6 de septiembre de 2012

Echémosle la culpa al momento.

No eran todas las acciones que nunca llegabas a ejecutar, ni todas las palabras que morían incluso antes de llegar a mis labios. No era esa opresión en el corazón ante la más mínima discusión, por pequeña que fuera. No era tampoco la distancia entre nuestros cuerpos o entre nuestras manos, ni cómo los miedos ocupaban el espacio existente entre el "quiero" y el "puedo". No fue culpa nuestra. No nos echemos la culpa de algo que habríamos evitado de haberlo podido evitar. Fue culpa del momento, eso es. Echémosle la culpa al momento. No soy yo, ni mis complicaciones, ni el hecho de no estar a la altura (probablemente por el miedo a no estar a la altura). No eres tú, ni fue nadie nunca antes. No es cuestión de querer y no poder, ni de poder y no querer. No es todo lo que no me gusta de mi, ni lo que te gusta de ti, ni lo que cambiaría si fuera posible (pero no lo es). La culpa es del momento. Digamos que "no es el momento" y que pase el tiempo. Y si nos ahogamos, será culpa de que no era el momento de sobrevivir.


(Maldito frío de Septiembre, joder)

13 comentarios:

  1. Y si nos dañamos, será que no era el momento de salir indemnes.

    ResponderEliminar
  2. Yo nunca le echaría la culpa al momento, siempre pienso que si algo sale mal es por las personas, concretamente por mí y porque no suelo estar a la altura.

    Me encanta esa canción de Vetusta ^^

    ResponderEliminar
  3. Estoy segura de que cuando perdí la oportunidad de estar con la persona que quiero no era el momento, porque fue hace dos años y era demasiado pequeña para amar de verdad. Pero el destino da segundas oportunidades:) unbesitoo!

    ResponderEliminar
  4. Siento que lees mis pensamientos, es imposible no seguir tu blog. Me siento identificada....Digamos que no fue su momento...yo estaba preparada para sentir amor, para quererlo, pero el no. Y ahora no sé si seré capaz de segundas oportunidades, la gente no cambia...

    ResponderEliminar
  5. Me encanta esa canción. No es que no sea el momento, es que hay demasiados miedos y complicaciones de por medio, el momento es siempre cuando uno quiere, no hay mas. Los borrachos siempre dicen la verdad, you know, friolera. AnónimoR

    ResponderEliminar
  6. "Se lo llevó la tormenta y el tiempo, nada se pudo salvar, sólo quedó una chispa de luz, suspira por volver a empezar"
    Con esto, además de ser otra canción de Vetusta Morla, me refiero a que aunque pase el tiempo y lo que pasó quedó ahí, en el pasado, siempre queda una sensación de 'volver'.
    PD: La canción que puse tampoco es mi estilo pero son las canciones típicas que escuchaba con tres años mientras íbamos en el coche. Al final se pegan y bueno, ahí está el resultado.

    ResponderEliminar
  7. Darle la culpa al momento es una buena salvación, al menos para no sentirte tan mal "en ese momento". Pero hace poco me dijeron que cuando hay un error la culpa siempre es humana, siempre...
    un beso!

    ResponderEliminar
  8. Una magnifica entrada, tanto el texto como la canción. Agradecerte que te pases siempre que actualizo,¡es un encanto tener por ahí! Igual me paso, un beso muy fuerte.


    www.smileandwomanocry.blogspot.com <3.

    ResponderEliminar
  9. Eso de 'no es el momento' siempre me ha sonado a excusa barata y a olor a caquita...

    (hostia! pues aquí vuelve a hacer un calor de verano verano! Yuujuuu!! :P)

    ResponderEliminar
  10. A veces no es el momento, a veces alguna de las partes no está preparada para dar a la otra lo que quiere o necesita. Y a veces es que las dos personas están condenadas a enfrentarse o separarse, por mil motivos, aunque sean pequeños

    ResponderEliminar
  11. Es fácil herir a alguien en nuestro aprendizaje por la vida, quizás entender que esto pasa para el ó para ti hace que duela en el momento a nuestro ego , pero solo los años vividos nos hacen llegar a la conclusión que tu acabas de describir. La culpa :( bueno es del destino por tener siempre un inició un final.

    ResponderEliminar
  12. me gusta esta entrada, sobre todo el titulo! Siempre tan inspirada Cris... genial!

    ResponderEliminar