26 de agosto de 2012

Tan ilusa.

Absurdo. Ridículo. Irracional. Incoherente. Ilógico. ¿Cómo pude ser tan ilusa, lo suficientemente ilusa como para pensar que quizás, por alguna extraña razón, yo seguía importándote - nunca había dejado de importarte-?. Me gustaba la idea. Me gustaba pensar que la culpa no había sido mía. Que en el fondo el tiempo pasaba y tú también necesitabas saber que todo me iba bien. Absolutamente absurdo. Ridículo. Irracional. Incoherente. Ilógico. ¿Cómo pude ilusionarme?. Debería aceptarlo. Debería aceptar esa realidad en la que había ocupado el último lugar de la lista de prioridades. Y haber entendido que, por el motivo que fuera, nunca había sido suficiente, nunca había importado, nunca importaría. Porque solucionar los problemas era tan sencillo como borrarme del mapa. Yo ya no existía. Nunca había existido.


(Y en el fondo yo segúa esperando que alguien me dijese que todo había sido una equivocación. Que me dijesen que no me había merecido nada de eso. Que no era culpa mía - con el corazón-. Que no tenía que sentirme así. Nunca más.) 

13 comentarios:

  1. Me parece que hoy has hecho una entrada de puta madre (un poco triste. Ya sabes, quedate con lo vivido, caos. Se te echaba de menos por aquí. AnónimoR.

    ResponderEliminar
  2. Cuidado, tiene pinta de que puedas volver a equivocarte. Pensar que te borra del mapa para solucionar los problemas es buscar una explicación satisfactoria (no feliz, satisfactoria).

    ResponderEliminar
  3. El amor en sí es irracional. No tiene lógica ni cuando empieza ni cuando acaba.
    Y cuando nace es la felicidad y cuando acaba es el dolor, pero habrá otros y se iniciará un nuevo ciclo.
    No te atormentes, hay q aceptar que la vida esta hecha de ciclos.
    Besos niña!!

    ResponderEliminar
  4. Somos expertos en ser incoherentes. Pero es que en estos temas... ¿qué es lo coherente y qué no?
    Es duro aceptar que algo termina o ni tan solo empieza, y aunque tú lo sepas siempre habrá algo dentro de ti que no estará de acuerdo. Solo con el tiempo se dará por vencido y lo aceptará... Tiempo.

    un beso!
    pd. te sigo en twitter, me acabo de dar cuenta que tienes! jaja:)

    ResponderEliminar
  5. Me quema por dentro esta entrada, ya que esa misma sensación la he tenido yo hace poco y, creéme, aún me sigo preguntando lo mismo. ¿Cómo fuí tan ilusa y tan ciega? ¿Cómo soy capáz de seguir buscando, a estas alturas, explicaciones a algo que probablemente carezca de ellas?
    Quizás uno de mis pensamientos, reflejado por tí en esta frase, "Debería aceptar esa realidad en la que había ocupado el último lugar de la lista de prioridades", fué una de las que me impulsó a empezar a cerrar puertas a diestro y siniestro.(Todas las que hacían referencia a él).

    Un besico :)

    ResponderEliminar
  6. Oh, Cris. bonita entrada, como todas, como siempre.
    Hacía tiempo que no te leía. Bueno, que no leía a nadie y parece que ya he decidido volver a hacerlo, a buscar un hueco para leer algunas de las preciosidades que se esconden tras un link. que nada. me alegro de leerte, y de que me hayas leído tan solo publicar.

    un beso.
    c.gonzález.

    ResponderEliminar
  7. AnónimoR, a veces lo vivido deja de tener sentido y te das cuenta de que nunca lo tuvo realmente.


    X, no he entendido muy bien lo de satisfactorio. Y sí, tienes razón en lo de volver a ilusionarme. Es algo que, inevitablemente, estaré esperando siempre. Lo que pasa que tampoco sentiré esa ilusión, porque no creo que se den muchas situaciones que puedan indicar que está sucediendo de verdad.




    ohma, ¿Amor? Yo no hablaba de amor. De todas formas no estoy de acuerdo con eso de que cuando empieza es felicidad y cuando termina es dolor. No en su totalidad, al menos.




    nubedealgodon, hay cosas que damos por hecho que no deben terminar... seguida tú también en twitter pues :)



    Marisa, porque hay determinados ámbitos de la vida en los que pensamos bien por defecto. Tiene su lado bueno y su lado malo. De todas formas esto va de otro tipo de puertas de las que no se pueden cerrar, por desgracia.



    Cris González, pues me alegro de que hayas vuelto :)







    ResponderEliminar
  8. Creo que siento lo mismo, y me he llegado a creer todo eso, que si que le importaba después de tanto, que nunca le había dejado de importar, pero vives e intentas creértelo, pero como no sabes la verdad te lo crees. Es entonces cuando llegas y te pegas un trompazo.

    ResponderEliminar
  9. Nos gustaría entrar en la cabeza de la gente que queremos, para ver las veces que piensan en nosotros y como lo hacen, sin tener que esperar a que se manifiesten. Y muchas veces nos quieren, pero no del mismo modo en que les queremos nosotros, aunque a veces no pueden evitar pensar en cómo nos irá y se interesan brevemente antes de desaparecer de nuevo

    ResponderEliminar
  10. Existir tan solo se logra cuando los demás nos recuerdan, y nuestro sueño es lograr dejar huella de existencia... que nuestra conciencia conecte con esas conciencias de las cuales el caos del univeso nos lleva a conocer.

    Cierra tus ojos mi pequeña Criss y abandonate al azar ilogicó de los sentidos, pues las cosas pasan siempre por algo... aunque no lo entendamos de momento.

    Por ello no te nieges nunca quien eres, la esencia del espiritu es la que nos define en la multiplicidad del tiempo.

    Un abrazo mi Ángel

    ResponderEliminar
  11. Hay cosas que sí que sabemos, pero la ilusión no nos deja ver.

    ResponderEliminar
  12. Sonia :), en realidad supongo que no podemos saber si de verdad importamos porquee en el fondo los actos no siempre responden a los pensamientos, ¿no?


    garcigomez, es tentador pero pensándolo bien, sería aburrido.



    dEsoRdeN, relax! (I don't know to do that)


    CyberAngel, las cosas pasan por algo. Dicen que las cosas malas sirven para hacerte fuerte, pero a veces creo que preferiría ser débil.


    Patri Limón, probablemente tengas razón, o quizás no seamos tan listos como creemos...

    ResponderEliminar