14 de agosto de 2012

(Por esta vez)

Vacío. Si no respiro no se oye más que silencio. Sonrío. Siempre me ha dado más miedo la mala compañía que la soledad. Miro la pared. El cuadro de Audrey indica que ese es mi sitio. Cierro los ojos. Pienso en todo y al segundo me quedo en blanco. Dormiré. Y entenderé que incluso el suelo frío puede provocarte un orgasmo cuando estás contigo mismo. Entenderé que una ausencia sólo es ausencia cuando es para siempre. Así es como echando de menos por defecto he aprendido a sentirme plena, aún sin saber estar sola ni acompañada, necesitando sin necesitar, encontrando la solución a mis contradicciones de nacimiento en los pensamientos aleatorios que me dicen que no me equivoco en esto. Que nunca me he equivocado (por esta vez).


(Y no me mires así, porque no voy a hacerlo. No me llames. Me da igual que nadie se vaya a enterar. No. Sé luchar conmigo misma, también)

9 comentarios:

  1. Ya mañana pensarás de nuevo, pero por hoy, que no te hayas equivocado nunca...

    (Ay qué temazo)

    ResponderEliminar
  2. Aunque te equivocases, errar es de sabios. O eso dicen...
    un beso!

    ResponderEliminar
  3. tu mayor contradiccion es escribir tantas cosas tristes y ser siempre la chica que sonrie de oreja a oreja...

    ResponderEliminar
  4. O estoy yo relajada o he encontrado serenidad en tu entrada.
    Serenidad y como una búsqueda dentro de ti misma.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Sin duda, estás en tu sitio. Llevas a la gente que quieres contigo, pero tu estás en paz. Buena canción. Sobre el comentario de la otra entrada, creo que al final todos volvemos a nuestro lugar de origen, y son etapas, etapas de la edad, de la situación de la vida, de nuestra misma persona...Madrid también cansa, te lo dice uno que tiene 25 años y excepto el año pasado y dentro de poco, he vivido en Madrid toda mi vida. Pero si, mas mola. Anónimodesiempre

    ResponderEliminar
  6. a veces son necesarios esos momentos de soledad para encontrarse a uno mismo, o para intentarlo al menos, a mi me encantan. y por cierto adoro esta canción XD

    ResponderEliminar
  7. Yo no sé luchar contra mí misma. Soy débil.

    ResponderEliminar
  8. Que gran contradicción es ser solitario y al mismo tiempo necesitar a gente cerca de ti, para salvarte a veces de ti mismo, porque demasiado tiempo en soledad empieza a remover lo peor de uno mismo.

    Y como dices, la ausencia es ausencia si es para siempre, cuando es un "hasta nunca" y no un "hasta luego"

    ResponderEliminar
  9. X, quién escribiera canciones así :) (espero que se acabe ya el verano, que no me gusta pensar tanto...)


    nubedealgodon, más que de sabios diría que es de humanos. Y muy sabios no debemos ser, así en general, teniendo en cuenta cómo van las cosas...


    AnónimoDesaparecido, yo es que sólo sonrío cuando estoy en buena compañía...



    ohma, me alegro de haberte transmitido eso. Yo también me sentía así mientras escribía esta entrada.


    AnónimoDeÚltimamente, aunque sea de visita es inevitable volver para recordar lo que importa, lo que importó y lo que siempre fue indiferente. Es inevitable.




    sergio(echodemenosvertebloggear), a mi también me encantan. Hay cosas para las que prefiero estar sola y momentos que no quiero compartir con nadie... PD. Los planetas me recuerda a ti.



    TequilaLimónYSal, todos somos fuertes y también débiles. Si luchas contra ti misma siempre ganas y siempre pierdes. Constantemente lo hacemos... (no creo que seas más débil de lo que puedo ser yo ni de lo que puede ser cualquier otra persona).



    garcigomez, no me refería tanto a gente en pluar como a gente en singular, en ese caso.

    ResponderEliminar