28 de diciembre de 2012

Espiral, espiral, espiral, espiral.


Soy especialista en guardar sucesiones de imágenes en mi mente. Es como si mi vida entera estuviera grabada en una cinta y se hubieran estropeado la mayoría de las partes pero otras quedasen intactas. Puedo recordar hasta a qué olían aquellos momentos. Recuerdo cuando viniste y me regalaste aquel diario. Recuerdo que me hizo demasiada ilusión. Era un regalo de los que a mi me gustaban. Me regalaste una experiencia que me acompañaría el resto de mi vida, un rincón al que acudir cuando nadie me entendiera y la cualidad de conocerme, descubrirme y expresarme. Es más, tú eras un regalo en ti misma. Tus caricias, tu sonrisa, lo única que me hacías sentir, los sitios que me enseñabas, lo mucho que te quería. Pensé demasiadas veces que de mayor quería ser exactamente igual a ti. Y yo no quería hacerte daño, no quería convertirme en el principal de tus problemas. No quería destruirlo todo. Para variar, fue sin querer. Como siempre. Yo tan huracán, tan erizo. Tan de pinchar y excusarme con un "no era mi intención". Las intenciones no importan: duele. A mi también me duele. Y entonces suenan esas voces en mi cabeza:
"Destruyes todo lo que tocas, 
destruyes todo lo que tocas".
Y me destruyo a mi misma.




(Me hubiera gustado que mi último pensamiento del día fuera aquel día del vestido marrón en que conocí las nubes. Por desgracia lo negativo termina ganando terreno y más en estas fechas. Será que tengo tendencia al masoquismo)

19 comentarios:

  1. Presiosa entrada, lo que tienes puesto entre paréntesis me ha llegado a la patata, creo que también tengo tendencia al masoquismo,así que te sigo y te dejo este comentario... ahí y te dejo mi blog para que también me sigas, para seguirme solo tienes que darle a la primera opción de la pestaña de la derecha, deja un comentario y si quieres le das a me gusta:
    http://cumplidoresdeilusiones.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Que no te de envida no escribir poesía. ¿Qué es la poesía?. Es lo que sientes expresado en palabras o melodías con ritmo (no necesariamente metradas o rimadas). Lo que tú haces es poesía desnuda, muy difícil de lograr. Pensamientos sin coraza.

    Un placer encontrarte.

    ResponderEliminar
  3. Saboreas deliciosamente los recuerdos que hicieron alejar la soledad con las historia que fue y quizas la ilusión de la historia que sera.

    Si tienes razón en ocaciones lo amargo facilmente le gana a lo dulce.

    ResponderEliminar
  4. Todos, sin excepción, en algún momento, tenemos tendencia al masoquismo.
    Mil besos desde http://hazbrillaratusonrisa.blogspot.com.es/
    M.

    ResponderEliminar
  5. Todos destruimos muchas de las cosas que tocamos, porque todo es tan ligeramente frágil, más de lo que nos pensamos. Y si no lo destruyes tú, ya se encarga de ello el tiempo, la rutina, las contradicciones,el momento, o mil factores más, tanto extrinsecos como intrensicos.
    No te preocupes, es sorprendente lo que podemos "hacer"...lo que podemos "deshacer"...

    ResponderEliminar
  6. Por un lado,lo amargo nos hace sentirnos vivos. Es razonable que lo recordemos más a menudo que lo dulce, tan insulso y anodino que no nos mueve a gran cosa (salvo cuando ya no existe, que nos resulta amargo).

    Por otro lado, en estas fechas parece que estamos obligados a ser felices y tenemos prohibido el tipo de pensamientos que expones en la entrada. Una prohibición es la mejor manera que conozco para terminar haciendo justo lo que se prohíbe, así que...

    Está claro.

    Y no eres la única con tendencias destructivas y autodestructivas, pero siempre puedes intentar construir algo encima.

    ResponderEliminar
  7. ¿Qué importan las fechas que sean?

    Un besazo, guapa.

    (Este es mi nuevo blog, antes era solenlasalturas.blogspot.com, no sé si te lo dije).

    ResponderEliminar
  8. Hay días para todos los finales... tal vez hoy sea el recuerdo de las nubes ;)

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  9. que bonitas palabras y que bien expresadas están, por que nos explicas lo que sientes en ese momento.
    Que las fechas señaladas no sean un obstáculo para volver a ser feliz!!
    miles de besos

    ResponderEliminar
  10. Las espirales pueden llevarte hacia arriba... sube.

    ResponderEliminar
  11. Adoro las espirales. Son tan básicas y complejas al mismo tiempo... Desde las caracolas hasta las galaxias, pasando por los huracanes. Vivimos rodeados de espirales. Los sentimientos no entienden de fechas. Hacerse daño a uno mismo duele, pero hacer daño a quien quieres, duele el triple.

    Muchos sugus rojos.

    ResponderEliminar
  12. A veces lo mejor es dar vuelta la página para ser feliz.
    Paso a dejarte mis saludos en estas Fiestas y mis mejores deseos de felicidad para el Nuevo Año. Además, con mucho cariño quiero compartir contigo el Premio Dardos.
    Un inmenso abrazo y todo mi aprecio para ti.

    ResponderEliminar
  13. ¡no sé que tiene el fin de año que hace que nos pongamos todos de un nostálgico que pa' qué! Pero bueno, todos terminamos destruyendo algo que nos importa sin querer. Yo también soy especialista en romper cosas... Mucha gente lo es. Creo que está en nuestra naturaleza.

    ResponderEliminar
  14. yo también recuerdo hasta el olor de los momentos. pero no creo que esa maldita memoria sea algo bueno, porque vale que no olvidas los buenos momentos, pero en contrapartida tampoco te desprendes de los malos, que cuando menos te lo esperas vuelven a machacarte

    bonita entrada niña, me encanta siempre

    ResponderEliminar
  15. Es duro cuando todo lo que oyes en tu cabeza es que eres un desastre, que no sirves para nada. Ami, me ha pasado. Pero hay que dejar de pensar esas cosas que solo son mentira, que nos engañan a nosotros mismos. Y si quieres que el último recuerdo del día sea cuando conociste las nubes, pues que así sea. Y si vienen otros malos pensamientos a ocupar su lugar, pues los cascos y música, que siempre despejan la mente hahahaha

    Saludos de la chica de los chicles, que tambien era un ''desastre'' y aprendió a vivir con ello(:
    http://lachica-deloschicles.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  16. ...lunas
    de miel
    con luz
    y mi piel
    del contraluz
    a Navidad
    con paz
    y felicidad
    CE para tí...


    desde mis Blogs Horas Rotas y Aula de Paz
    venturoso AÑO 2013.


    j.r.s.

    ResponderEliminar
  17. Y si se tiende a romper las cosas puede ser porque inconscientemente se desea así? Es un fenómeno muy común, lo de regodearse en la propia desgracia, en la propia melancolía, porque de un modo extraño se encuentra acomodo en eso. Es algo que me hace pensar cada vez que me pasa a mi o a alguien

    ResponderEliminar
  18. Adria R.H, bienvenida pues :)


    César Sempere, gracias pues. Y bienvenido.


    Angel Guardian, preferiría no tener razón.


    Mária, por desgracia.


    Miau, me ha gustado esa explicación de que todo en realidad es demasiado frágil. Pero la fragilidad no existiría si no existiese la fuerza. Al final todo son luchas de opuestos.


    Sara, yo creo que es porque el dolor deja rasguños. El placer no deja nada.



    Nerea, no había visto tu nuevo blog :) ahora mismo me paso.



    Abismo, ojalá.


    Audrey, ojalá no existieran los obstáculos.



    Sergio DS, me gusta esa teoría.


    H, hacer daño a quien quieres es hacerte más daño a ti mismo.



    Rayén, bienvenido.



    Laura, no me gusta nuestra naturaleza.


    Seo, todo tiene su lado bueno y su lado malo.



    La chica de los chicles, yo en realidad no me considero un desastre. Sirvo para muchas cosas, otra cosa es que a veces sea dañina. Gracias por pasarte :)


    José Ramón Santana Vazquez, pues bienvenido.



    garcigomez, no creo que desease romper nada inconscientemente, al menos no en este caso. A veces suceden cosas que no dependen de ti aunque estés en el centro y si no estuvieras, podrías evitarlas.

    ResponderEliminar
  19. No me gustan este tipo de espirales. En realidad, no me gusta ningún tipo de espiral. Ni siquiera las que se comen porque las conseguí aborrecer el año pasado. Me gustan más las nubes esponjosas como las de aquel día de tu vestido marrón y mi camiseta de purpurina violeta (Sí, hasta recuerdo lo que me puse).

    ResponderEliminar