3 de agosto de 2012

Tan extraña.

Tan extraña como que ya es de noche y yo pienso que quizás ya se haya hecho de día. El tiempo pasa despacio, casi tan despacio como si lo marcase un reloj que se ha quedado sin pilas. Tan extraña. Tan extraña como el tacto de este colchón acariciando mi espalda, como los trofeos repartidos por las estanterías de todas las batallas ganadas que quizás deberían haber sido perdidas: no importaban, nunca importaron. Como todas las historias repartidas por los rincones, historias con las que iba escribiendo mi vida. Como los álbumes de imágenes y recuerdos en los cuales tú eras casi tan protagonista como yo. Y es que si te eliminase de mi vida los últimos años, mi biografía se quedaría casi tan vacía como mi corazón cuando intento pensar en todo sin pensar en ti. Tan extraña como las vírgenes a las que podría rezar cada noche si creyera en ellas, si supiera en lo que creo, si creyera en algo; como sus caras que me asustan y no puedo dejar de mirar, intentando averiguar si sonríen o lloran, como tú en cada despedida, cuando teníamos miedo que nunca fuese la próxima vez. Tan extraña como los diplomas que cuelgan de las paredes y que no recuerdo haber obtenido. Como las calles desiertas a las 11 de la noche. Tan extraña, lo suficientemente extraña como para mirar al cielo en lugar de al suelo, como para fijarme en los colores de una fotografía sin importar siquiera quiénes eran los que salían en ella. Me siento tan extraña esta noche que no puedo dormir. No me acostumbro.Nunca lograré acostumbrarme. Nunca lo logré. Y eso que he dedicado 18 años de mi vida a intentar conseguirlo...


(Hoy me he sentido demasiado extraña llevando medias y chaqueta en un sitio donde todo el mundo usa manga corta. Y quiero irme ya)

11 comentarios:

  1. Lo primero es lo primero y es ser tú misma. Si te sientes cómoda siendo como eres no debes mirar a tu alrededor. Más que nada habla mi experiencia... vivir en un pueblo de 3.000 habitantes da para cansarte de esas cosas y hacer y ser como quieras.

    ResponderEliminar
  2. "Tan extraña como saber que ese no es tu sitio"

    ResponderEliminar
  3. ¿Quién no se ha sentido extraño en su propia piel, a pesar de estar conviviendo con ella desde el primer día?

    ResponderEliminar
  4. Lo extraño es no sentirse extraña de vez en cuando...
    "Y es que si te eliminase de mi vida los últimos años, mi biografía se quedaría casi tan vacía como mi corazón cuando intento pensar en todo sin pensar en ti". Fabuloso(:
    un beso!

    ResponderEliminar
  5. ánimos, que en 4 días todo volverá a la (veraniega) normalidad!

    ResponderEliminar
  6. Eso es la parte mala de implicarte tanto con alguien, que lo integras tanto en ti que luego cuando se pierde es como si te arrancaran parte de tu ser. Pero también resulta inevitable, si no entregas algo de ti el amor no puede llegar a algo. En esos casos, lo importante es reconstruirse para volver a construir algo similar con otra persona

    ResponderEliminar
  7. Miriam, una ciudad puede ahogarte. Sobre todo cuando no es la tuya.



    Anónimo, ¿cuándo uno sabe que un sitio no es su sitio puede tacharlo de su lista de destinos aunque tenga cosas importantes allí? ¿Puede todo lo que nos importa formar parte de nuestro sitio? ¿Y si nuestro sitio no es el mismo sitio que el de las personas que queremos? (Demasiadas preguntas, lo sé)




    X, siempre pasa. Son días.




    nubedealgodon, Debe ser.



    dEsoRdeN, 7. Exactamente, quedan 7.



    garcigomez, sigo pensando que para que alguien forme parte de tu biografía no es necesario implicarte. Es más, esas cosas salen solas. De todas formas, tampoco hablaba de amor. No creo en construir ni en destruir, y tampoco creo en cosas similares. Es más, creo que es un grave error buscar algo similar a algo que te gusta...

    ResponderEliminar
  8. Cada uno encuentra su sitio al cabo del tiempo, la gente que quieres también tiene su sitio, y no tiene porque ser el mismo. El sitio de ellos, para ti, está en tu alma, tu sitio...quizas no lo encuentres nunca, o si.

    "Tan extraña que mi corazón está en su sitio, y mi cabeza no" ¿No?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi corazón y mi cabeza siempre tienen sitios diferentes.
      ¿Nos conocemos?

      Eliminar
    2. Algun dia cambiará eso...bueno, puede que no.
      De nada.

      Eliminar
    3. PD: De nada me refiero a que no nos conocemos de nada, no a que "Gracias" oh, "De nada"

      Eliminar