4 de noviembre de 2012

( ... )

Siempre le dijeron que tenía que ser una señorita. No decir palabrotas y sonreír todo el tiempo. "No importa lo que sientas mientras no se note, no importan tus defectos mientras que no los muestres". Vomita todo cuánto entra en su cuerpo: comida y miedos. Arráncate la piel, arráncate tus puntos débiles, que así conseguirás ser fuerte. Extirpa la soledad y la desgana; conseguirás el éxito. Aíslate. Nadie te entenderá. No confíes en nadie. Te dirán lo que quieres oír, distorsionaran tu verdad, tratarán de convencerte de que tienen razón (y tú no). Haz todo esto hasta que te des cuenta de que era verdad aquello de que la perfección no es sólo cuestión de control, también hay que saber dejarlo de lado. Que suene en tu cabeza ese "ser moderado en todo, incluso en la moderación".  Haz todo esto hasta que no puedas seguir haciéndolo, hasta que tengas que elegir entre todo y nada. Hasta que te toque asumir que todo aquello eran errores, quizás irreversibles. Quédate vacío. Seguirás siendo débil. Seguirás teniendo miedos pues no se esconden en la piel, seguirás buscando algo, no sabrás qué. Haz click. Siente que has ganado, pero sólo habrás logrado agarrarte a una posibilidad de escapatoria de un laberinto en el que es fácil perderse. Ahora sí: no confíes en nadie. No confíes en tus ojos, no confíes en tus manos, no les hagas caso. No escuches a tu estómago, no escuches a tu corazón, no escuches al cerebro. No seas racional, ni pasional. "Ser moderado en todo incluso en la moderación". Confía. Al final de todo sólo queda eso: confianza. Sentirse capaz, ser capaz. Sentirse capaz, ser capaz. Ten fe. No decaigas. Aférrate a cualquier atardecer, a unos ojos bonitos, a unas manos suaves. Sólo hay algo que no podrás recuperar: tiempo. Pero todo el mundo lo pierde. Siempre. O lo invierte en cosas que no merecen la pena. No te tortures: vives sin ensayo, es normal equivocarse. (Ir)reversible. Piensa en puntos y finales. Aprende a escribirlos. Aprende a terminar aunque no encuentres las palabras de cierre adecuadas. Deja de escribir simplemente porque no quieres seguir escribiendo, porque no puedes seguir escribiendo. No siempre tiene que haber un por qué, ni una conclusión. A veces es la incapacidad lo que nos destroza y nos hace abandonar. No es que no puedas parar: no quieres parar.

15 comentarios:

  1. que fuerte el texto y el tema en general..
    la MALDITA PRESIÓN SOCIAL..el tener que ser
    de una cierta manera para encajar y no ser discriminado..
    me encanto tu texto..
    Un 10% de gente realmente buena, un 10% de gente realmente mala..y un 80% de gente simplemente estúpida en este mundo..Como cambiar todo esto? se podrá alguna vez? con amor? con respeto?..
    me encanto tu entrada :)

    ResponderEliminar
  2. Es esta sociedad de mierda que te hace pensar que si hacés ese tipo de cosas vas a encanjar, me gustó la entrada :3

    ResponderEliminar
  3. ¡Que profunda entrada!Si,vivimos en una sociedad en que si no somos de una cierta manera no encajamos y somos discriminados, yo opino que esto a la larga tendría que cambiar, deberíamos ser nosotros mismos quienes elijamos como debemos ser.

    ResponderEliminar
  4. Al leerte me he visto cuando tenia tu misma edad, donde queria romper con todo, donde solo oia lo que queria oir, pero es con el tiempo cuando te das cuenta que no es ni por asomo asi.

    ResponderEliminar
  5. ¡Que profundo! La verdad es que la sociedad destroza la autoestima, pero se debe demostrar ser más fuerte, siempre. Meterse en un problema como la anoréxia o la bulímia puede ser involuntario, pero se puede salir de ello, y muchas personas no lo intentan, se cierran en banda, y creen que no pueden hacer nada.
    Es muy triste, pero esa es la cruda realidad.

    ResponderEliminar
  6. sin palabras... pensar que realmente hay gente que sigue esos consejos... es de esas entradas que te llegan hondo y te hacen dar escalofrios

    Saludos de la chica de los chicles, que te ha nominado en su apartado de premios del blog
    http://lachica-deloschicles.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  7. Ser fuerte aunque te falle lo demás. Buah, es impresionante que unas letras y un vídeo lleguen tan dentro que incluso sientas que este post solo es para mi. Muy bueno, genial.

    ResponderEliminar
  8. Oh dios, casi me pongo a llorar al ver el vídeo. Impactada, así me has dejado, sin palabras puf...

    ResponderEliminar
  9. Somos egoístas de mierda!! esa es la verdad!!
    Cuando fue la última vez que elogiaste a alguien,
    que le dijiste algo lindo, que le manifestaste cariño
    o aprecio, con la única intención de hacer sentir bien
    a esa persona, de hacerla sonreír o reír..cuando fue?
    Entonces somos egoístas de mierda! no hacemos nada por los
    demás sin saber que vamos a recibir algo a cambio!
    Nos da pena la gente que sufre Bullying, pero no hacemos nada
    para detener el abuso! egoístas de mierda! Aislamos a la gente diferente! nos reímos del defecto de alguien!..Somos egoístas de mierda! y cobardes también! ni siquiera somos capacez de sonreirle a nadie que no sea conocido!..Unos segundos o minutos por día, para decirle algo lindo a alguien, hace la diferencia, o no? discriminamos aveces hasta sin darnos cuenta...
    Sorry que comente por segunda vez, pero me toco el tema..
    buenísima la entrada! ojala todos los que lean mediten sobre el tema, y no solo comenten..

    ResponderEliminar
  10. No somos culpables de seguir las normas puesto que ellas son las que nos han sido enseñadas, pero si somos culpables al no intentar romperlas ya que es la negación de que existe algo más y mejor que lo que dejamos nos sea impuesto. Soñar ser nosotros mismos ironicamente tambien es un modelo aprendido.

    ResponderEliminar
  11. Joder, me he quedado sin palabras, es muy bueno, Cris, de verdad. No tengo nada que contradecir, que opinar, que nada, solo admirar lo que acabas de expresar.

    AnónimoR.

    ResponderEliminar
  12. Este tema siempre ha sido de gran interés para mí: Si estamos gordas porque estamos gordas, si estamos demasiado delgadas somos anoréxicas. Puta sociedad superficial que nos lanza imágenes de cuerpos perfectos, cuando en realidad lo que más vale es el interior de una persona.
    Me has emocionado con esta entrada, de verdad. Enhorabuena, Cris.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  13. Esta vez no contestaré de manera individual. Supongo que tampoco tengo nada que contradecir. No pretendía imponer un punto de vista, sino generar una sensación post-lectura. No tanto centrado en una enfermedad o en la sociedad, sino simplemente en lo difícil que es conseguir una aceptación plena de los defectos u obstáculos que encontramos para alcanzar la completa felicidad propia. Gracias por los coments :)

    ResponderEliminar
  14. Una metáfora de la vida, así es como percibo yo el texto. Un lugar en el que muchas veces se fracasa y se envidian los éxitos ajenos, donde se ama y se sufre

    ResponderEliminar
  15. ser uno mismo; esa debería ser la ambición principal. A partir de ahí, todo sería mucho más fácil al interrelacionarse con los demás unos mismos...

    ResponderEliminar