25 de octubre de 2012

El que quiere más.

- Estaba pensando.
- ¿En qué?
- En que siempre quise ser la que quiere más. Ya sabes. Para que no doliera el no ser suficiente, para poder sacar la versión de mi misma, perder el control, ganar la pasión, saborear el cuerpo, la mente, sentirlo, sentirlo fuerte...
- ¿Y bien?
- Pues que creo que al final todos sufrimos. Seamos como seamos, hay cosas que duelen. Si quieres menos, te dolerá sentirte inferior o no ser capaz de conseguir serlo todo para esa persona. Al final todo en la vida es así: nos destroza, nos da vida. ¿Por qué?.
- Porque no podríamos morir si no hubiéramos nacido, y si ya estuviéramos vivos, no podríamos nacer. Así se simple.
- ¿Crees en la reencarnación?
- No, no es eso. Lo que quiero decir es que la vida, nuestra vida, todos la vivimos. Todos tenemos momentos buenos y malos, y lo que nos diferencia es el modo de verlo, de afrontarlo. Es como si hubiera muchos mundos. El tuyo, el mío. Nuestras percepciones son diferentes entonces, ¿qué es real? ¿qué es dolor, qué es placer? A simple vista son opuestos pero, ¿No podemos sentirlos al mismo tiempo? ¿Confundirlos, quizás? ¿Sabemos distinguir siempre las sensaciones? Hacer daño es inevitable.  Y a veces el dolor es adictivo. No por el dolor en si, sino porque el dolor lleva placer en los poros. ¿No lo entiendes? Nada es nunca totalmente negro, ni totalmente blanco. A no ser que estés muerto o que tomes drogas, pero eso ya es otra historia. ¿Qué más da, querer más, querer menos? El equilibrio no existe, es imposible, ya lo dijo Iván Ferreiro. Lo que importa es querer de la misma manera. No hay cantidades, ni alturas, no se mide, no es una competición, es un sentimiento. No juegas contra, juegas con. Construyes algo. Y puedes poner ocho ladrillos, suficientes. Suficientes mientras que el edificio se mantenga en pie.
- Parece fácil.
- Lo es. Lo es si así lo sientes.

21 comentarios:

  1. Cuatro cada uno, ¿se supone que es lo mejor? Rara vez se da. Pero se pueden poner más de ocho. Se pueden poner doscientos y cien. Uno habrá puesto el doble, sí. Pero y qué. El amor no son matemáticas.

    ResponderEliminar
  2. ¿Fácil? En la vida real no existe la palabra fácil, yo creo que todo es demasiado complicado.

    Besis. :-)

    ResponderEliminar
  3. Creo que si se puede sentir dolor y placer a la vez, y creo que en una buena persona el producir dolor a alguien no supone placer, pero estoy de acuerdo, causar dolor es inevitable...

    ResponderEliminar
  4. Creo que si se puede sentir dolor y placer a la vez, y creo que en una buena persona el producir dolor a alguien no supone placer, pero estoy de acuerdo, causar dolor es inevitable...

    ResponderEliminar
  5. "Hacer daño es inevitable. Y a veces el dolor es adictivo. No por el dolor en si, sino porque el dolor lleva placer en los poros.". Me quedo con esta frase. Me ha llegado simplemente porque es la verdad. No podemos evitar hacer daño porque no sabemos totalmente cómo otra persona lo va a asimilar. Todo, en cierto modo, nos deja una sensación de dolor en mayores o pequeñas cantidades. Unas desaparecen con el tiempo y, otras por desgracia, se acrecientan con el mismo. También una de las cosas que más dolor nos puede provocar es aquello que nos produce esa sensación placentera. No queremos que desaparezca aunque destroce. Un besico.

    ResponderEliminar
  6. Fácil habrá muchas cosas en la vida, pero el amor no es una de ellas, o al menos para algunas personas entre las que me incluyo. Para mi siempre es dificil, complicado y lioso, en cambio para otras.... parece tan sencillo.

    Respecto al daño, es malo que te lo hagan, pero, y de nuevo te hablo en primera persona, creo que lo duele más cuando lo haces tú.

    Un besete,

    ResponderEliminar
  7. Que es preferible, Sentir dolor o no sentir nada?..en la vida es casi inevitable hacer daño, de forma directa o indirecta..lo que si debemos de tratar es no ser el "culpable" de ese daño..no estoy muy de acuerdo con "tequila limón y sal"..la vida no es demasiada complicada, lo demasiado complicado es vivir.

    ResponderEliminar
  8. Al final has escrito sobre el tema, eh...? ;) al margen de lo que te digo en tu buzón, me quedo con una enorme verdad que has escrito y que todos deberíamos empezar a asumir: hacer daño es inevitable. Así que se trata de tener la empatía y la delicadeza de estar atentos para intentar evitarlo el máximo de veces posible...

    ResponderEliminar
  9. Totalmente agree sobre lo que has escrito. Todo es relativo,no?

    AnónimoR.

    ResponderEliminar
  10. También soy de los que siempre se la juega a todo ó nada, no quiero despertar una mañana y descubrir que deje de hacer algo que pudo cambiar las cosas… esa pequeña decisión que nos llevo sin avisar a otra realidad.

    Extraña charla que desato esta respuesta de un punto de vista del ¿porque? estamos aquí. Crear y ser protagonistas de historias ¡!Quizás pienso¡¡. Que sería de este sueño sin el caos que es el drama que genera existir como única huella imborrable en el tiempo de nuestro paso por las posibilidades de otros.

    Jajaja... ya me enrede en mí idea. XD

    ResponderEliminar
  11. Dices algo que en los últimos meses le he dicho a mis amigos: "nunca todo es blanco o negro". Hay una canción, muy relativa que se titula "Love is simple". Este tema me da mucho para escribir. Si me ganase la vida escribiendo sobre eso, sería el Bill Gates del amor (es broma). En particular, y solipsistamente creo que todo amor lleva aparejado algo de dolor. Nunca se ama tan poco o tan mucho como para no sentir al menos algo de dolor. Por otro lado...la ambivalencia de sentimientos es algo frecuente (creo que no es bueno). Sentirse feliz y triste, amar y odiar, querer y no querer algo o alguien. Esas sensaciones, al menos ahora las noto extrañas. Ese mundo en el que luchas contra la verdad de la burbuja y la mentira de la realidad es algo que me deja trastocado día a día. Y el amor...el otro día veía un capítulo de una de esas series que me tengo que dosificar y, enfadada, le decía alguien a otra persona: ¿Por qué me has contado tantas historias de amor con final feliz si la realidad, si la vida en verdad, nunca tiene un final feliz? Decía algo así. Este personaje, junto con su chico siguieron los designios de esas historias de amor que están reservadas para las historias de ficción: se fugaron para casarse en una campiña. Y, como ella misma enunciaba, la vida nunca es como los cuentos. Poco tiempo después ella fallecería. Una historia de amor triste que no sé por qué he recordado. Creo que hay quien nace para darlo todo a la primera, y hay quien lo da con cuentagotas. Es asunto que daría para escribirte mucho y no quiero ser 'ese' que escribe un comentario más grande que el post principal. Me ha encantado en esta semana sensiblona.

    ResponderEliminar
  12. La cosa es que con el tiempo vas descubriendo que la felicidad y el dolor son muy relativos, que llega un momento en el que el pasas a no sentir tanto los extremos. Y supongo que eso es quizá lo peor, que sigifica que se ha perdido la capacidad de fascinación, que en parte te has secado

    ResponderEliminar
  13. Muy cierto. Hay personas que pueden mantenerse completamente estables con tres ladrillos, mientras que otras no soportan tener menos de diez.

    Precioso, como siempre.

    ResponderEliminar
  14. "Nada es nunca totalmente negro, ni totalmente blanco"

    Me quedo con este fragmento brutal y senzillo a partes parecidas :)

    Besos!!

    ResponderEliminar
  15. Me gusta mucho tu blog:) te sigo! si quieres pasate por el mio
    http://lofacilesllorar.blogspot.com.es/
    ¡un saludo!

    ResponderEliminar
  16. He encontrado tu blog por casualidad y me ha gustado mucho.
    Obvio que ya te sigo.
    ¿Qué te parece si te pasas por mi blog y opinas y ya si eso me sigues?
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  17. ¿No lo entiendes? Nada es nunca totalmente negro, ni totalmente blanco. A no ser que estés muerto o que tomes drogas, pero eso ya es otra historia.

    A mí me gustó mucho el texto.

    ResponderEliminar
  18. X, ojalá tú teniendo razón.


    Tequila limón y sal, yo creo que hay cosas que sí son fáciles. Sino, tampoco habría cosas complicadas. No creo que querer sea algo difícil si es algo que sale natural. Obviamente, difícil de encontrar, pero no difícil de hacer una vez encuentres a una persona.



    Byron, suerte. Mantengo una relación de amor-odio con los ojalá.



    Patri Limón, no pretendía decir que causar dolor generase placer, sino que sentir dolor es en parte sentir placer, y sentir placer es en parte sentir dolor.




    Marisa, yo creo que hay que aprender a sentir el dolor.



    Sandra, yo creo que el amor cuando es amor si es sencillo. O no, pero tampoco difícil, simplemente es eso, natural, sale solo. El problema es que hay personas (entre las que me incluyo) a las que nos cuesta más encontrar eso que llamamos amor. Por ello las relaciones son más complejas, porque no llegan a amor y existen entonces obstáculos y otros componentes que hacen que sean (im)posibles. Y sí, yo también pienso que duele más hacer daño, pero simplemente porque cuando te lo hacen es más fácil utilizar escudos.



    Luis Alvarez, esa respuesta es una de las pocas cosas que tengo claras: es preferible sentir dolor. Todo antes que no sentir nada.




    dEsoRdeN, por desgracia no siempre se puede evitar, pero siempre es mejor destrozar con una verdad que alegrar de mentira, ¿no?



    AnónimoR, of course.



    Angel Guardian, siempre hay que seguir los instintos.




    Bastet, a veces no somos capaces de percibir los grises, pero existen.




    garcigomez, yo con el tiempo cada vez siento más de extremos, pero cuanto más al extremo vas, más llegas al otro extremo.



    Rita Agustina, equilibrarse y otras cosas imposibles.



    Joan, :)


    Sonríe, llamara, Motherfucker, bienvenidos, me pasaré por vuestros blogs :)


    ResponderEliminar
  19. Me siento muy, muy identificada con esta entrada. Siempre me ha torturado el tema de "El que quiere más", por ambas partes. Porque lo pasé mal siendo la que quería menos y ahora me está pasando al revés.

    Te sigo :)

    ResponderEliminar