4 de septiembre de 2012

No es sentimiento si no destroza.

Indescriptible. Adictivo. Arrollador. Locura, pasión, deseo. No lo entendía entonces, no entendía por qué me desordenabas tanto. Sigo sin entenderlo. Tú, motor de mis impulsos, interruptor de mis ganas. Tú, mi punto más bajo y también mi punto más alto. Joder. No sabía qué hacer con todos esos sentimientos, no sabía dónde meterlos, cómo utilizarlos. Nunca fui capaz de conseguir que no me mataran (ni de dolor, ni de placer). Débil. Me hacías débil. Me dabas miedo. Me daban miedo todos los ojalás que podía conjugar con tu nombre, todos los planes de futuro que hacían que el futuro sin ti pareciera no merecer la pena. Perder la cabeza. Perder el cuerpo, perder el alma.Perder mis principios establecidos de antemano o todas aquellas reglas que prometí cumplir aquella noche. Perder quizás todo, pero no perderte a ti. Todo, yo lo habría perdido todo, lo habría perdido todo y más con tal de estar contigo. No podía funcionar. No podía funcionar porque tú sentías exactamente lo mismo. Dolía por mi, dolía por ti, dolía el daño que me hacías, dolía el daño que te hacía a ti. Te iba a destruir, me iba a destruir. Fue lo más intenso que he sentido jamás. No sé ponerle un nombre, no sé etiquetarlo. No sé si me gustaba, no sé si podría haberlo soportado más tiempo. No sé en qué momento la cordura se apodero de aquello, no sé por qué pudimos decidir, no sé si las ganas dejaron de ser suficientes o si en realidad nunca lo fueron, no sé muchas cosas que me gustaría saber y no conozco muchas respuestas que quizás no existan. Sólo sé que me alegro de haber descubierto la manera de no sentir constantemente que termino con todo lo que me importa, aunque eso implique tener a veces la sensación de que no es sentimiento si no destroza. No  tenía sentido. No hay que darle vueltas. Todos somos felices cuando nos empeñamos en serlo.


14 comentarios:

  1. Si una cosa tiene el dEsoRdeN es intensidad, para bien y para mal. Ya sólo por eso merece la pena, aunque a veces duela horrores

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho la actualización, ese tipo de sentimiento que no etiquetare porque si no me vas a llevar la contraria, es uff...no sé, no sé describirlo, se apodera un poco de nosotros. Podemos ser felices, sí, pero una vez sentido eso, se añora...

    AnónimoR.

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado este texto!!! Lo veo tan verídico, tan cierto todo lo que has dicho!
    A mí también me ha dolido, pero no necesariamente, todo lo que duele es malo... aunque en este caso, el amor, sí lo es.

    Saludos!!

    yapagalaluz.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Que genial jo, me ha encantado el texto, una preciosidad. Es cierto que duele, a mí también me dolió, pero cuando se trata de amor... es otra cosa. ¡Gracias por pasarte por mi blog!

    Besos desde: www.smileandwomanocry.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Es difícil no hacerse un plan de futuro con esa persona con la que pasas más tiempo que contigo misma, es difícil... Cuando ya no están echas de menos poder hacerte esos planes aunque antes te dieran miedo.

    ResponderEliminar
  6. Una entrada a la que no puedo añadir nada más, no lo podrías haber expresado mejor. Me ha hecho pensar en cómo duele cuando la otra persona no se da cuenta de que todo lo has hecho por ella, cuando parece que lo tienes que gritar delante suyo para que lo vea

    ResponderEliminar
  7. dEsoRdeN, siempre es mejor que duela a que resulte indiferente. Pienso yo.


    AnónimoR, ¿te doy miedo? jiji. Sentir cosas buenas implica tener también un poco de miedo. Y el miedo, aunque nos cueste reconocerlo, es un sentimiento adictivo.



    Tequila limón y sal, necesitamos sentir dolor porque sino la vida no tendría sentido.




    Isabel, pero se pasa, ¿no? :)



    Miriam, a veces no es planear, sino que no puedes ver más allá del ahora o imaginar cosas muy diferentes porque estás concentrado en ello....



    X, la cordura no debería existir. Pero bueno, tú eres de los que no se dejan llevar XD.



    garcigomez, a veces sí se da cuenta, y sí siente cosas, pero eso no cambia nada...

    ResponderEliminar
  8. Hola!!! que tal el fin del veranito?? Me quedo con la ultima frase, sin duda, es genial!!

    ResponderEliminar
  9. Es como lo que me gustaría escribir. Pero a mi no me sale.

    ResponderEliminar
  10. Aún estoy intentando comprenderlo,no termino de asimilarlo.Jodidamente genial.

    P.D: Supongo que sí,que he venido para quedarme...

    ResponderEliminar
  11. Verillo, el fin de verano sabe muy a fin de verano y esas ganas de, por un lado, que termine, y por otro de que dure eternamente.


    Iconerre, Byron, oh, amor (L).

    ResponderEliminar
  12. http://visitas-gratis-en-tu-blog.blogspot.com.es/

    Este blog vuelve a estar activo , visitenos para conocer otros blogs y dejar conocer tu blog . Gracias!!!

    ResponderEliminar