14 de diciembre de 2012

Como si todo fuese ayer y hoy en bucle.

No sé si lo habéis sentido. Esa adicción al dolor. Lo de que algo quema pero aún así, necesitas tocarlo. Como si fuera mejor sentir eso que no sentir nada. Como si disfrutases con tu propio sufrimiento. No sé si habéis sentido alguna vez que nadie os entendía. Y seguramente, no lo hacían. Cuando se trata de sentimientos es imposible acercarse del todo. Nuestro máximo objetivo debe ser una mera aproximación. Y yo intentaba explicarlo. Explicármelo. Explicarme por qué me invade esta tristeza. Porque deseo tanto poder acercarme, pertenecer a todo aquello que está ya a años luz de mi. Estoy volviendo a ir al mismo sitio de siempre. A ese en el que me quedo atascada entre pasado y presente olvidando por completo el futuro. Como si no fuera a existir nunca. Como si todo fuese ayer y hoy en bucle. Y no puede ser así. Porque lo cierto es que de mi ya no queda nada. Yo ya no soy la misma y por lo tanto, nada puede ser igual. Lo que no sé con certeza es si me he perdido o me he encontrado. Y quizás nunca lo sabré.


(Creo que tengo un día rojo)

24 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho el texto aunque me ha parecido algo triste. ¿Cómo son tus días rojos?
    xx

    ResponderEliminar
  2. Ese gusto por el dolor que provoca la auto-destrucción.

    ResponderEliminar
  3. conozco esa adicción al dolor y, en mayor o menor medida, creo que todos hemos tenido alguna fase así. como tú dices es mejor sentir eso que no sentir nada aunque al final no haga ningún bien. el ser humano a veces es un tanto masoquista

    saludos :*

    ResponderEliminar
  4. Los bucles son peligrosos, repetitivos, lo que conlleva en muchas ocasiones a estancarse. La vida esta hecha para avanzar. :)

    ResponderEliminar
  5. De los errores se aprende, cada vez te será más fácil salir del bucle. Hasta que por fin dejes de amarrarte a él. Todos tenemos días tristes, los demás no los entienden..pero a veces ni nosotros lo hacemos.

    ResponderEliminar
  6. Parecemos complicados pero seguro que el manual de instrucciones no para muy lejos.

    ResponderEliminar
  7. Pff.... me ha pasado... y tanto que me ha pasado!

    ResponderEliminar
  8. Dije una vez lo frustrada que me siento cuando hablo y la gente, o no me entiende, o no me quiere entender, o sigue pensando lo que quieran, a pesar de que me explique una y mil veces.
    También entiendo lo de la adicción al dolor, de hecho quería hablar en un post sobre las comparaciones de la adicción al dolor (interior) y a la gente que se autolesiona exteriormente... me ha parecido un post muy comprensible e interesante....

    Besos, cielo.

    ResponderEliminar
  9. Es una sensación de impotencia extremadamente adictiva. Duele y nos hace sentir vivos a partes de iguales.

    ResponderEliminar
  10. Cuál será el porqué de que nos volvamos adictos a nuestra propia autodestrucción. Probablemente nunca lo sepa.
    Mil besos desde http://hazbrillaratusonrisa.blogspot.com.es/
    M.

    ResponderEliminar
  11. Lo de regodearse en el dolor es algo que a veces es muy de cierta edad, y en otras personas es es algo consustancial. Para tu tranquilidad decirte que la primera opción suele ser la más común y que aunque el dolor nunca nos deja, aprendemos a disfrutar más y mejor y que eso lo mitiga. Si yo te contara la de noches que me pasé torturándome con ciertas canciones de los Smith y sobre todo de Radiohead... en fin.

    Lo demás es muy común, quién se siente entendido? Bueno, por lo menos yo en eso estoy igual. Todo cambia, todo fluye, que decía Heráclito [sí, definitivamente mi trabajo me afecta a la sesera xD]

    ResponderEliminar
  12. No te escribí un comentario en la entrada del video, porque además de que tenías tropecientosmil comentarios en esa entrada, no tenía palabras para decir lo mucho que me gusto!
    Me encanta esa forma de expresarse... ya sabes que hice algún intento en pasar alguna entrada a video... pero es que mi voz no le da el toque tan especial que le da la tuya.

    Yo me he vuelto muchas veces adicta a mi propio sufrimiento. Era una especie de consuelo refugiarse en algo que ya te era tan sumamente familiar.
    "Yo ya no soy la misma y por lo tanto, nada puede ser igual."
    Esa frase es justo la descripción perfecta y resumida de todo lo que me pasa hoy. Te la robo, sino te importa, para el título de alguna entrada.

    ResponderEliminar
  13. Creo que somos adictos al "dolor" porque es lo que mas nos demuestra que estamos vivos, o lo que mas saca de nosotros para bien y para mal, lo que mas nos hace sentir.

    AnónimoR.

    ResponderEliminar
  14. Los días rojos son horribles... Y ya son las nueve y media, sólo dos horas y media para un nuevo día. ¿Amarillo? :)


    M.

    ResponderEliminar
  15. Leire, era un día triste. Mis días rojos, son como dicen en desayuno con diamantes, esos días en los que estás triste y no sabes por qué. Y creo que es el peor tipo de tristeza imaginable, pues no tiene más solución que el tiempo.


    Iconerre, masoquismo innato.

    Seo, todos somos un poco así a veces, claro. Pero es que al fin y al cabo, en el dolor siempre hay algo de placer y en el placer, algo de dolor. Y ninguno existe sin el otro.

    Miau, pero hay cosas que permanecen siempre.

    Mia, quizás tengas razón y existan esos días.

    Ikana, no creo que seamos tan sencillos como para que exista ese manual de instrucciones.

    Sonia :), a todos nos habrá pasado alguna vez.

    Tequila, es que es difícil que alguien te entienda realmente porque todos miramos desde una perspectiva personal. Dado que no existe la objetividad plena, ni la empatía absoluta, es lo que toca... (Tengo ganas de leer esa entrada).


    A., ais. Pues sí, eso.


    Mária, me pasaré.


    NaoBerlín, ¿Estudias filosofía? Oh, me gusta :) No creo que lo del gusto por el dolor sea tanto cosa de la edad como de la persona. Pero quizás tengas razón.


    Princess of Hell, a mi esos videos tuyos también me gustaban bastante. Creo que cuando uno se ve a sí mismo la percepción es diferente, pero de todas formas, muchas gracias. Creo entender por qué te sientes identificada con la frase. ¿Será que nos estamos haciendo mayores? Si es así, me alegra que formes parte de mi vida mientras me hago mayor.


    Ricardo G. seguramente. Aunque debería ser el placer, ¿No?


    M, tú siempre con retraso. Que no te enteras. Mi día rojo fue el viernes. Aunque este domingo se ha coloreado de negro a última hora :S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso, que mañana amarillo. ¿Sí o no? XDDDDD

      Eliminar
  16. El placer es éfimero, el dolor por alguna razón u otra, es mas permanente.

    anónimoR

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dolor deja cicatrices. Y el placer, ¿qué deja?

      Eliminar
  17. El dolor viene y va, es inevitable. Yo hay días que lo paso mal, me recupero y pienso que he sido un idiota poniéndome de tal o cual manera por determinadas cosas y tarde o temprano vuelvo a caer, a veces por los mismos motivos. Y así hasta que salgo, en una especie de bucle.

    Y del mismo modo hay días en los que tengo ganas de hablar con todo el mundo y otros en los que no tengo ganas ni de saludar, de mandarlos a todos a la porra. Una muestra de que lo bueno y lo malo va y viene, a veces de forma ridícula.

    Misterios del alma humana

    ResponderEliminar
  18. Yo de lo que estoy seguro es que la tristeza es adictiva. Tristeza, melancolía, nostalgia... Auto compasión que nos lleva a mas tristeza y más dolor. Salir de ese bucle sólo esta en nuestras manos, en nuestra mente, más concretamente. Si utilizamos toda la energía que gastamos en sentir dolor, en intentar estar alegres y positivos, creo que todo va mejor.

    "Si siempre conservas lo que es viejo, lo nuevo no tiene espacio para manifestarse."

    Kike

    ResponderEliminar
  19. A veces perderse es todo un hallazgo, y encontrarse no tiene pérdida...

    ResponderEliminar
  20. garcigomez, el dolor aunque se vaya, se queda. Así es él.


    Kike, no sé por qué nos aferramos tanto a las cosas malas. Y no sé si es algo que hace tood el mundo o solo un 50% de la población.


    dEsoRdeN, yo no sé diferenciar una cosa de la otra.

    ResponderEliminar
  21. http://www.youtube.com/watch?v=-vRD3uuRhAA

    La vida es parte buscar placer y hallar dolor...o no.
    Y entre el dolor y la nada elegí el dolor.

    Siempre es preferible sentir algo, si no es placer al menos que sea dolor, la nada, es decir, la indiferencia no puedo soportarla!!!

    Cé si nada puede ser igual cambialo, pero a tu gusto, no dejes que los demás lo cambien por tí.
    Atascada entre pasado y presente...el presente es lo que tienes, el pasado es parte de tí, pero el futuro no es claro que exista así que no te atormentes por olvidarlo, de hecho creo que es el mejor modo de avanzar...viviendo día a día el presente, es el único modo de que llegue el futuro.

    Besos!!
    (estoy enganchada a tus escritos, me encantan!!!)

    ResponderEliminar
  22. Que sentido tendrian los días de felicidad sin valorar el recorrido a ellos por la senda del dolor, otra cosa es que ante los demas escondamos nuestro drama con una carita feliz ó quizas un silencio ó el sarcasmo... parecer fuertes no es facil, por ello en esos días es bueno recordar que todo va a pasar pronto.

    Animo valiente, tienes la magia de convertir el rojo en naranja ò violeta ;-)

    ResponderEliminar