1 de noviembre de 2012

Nos quedamos ahí, parados.

Era el invierno más frío de todos los tiempos y estábamos en aquella estación de color gris y luces amarillas. Nos habíamos quedado anclados en mitad de la nada, ya no paraban los trenes. No sé en qué momento decidimos bajarnos en aquel lugar vacío y oscuro. Lo único que sé es que habíamos destrozado por completo cualquier posibilidad de avanzar o retroceder. Tú y tu conformismo os habíais resignado a esperar. Contemplabais la luna, las estrellas, mis ojos, el atardecer. Yo sólo miraba la vía. Y al cielo. Como si esperase un milagro, un paracaídas o cualquier vía de escape. Incapaz de quedarme quieta recorría cada centímetro del asfalto, tu piel. A veces pensaba en saltar. Quizás eso era lo que debía de hacer. Pero lo cierto era que jamás me atrevía. En el fondo también yo era cobarde y prefería quedarme ahí que jugarme la vida. No arriesgar, no por el miedo a perder sino por el miedo a ganar y no estar conforme con el resultado.



13 comentarios:

  1. Por lo general soy de las personas que piensan que es mejor luchar, o arriesgarse, y perder... antes que conformarse... Pero últimamente no sé. Creo que hay que aprender que a veces, aunque no nos guste, lo mejor es eso, conformarse. Algunas cosas con el tiempo se apagan, y otras, en el fondo, es que nunca llegaron a lucir.

    ResponderEliminar
  2. yo pienso que hay que luchar, pero luchar por las cosas que realmente son importantes, y esas cosas generalmente son de las cuales no tenemos ideas..
    y el relato del video, simplemente genial..
    Neruda y García-Huidobro lejos lo mejor de chile...

    ResponderEliminar
  3. “Con las metaforas no se juega“ ^_^
    Saber que tenemos todo por ganar, y aún así existe ese saboteador interno en nosotros que nos hace callar... Momento de silencio incomodo, momentos eternos.

    C. Disfruta de tu fin de semana :)

    ResponderEliminar
  4. “Con las metaforas no se juega“ ^_^
    Saber que tenemos todo por ganar, y aún así existe ese saboteador interno en nosotros que nos hace callar... Momento de silencio incomodo, momentos eternos.

    C. Disfruta de tu fin de semana :)

    ResponderEliminar
  5. que bonito! pero si nunca saltas y te arriesgas, nunca sabrás si el resultado era el que esperabas... y si no era suficiente, pues vuelve a saltar, tarde o temprano, vendra una recompensa digna(:

    ResponderEliminar
  6. A mí me pasa a menudo. El miedo a ganar puede ser peor que el miedo a perder.

    ResponderEliminar
  7. "¿Y si no hago realmente lo que quiero? ¿Y si lo hago y me sale mal, entonces qué?" Cuántas veces me he formulado en silencio esas preguntas... infinitas veces, no sacando nada en claro. Supongo que cuando el momento llega, algo te impulsa a hacerlo o frenarte, nada más. Lo importante es no arrepentirse de la decisión o el impulso final.

    ResponderEliminar
  8. Soy de las que arriesgan aun cuando lo que gano no es de mi "agrado" solo por el mero de la experiencia adquirida en el transcurso.

    ;)

    ResponderEliminar
  9. Quizá tengas miedo a ganar porque cuando ganas ya no sabes quién es la gente que está a tu alrededor, realmente. Quizá tengas miedo a ganar porque tienes miedo a cambiar, tú, tú.
    Ojalá tú, ganando y siendo la misma. Y ojalá yo ahí, contigo (al fin), viéndolo.


    M.

    ResponderEliminar
  10. Quién no arriesga no gana, eso está claro.

    AnónimoR.

    ResponderEliminar
  11. Si, eso de por miedo a ganar y que el resultado no sea lo suficiente bueno pasa, me pasa mucho.
    Me ha encantado el videeoo:)

    ResponderEliminar
  12. Princess of hell, me has recordado a un texto de Kundera del libro "la identidad":
    ¿Qué juez habrá decidido que el conformismo está mal y el no conformismo está bien? ¿Acaso conformarse no es acercarse a los demás? ¿Acaso no es el conformismo ese gran punto de encuentro en el que todos convergen, en el que la vida es más densa, más ardiente? (...) Ya sea una suerte o una desgracia haber nacido en esta tierra, la mejor manera de pasar la vida es dejarse llevar, como yo en este momento, por una multitud alegre y ruidosa que avanza.
    La verdad es que a mi no me gusta el conformismo. Es más, tiendo a ser siempre inconformista, pero me parece que el inconformismo es una manera de avanzar. Ponerse metas inalcanzables para llegar siempre lo más arriba posible. Sin embargo es cierto que a veces mi forma de verlo puede generar cierta infelicidad y, el conformismo sin duda, produce lo contrario. Supongo que depende de la persona. Yo necesito no - conformarme, por mucho que hacerlo parezca que hace todo más fácil.


    luis alvarez, hay que luchar por todo. Si simplemente te planteas luchar es porque merece la pena.



    Angel Guardian, yo soy de las que tiene miedo pero arriesga.



    la chica de los chicles, es cierto. Si no pruebas, no sabes. De todas formas hay veces que necesitas un impulso para avanzar o retroceder.



    X, estamos de acuerdo en algo. Algún día te pediré que me cuentes cuál es la solución.



    Marisa, si aceptásemos la posibilidad de equivocarnos le daríamos menos vueltas a esto. Pero en este caso, aunque creo haberme explicado mal, no hablaba de atreverse en sentido estricto.


    Nuncadejesdesonreír, buena filosofía.



    M., :) Ojalá sin ojalá.



    AnónimoR, a veces no va de arriesgar.



    Sonia :), :) me alegro.



    ResponderEliminar
  13. Como dice aquel refrán "El uno por el otro, la casa sin barrer". Pues eso, que alguien deberá lanzarse

    ResponderEliminar