7 de diciembre de 2012

Las cosas suceden así.

Para llevar a reparar un objeto hay que reconocer primero que está roto. Esta parece una afirmación obvia. Está claro que uno no se levanta por la mañana y dice: "No sé qué hacer. Voy a llevar la televisión al Corte Inglés, no vaya a ser que tenga algún cable roto por dentro y que, aunque funcione perfectamente, necesite ser arreglada". El problema es que puedes pasarte días sin encenderla y, cuando lo haces, descubres que no funciona y te preguntas: "¿Cuánto tiempo llevará así?" "¿Tendrá arreglo?". La psicología humana no funciona de manera tan diferente a una televisión.
Pongamos que un sujeto A tiene un problema B. Seguramente, sujeto A no querrá utilizar la palabra problema. Preferirá decir que tiene una preocupación (suena mucho más light). Nos justificamos a nosotros mismos de manera inconsciente. Tan inconsciente que no nos damos cuenta en absoluto de que nos estamos auto-engañando. Quizás tengamos un sistema aún no detectado que sirve para aislar el dolor. Como una especie de airbag de las emociones con un periodo de funcionamiento limitado. Y ese es el problema: los límites. Todo auto-engaño, justificación o auto-convencimiento de lo que sea termina. Se rompe. Siempre. La realidad suele irrumpir en nuestras cabezas - y maldita realidad, a veces - y para cuando la vemos, el problema B se habrá convertido en un problema B-elevado-a-C y, por lo tanto, mucho mayor. Y estaremos mucho más lejos, y nos sentiremos mucho más incapaces. Quizás hayamos incluso aprendido a convivir con el problema B-elevado-a-C tanto que forma una prolongación de nuestro cuerpo, quizás se haya hecho un hueco entre las costillas y el corazón. Probablemente nunca podamos deshacernos de él.
Yo no sé qué se hace en estos casos. Pero debajo de las tiritas las heridas también escuecen. Demasiado.


(Odio los días festivos. Odio más los días festivos si tengo trabajos, exámenes o cualquier equivalente)

23 comentarios:

  1. Tengo unos problemas que son B y a veces se elevan a C.
    Me gustó mucho el texto.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Cuanta razón!! Si, normalmente siempre pasa lo mismo, que nos intentamos aguantar el dolor como podemos pero a lo largo de los años yo he aprendido que lo mejor es hablarlo y contárselo a alguien de confianza, él/ella te ayudarán como superarlo y te aconsejaran. No dudes en hablar conmigo, siempre estaré dispuesta a escucharte. :)
    Y sí, yo también odio los días festivos si tengo trabajos y exámenes, como es el caso de estos días.

    ResponderEliminar
  3. Pues nada, si tenemos un problema B elevado a C lo único que hay que hacer es la raíz... y ya tá (?). No puedo aconsejarte, yo suelo convivir con mis problemas hasta que consigo deshacer el nudo.


    M.
    P.D: Yo hoy no he tenido fiesta... ¡no te quejes! u.u

    ResponderEliminar
  4. Yo soy de las que confiesa tener un problema (justo utilizo esta palabra) y tengo la "suerte" de que, cuando veo que lo necesito, reclamo ayuda a quién sea y por dónde sea.
    Lo que pienso a veces es que los problemas A nos los buscamos solas... y además, aparte de buscarlos tenemos ganas de encontrarlos. Existen chicas problemáticas (yo soy una de ellas.
    La solución empieza por no buscar el problema... pero si igualmente el problema llega, la solución es cortarlo de raíz.

    Besos, Grande!!

    ResponderEliminar
  5. A veces los problemas son problemas porque nosotros lo queremos así, como cuando se nos enredan los cables de los auriculares, y ahí esta el enredo permanentemente, a veces simplemente pq no le damos la suficiente importancia a este hecho...y lo dejamos tal cual, otras por no tener tiempo de pararnos a desenrollarlo, otras por pereza sin más, otras no nos sentimos capaces de conseguirlo...Yo creo que a veces lo unido que hace falta es dedicarle tiempo.

    ResponderEliminar
  6. Me encanta la musika de RH, esta banda británica ^^ es 10.1

    Las preocupaciones (ó problemas) bueno normalmente hay que dejarlos que ellos mismo encuentren su camino, obvio en ocaciones toca tomar medidas pero sin darles más poder del que realmente tiene.

    A mi me funciona ¿y a tí sujeto A? XD
    Me gusta la nueva foto de tu perfil "Cé" - Feliz fndSemana.

    ResponderEliminar
  7. Las heridas nunca se pueden curar si no somos capaces de reconocer que están ahí. Nos quejamos del dolor y seguimos tapándolas con tiritas de colores. Para que todo el mundo vea que somos capaces aunque nos este destrozando por dentro. Lo peor es que a veces pienso que se puede vivir así.

    ResponderEliminar
  8. Las mejores heridas son las que dejan cicatrices, porque así puedes evitarlas en el futuro.

    Me ha hecho bastante gracia esta entrada porque me acaban de poner gafas y, según el oftalmólogo, llevo toda mi vida viendo menos que tres en un burro. Supongo que no supe ver (irónico) el problema, o lo evité.

    ResponderEliminar
  9. Ese es mi gran problema. Que me convenzo a mi misma de que la herida sanará con el tiempo, bajo la tirita, escondida. Pero no. Nunca es así. No cicatriza. Aunque yo no la vea, bajo esa tirita, sigue ahí. Y de pronto, un día, te cercioras de ello y de todo lo que escuece. Y de lo inútil que eres, incapaz de hacerla sanar.
    No sé. Los textos que hablan sobre estas cosas siempre me hacen reflexionar sobre mí misma, y no me gusta la conclusión que saco.

    De todos modos, buen texto. Me quedo por tu blog :)

    ResponderEliminar
  10. Hola, tras verte comentando en varios blogs que sigo decidí pasar por aquí. Tienes mucha razón, el problema crece cuando huimos y casualmente, mucha gente prefiere huir que enfrentarse.
    Te sigo desde ya, me ha encantado tu blog.

    ResponderEliminar
  11. Siempre habrá una que te proporcione dosis de escozor. O varias. ¿Por qué? Para recordarte que no eres invencible. ("Para joder" era mi respuesta inicial)

    pd: Sujeto A, un problema B-elevado-a-C. Lo que me he reído con eso.

    ResponderEliminar
  12. Creo que sabemos cuando tenemos ese problema, lo dejamos entre ver diariamente en formas cotidianas, como por ejemplo cuando damos consejos. Lo sabemos pero no lo queremos ver, es mas facil vivir en la ignorancia. Igual, pienso que todo está en nuestra mente.

    AnónimoR.

    ResponderEliminar
  13. Me ha encantado el texto, los colores de tu blog (justo al publicar esto iré a pulsar "follow". Desgraciadamente nos movemos en círculos viciosos.. Me ha encantado porque le has metido toques de humor con los que me he reido. Ay, jo.

    Y gracias por tu comentario. En mi opinión, le echamos las culpas a la distancia para sentirnos cómodos con nuestra conciencia. Una pena.

    Abrazos.

    Una llenadora de vacíos que está dejando de llenarlos.

    ResponderEliminar
  14. Motherfucker, ojalá lo soluciones.


    Núria, lo sé, lo sé :)


    M, siempre se me han dado mal las raíces sentimentales. Ojalá todo fuera como las matemáticas.


    Tequila, supongo que cada persona sigue unos patrones.



    Ikana, mi incultura sobre el Rey León hace que no sepa contestar a esa frase :$



    Miau, no creo que sea tan sencillo como lo de los cables.


    Angel Guardian, a mi no.



    Hombre utópico, gracias.


    A. alguien me dijo una vez que el dolor no duele si es lo único que has llegado a sentir. Claro que se puede.



    H., probablemente. A mi me pasa algo parecido con la vista. Creo ver bien y cuando me pongo lentillas todo adquiere otra... tonalidad.



    Alba, bienvenida :)


    Mária, huir es más sencillo.


    Ric, a veces nuestra mente es más poderosa de lo que parece.


    Llenadora de vacíos, gracias :)

    ResponderEliminar
  15. Hija mía, sabes cuanto tiempo me llevo llegar a esa conclusión, y tú con nueve años menos ya lo sueltas con esa soltura, y de una manera milimétrica que me haces quedar como un auténtico tonto o_O Joder como vienen las nuevas generaciones xD Mucho aire fresco es lo que hace falta, ayuda a pensar más y mejor y a tomar las mejores decisiones. Aunque parezca una chorrada es una verdad como un templo.

    ResponderEliminar
  16. lo que destaco es ese reconocimiento personal y humilde de decirlo... es de valientes...

    ResponderEliminar
  17. Quizá son problemas endémicos, crónicos, como si fueran alergias, que llevamos dentro de nosotros por los siglos de los siglos. Y el autoengaño también hace de las suyas, de creer que no podemos a aspirar a nada mejor y que tenemos lo que merecemos, que suele ser muy frecuente.

    ResponderEliminar
  18. NaoBerlin, yo creo que a mi pensar no me sienta demasiado bien :S. Jijiji, probablemente los defectuosos seáis los de las generaciones "viejas".


    Bull, yo creo que soy una valiente cobarde, o quizás una cobarde valiente.


    garcigomez, mis auto-engaños suelen ser de otro tipo XD.

    ResponderEliminar
  19. Me gusta muchísmo tu blog, es muy muy bueno. Te dejo el link del mío para ver si te puedes pasar y me dijeses que tal.
    Un beso<33
    http://iwanttolearnofyou.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar