11 de octubre de 2012

Ten cuidado con lo que deseas...

Ahí estaba. En aquella esquina. Sintiéndose observada, pero sin que nadie la viera en realidad. Todo el mundo se quedaba siempre con la forma y olvidaba el contenido. Con las personas como con los objetos. El problema era que aquella situación le gustaba cuando le servía para alejar sus miedos. Su piel era la coraza que tanto tiempo había estado buscando. Por fin la había encontrado y sin embargo, de vez en cuando, intentaba con todas sus fuerzas ser valiente y mostrar todo lo demás. Nunca lo conseguía. Ese era el principal problema de las corazas: que a veces eran lo suficientemente fuertes como para hacer surgir la dualidad humana. Había cosas en su interior que ni siquiera ella era capaz de localizar. Y entonces recordó una frase que le habían dicho hace muchísimo tiempo: ten cuidado con lo que deseas, porque puedes conseguirlo.


(Cuentan que, de vez en cuando, le miraba y sentía que la estaba viendo. Entonces se le aceleraba el corazón y le brillaban los ojos. Temblaba.)



13 comentarios:

  1. Leí una vez que la gente no construye muros para aislarse, sino para ver quién consigue derribarlos y ver realmente quién eres.
    Yo también os eché de menos :)



    M.

    ResponderEliminar
  2. ¿Has leído El Nombre del Viento? Un personaje dice algo que me caló bastante: que lo malo de usar una máscara es que te acabas convirtiendo en el personaje que interpretas y te olvidas de quién eras antes. Muchas veces me pregunto si me he dejado partes importantes de mi por el camino mientras intentaba convertirme en algo que no era.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. Demasiada coraza no es buena, Cristina.
    Muy buen texto, no es ñoño, pero quizás sea hasta mejor que ñoño.

    AnónimoR.

    ResponderEliminar
  4. hay dos tipos de personas, las que tienen una (o muchas) coraza(s) y las que no tienen. Dicen que las segundas se exponen más al sufrimiento, pero yo creo que ambas sufren igual.

    ResponderEliminar
  5. Somos el resultado de nuestra imaginación aquella que crea los miedos ó esas corazas para supuestamente protegernos.

    Hacernos invisibles es de esos super poderes humanos favoritos de los que se abusa en este mundo actual.

    ¿Te has dado cuenta las multiples oportunidades que se pierden cuando le damos importancia a nuestros miedos?...

    Y la valentia hoy no basta para ser los heroes que soñamos (nuestros deseos) pues ellos terminan siendo los villanos de la historia.

    Feliz finde Criss!! ^_^

    ResponderEliminar
  6. "Un ogro es como una cebolla. Las cebollas tienen capas" Los ogros tenemos capas.

    Y Sabes... las cebollas no gustan a todos.

    ¡Tarta! ¡A la gente le gusta la tarta! ¡Y tiene capas! XD

    ResponderEliminar
  7. Lo peor de las corazas es que oculten a personas bellas tanto en forma como en contenido. Llegara un dia en que dejes de tener miedo a ser debil y te hagas fuerte. Se me olvidaba: sabio consejo te dieron.

    ResponderEliminar
  8. Un diez para ti :)



    Pari.

    ResponderEliminar
  9. Las corazas se rompen tarde o temprano y dejan al descubierto lo que hay debajo, que puede ser algo poderoso o algo ridículo. De nosotros depende tirar hacia un lado o al otro

    ResponderEliminar
  10. X, llegas tarde. De hecho alguna vez escribí algo de ese libro por aquí. Pero... me decepcionó bastante.


    M., es bonito verlo así. A mi me gusta pensar como tú. Que al fin y al cabo, no merece la pena abrirse a cualquiera. El problema surge cuando quieres hacerlo y, sin saber porqué, no puedes.


    Yuna, no lo he leído. De todas formas, una vez alguien me hizo darle vueltas a eso que dice el personaje. No creo que de usar una máscara te conviertas en ella, sino todo sería muy fácil. Ir de fuerte jamás te va a convertir en fuerte. Sin embargo yo creo que inevitablemente vamos dejando atrás partes de nosotros mismos. Por diversos motivos. Quizás porque nos hacen daño o porque perdemos la esperanza de según qué. Yo que sé.


    AnónimoR, a veces no importa qué es bueno o qué es malo. En realidad son términos, sin más. He decidido dejar de responder a mi nombre completo y lo haré, que lo sepas ;) (y te lo dice una que cuando era pequeña decidió que sólo contestaría cuando la llamaran Pocahontas, y lo cumplió).



    Laura Colored, me cuesta creer que de verdad existan personas sin coraza. Pero creo que, con más o con menos, se sufre. Aunque quizás sea por diferentes motivos. Si no tienes coraza (yo diría un "tienes pocas") sufres porque el mundo te hace más daño directo. Cuando tienes muchas capas, sufres porque te ahogas dentro, y porque cuando algo las atraviesa se queda atrapado entre tú y la coraza y te va matando poco a poco. (Oh, me has hecho reflexionar).



    CyberAngel, no creo que la imaginación cree miedos. Al menos, no todos los miedos. Supongo que tenemos miedos justificados y otros no tanto. Está bien pensar eso de que el miedo es elástico, como un chicle, y cuando te sientes valiente se hace pequeño hasta desaparecer, pero no siempre es real. Tenemos ciertas debilidades inevitables, y las debilidades nos hacen tener miedo.
    A mi me gustaría ser invisible, pero solo a veces. Si me preguntan que superpoder me gustaría tener, no contestaría ese. Diría "teletransportarme" sin lugar a dudas. O controlar el tiempo.
    Me ha gustado mucho la última frase, qué razón.




    Anónimo (Who?), no sé si entiendo demasiado bien lo que quiere decir esa frase. De todas formas a mi no me gusta la tarta. Pero sí me gusta la cebolla. Aunque tenga capas y me haga llorar.



    Anónimo, apuntaré tu segunda frase como consejo, también. Aunque no contemplo la posibilidad de no tener miedo a ser débil. Ojalá fuera tan fácil. Pero pensándolo bien, si fuera fácil no merecería la pena "pelear" por ello.



    AnónimoParanooo.., tú me firmas con un punto y me haces sonreír. (Algún día de estos te enviaré un wa para decirte que te echo de menos, pero como sé que se me olvidará te lo pongo aquí, de momento, por si te da por leerlo...).



    garcigomez, no creo que las corazas lleguen a romperse siempre. Estoy segura de que no se rompen con todo el mundo. Y no creo que dependa tanto de nosotros tirar para uno u otro lado. Somos como somos, también dependerá de quién nos mire.



    (Siento mucho haber sido tan extensa)






    ResponderEliminar
  11. Lo que deseas siempre se cumple, y aunque una coraza siempre es buena para protegerse hasta de uno mismo, a veces hay que saber quitarla, porque nosotros somos los únicos que la controlamos... Puedes proteger lo que hay dentro, pero no sabes a qué o quién dejas fuera con ello.

    ResponderEliminar