResponderEliminar
  9. es triste que tengas que llegar al hasta nunca, los finales siempre lo son, pero me encanta esa intensidad que trasmites y que trates de darlo todo y no lo des por perdido, no pierdas esa intensidad aunque duela, y aunque la otra persona no este a la altura de ella

    ResponderEliminar
  10. No guardes más energía en el cofre. Úsala y arrástralo contigo. Que estallar nunca fue bueno. Luego una se pasa días, semanas, meses ¡e incluso años! buscando cada minúsculo fragmento perdido en una explosión, en este caso, energético. Ahora me recuerdas a la petrusita encerrada. Brillante, viva y con ganas de moverse. Sal del bidón y muévelo.

    ResponderEliminar
  11. Muy bonito, me encanta cuando una persona va a por todas y no se queda quieto. lamentandose y lamiendose sus heridas. Un besazo.

    ResponderEliminar
  12. ¿Cuántas veces el haberse escondido las cartas ha provocado perder la partida?

    Casi es mejor lanzar un órdago y jugártelo a TODO o NADA.

    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  13. Atrévete a poner todas las cartas sobre la mesa, juega, inténtalo todo y verás como al fin conseguirás todas tus metas. :)

    ResponderEliminar
  14. Angel Guardian, a veces es necesario desnudarse. Decir lo que hay, compartirlo. Solo así se gana.


    Bastet, todo se recupera. Incluso la pasión. Cuando menos te lo esperes...


    Laura Colored, Love of lesbian dijeron que "tanto hablar del fin que ahora a penas duele". Aunque nunca he estado muy de acuerdo.


    La chica de los chicles, gracias :)


    H., se puede uno reinventar con las mismas piezas, supongo.


    Yellowprincess, si merece la pena, merecerá la pena.


    Juan, no sé cómo se le llama a eso, pero a mi también me gusta arriesgarme por algo que quiero. Hace que me sienta fuerte.





    garcigomez, buena reflexión, pero no iba por ahí.


    A., con las ganas se vence al miedo. No lo olvides. No lo olvidemos.


    sergiosw, la intensidad merece la pena. Lo había olvidado.


    Ikana, bonitas palabras :)


    Pedalier, I agree.


    Núria, esperemos.

    ResponderEliminar
  15. Cuando te abres, cuando arriesgas, cuando confías; te arriesgas a que te dañen, a que te quiten todo lo que tienes, a que te dejen caer.
    Creo que es un riesgo que no vale la pena correr. Aunque te equivoques. Al final aprendes a vivir con el dolor.


    M.

    ResponderEliminar
  16. Personas de esas que arriesgan todo por una persona y hasta conseguirla no paran, son, son... ¡Sin palabras!
    ¿Podré conseguirlo alguna vez? No creo. Hay muchas personas que no merecen esperarlas por ser simplemente como son.
    Gracias por pasarte tanto por mi blog. Me alegra que me escribas. El caso, espero volver a verte, lo he cambiado un poco. Espero que siga gustando. Un grato abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Tienes suerte de que exista algo así para ti

    AnónimoR.

    ResponderEliminar