11 de noviembre de 2012

Historia con final abierto.

Podría contar hoy una historia. Historia de chica conoce a chica. O mejor: historia de cómo sus ojos en los míos. Hablaría de su manera de reír y de cómo las palabras salían de su boca a demasiada velocidad. Llegados a este punto, los más liberales diríais que es una historia de amor. Otros, por el contrario, preferiríais pensar que hablo de simple amistad. Yo os diría que prefiero no ponerle un nombre, no en esta ocasión. Aunque quizás es un dato que no tiene valor. Al fin y al cabo, yo soy esa chica que prefiere no moverse entre los parámetros del mundo real y esquiva cualquier conversación que implique ponerle un nombre a los hechos o a los sentimientos.  Pero tenéis que entenderme. En este caso no se trata de eso. Se trata de que aún no se ha inventado una palabra. Y yo siempre intentaba buscarlas, sin conseguirlo, hasta que empecé a vivirlo (y quién no lo entienda, que no mire).
El día que conocí a A. no era para mi nada más que la chica del pelo y las uñas oscuras, la del bote de coca-cola en la mano, la que tenía pinta de heavy pero resultó ser fan de la oreja de van gogh. Con el tiempo se convirtió en mis ganas, en mi fuerza y en mi para siempre. Podría contar infinitas cosas de ella: que se peina el flequillo cada cinco minutos, que sonríe de lado, que se enfada con mucha facilidad. Podría intentar describir su voz o la manera de reírse de mi, o hablar de cómo pasa el tiempo cuando está a mi lado. Podría decir que probablemente ya la conozcáis, aunque sea su sombra, entre las letras de alguna de las entradas de este blog. Que el 80% de las canciones me recuerdan a ella. Que siempre la echo de menos y al mismo tiempo, siempre está conmigo. Os contaría que es demasiado "cosmótica", que me saca de quicio su conformismo y que siempre termina poniéndose ropa que antes detestaba. Que cambia de gusto con mucha facilidad, pero nunca temo que llegue el día en que me deje de querer.  Que conoce la mayor parte de mis defectos y que probablemente, nadie la ha herido tanto nunca como yo (pero tampoco nadie la ha querido así). Y ahora volveréis a intentar llamarlo amor o amistad, y yo os repetiré una vez más que no se trata de eso (probablemente no me creáis, pero yo lo repito). Conocerme es imposible sin entenderla a ella. Como una de esas películas que no funcionarían sin uno de los personajes secundarios. Podría buscar un final para este texto. Intentar continuar la historia de chica conoce a chica a través de acontecimientos. Pero lo cierto es que en este caso el flujo de sentimientos dejan a los hechos en segundo plano, y no quiero escribir un final porque sé que no estaría a la altura. Dejémoslo así. Historia con final abierto. No me gustan las historias con final abierto, pero a veces quizás merezcan la pena.


"Supongo que hay cosas que nunca cambian. Simplemente, se magnifican. No espero que sea el texto más bonito del mundo, sólo espero que esté hecho con todo mi corazón"
         

23 comentarios:

  1. Me has recordado a mi, porque justo hoy he intentado explicar una historia parecida... :')

    ResponderEliminar
  2. No tiene sentido poner nombre a un sentimiento. Al nombrarlo nadie podrá sentir con la misma intensidad que tu lo haces. A veces me pregunto para que sirven las palabras. Tus ojos y los míos no las necesitan. Desde aquel día en el que te conocí han cambiado muchas cosas. Yo ya no soy aquella chica de las camisetas oscuras y tu ya no eres aquella repipi insoportable... o bueno, quizás un poco sí. A lo largo de estos años hemos crecido, y aprendido, juntas. Como una vez me dijiste: "Yo no sabía lo que era querer hasta que te conocí". No era consciente que alguien podría llegar a significar tanto. Por muchas vueltas que de la vida hay cosas que jamás podremos olvidar. Y eso es tan real como que tardo horas en arreglarme (Me ha extrañado que no hablaras de ello, sí). Lo cierto es que yo nunca escribiría un final para esta historia.

    Deberías saber que no es necesario que hables de mi en una entrada para que te firme, payasi.

    ResponderEliminar
  3. Que lindoooooooo. Es como una mezcla amoramistad.
    Me gustó mucho el texto :3

    ResponderEliminar
  4. Amor sin apellidos..Amor sin clasificarlo, para
    no limitarlo..simplemente amor
    Pasa aveces que uno tiene la
    suerte de sentir algo así por alguien :)
    como siempre, genial tu entrada.

    ResponderEliminar
  5. Existen lazos que por màs que busquemos en el diccionario es dificil encontrar la palabra para describirlo, quizas puedas usar “suerte“ porque sabemos de lo especial de algo por lo escaso y extraño al intentar definirlo. ^_^ Tantas palabra es mejor que un te quiero y vaya respuesta de “A“ - Encantadora ¿verdad? .

    ResponderEliminar
  6. Por un lado, adoro poner nombres y etiquetas a todo. Por otro, odio los nombres y las etiquetas. O me parecen algo muy bonito o me parecen un producto social más horrible que existe. Y cuando le pones nombre a algo, es más fácil que acabe, siempre.

    ResponderEliminar
  7. Me alegro muchísimo de que hayas encontrado a una persona así, porque esas personas aparecen contadas veces en la vida, y solo te puedo decir que una vez que la has encontrado, jamás la dejes escapar!
    Un besiito:)

    ResponderEliminar
  8. Las mejores cosas de este mundo no se pueden describir, C.
    Y es que me llenas de felicidad cada vez que escribes algo sobre A., porque veo algo tan puro que lo creo imposible. (Pero no dudo que lo sea).



    M.

    ResponderEliminar
  9. No sabes cuánto te entiendo. Como dice M., las mejores cosas del mundo no se pueden describir. Que dure mucho, muchísimo.

    ResponderEliminar
  10. Que mejor descripción que para ti sea un "para siempre".

    AnónimoR.

    ResponderEliminar
  11. Y si,has conseguido escribir el texto más bonito del mundo y hecho con el corazón!
    TE SIGO DESDE YA.
    http://millonesdeimpulsosvitales.blogspot.com.es/2012/11/y-siha-pasado-ya-un-tiempo-desde-que.html pásate por acá!
    https://twitter.com/Llamameyaii
    besines besines

    ResponderEliminar
  12. Chica Huracán, pues ya la leeré si la publicas :)


    A., podría haberlo mencionado. Podría haber mencionado tantas cosas... Pero habrá que hacer una encuesta. Tú eres sin lugar a dudas más repipi que yo.



    Motherfucker, gracias :)



    Luis, el amor es otra cosa.



    Angel Guardian, has encontrado una palabra. Me ha gustado. Suerte. Si tengo que darle algún nombre creo que será ese.



    Laura Colored, si no lo pones no acaba porque no empezó, ¿no? Lo peor de los nombres es que como han dicho por ahí arriba, por mucho que lo llames, nadie podrá sentirlo con la misma intensidad.



    Sonia, gracias :)



    M., a mi siempre me gusta leerte a ti, comentando :)



    Han, gracias :)



    AnónimoR, y eso que los "para siempre" me dan taaaanto miedo.



    Una futura neoyorkina, me pasaré :)

    ResponderEliminar
  13. Da igual lo que sea o cómo lo quieran llamar; lo único que importa es que te sale de dentro, y eso salpica tus letras...

    ResponderEliminar
  14. ¿Sabes? Debo contarte algo. Tengo una amiga que ya no es amiga mía, un día decidimos que éramos más que eso, que éramos Almas gemelas. No había entre nosotras atracción física, pero había algo que nos unía más allá de cualquier distancia que pudiera anteponerse entre nosotras y era algo más que una simple amistad, era como si fuésemos una sola persona.

    Fue extraño, pero sentí como si mi amiga me hubiese escrito este texto a mí. Y al leerlo, me emocioné... Mucho. Gracias por hacer que aquellos que te leen puedan sentirse tan identificados con aquello que escribes.

    ResponderEliminar
  15. Pues yo si te lo he sentido desde el corazon, se ve que hay algo, que no tienes que poner nombre y que lo sea sera, pero disfruta al maximo de eso y ya esta, los demas no tiene porque enterdelo, solo tu y ella. Un besazo.

    ResponderEliminar
  16. A mi tampoco me gustan mucho las etiquetas... Sea amistad, amor... Si te hace feliz espero que dure mucho tiempo!!!

    ResponderEliminar
  17. Sea amistad, amor, o algo fuera de nuestras mentes, lo importante es que ahí está, y que de momento, permanece...
    Besos!

    ResponderEliminar
  18. dEsoRdeN, yo es que siempre he sido muy incapaz de poner nombres a las cosas. Incluso cuando podrían tenerlo. Me parece que al poner el nombre le quitas magia. Seré rara.


    Rita Agustina, me alegro de haberte "emocionado" y de saber de ti :) conserva a tu amiga, pues. Probablemente te haya escrito algo parecido en algún lugar oculto. Y sino, en su cabeza fijo que lo ha hecho.



    Juan, :)


    Nikita, sigo pensando que las etiquetas quitan magia.


    Tequila, exactamente :)

    ResponderEliminar
  19. Nos empeñamos en ponerle nombre a todo etiquetándolo cuando lo importante no es cómo se llame sino lo que se siente. Disfruta la vida con cualquier final posible.

    ResponderEliminar
  20. Bonita entrada dedicada a alguien que significa mucho para tí, la verdad. Es bien poder demostrarlo aunque sea a pequeños detalles con simples palabras, recordando grandes actos.

    ¿Etiquetar?¿Por qué?
    No hace falta cuando os entendéis.

    Un beso, y gracias por pasar.
    www.smileandwomanocry.blogspot.com ♥

    ResponderEliminar
  21. Es evidente que hay amor, una gran dosis de amor y es bonito. El final no se sabe, es imprevisible, se sabrá si llega, eso vendrá con el tiempo

    ResponderEliminar
  22. Siempre me ha atraído lo raro (y las raras)...

    ResponderEliminar
  23. "Prefiere no moverse entre los parámetros del mundo real y esquiva cualquier conversación que implique ponerle un nombre a los hechos o a los sentimientos"

    Me encanta. Que empeño tenemos y nos hacen tener por clasificar todo. Con lo bonito que es tener a alguien cuya energía te llena y que te hace disfrutar. Y que sigas disfrutando mucho tiempo más.

    Un saludo! ;)

    ResponderEliminar