8 de agosto de 2012

No te engañes...

No te engañes. La distancia no siempre es distancia. La culpa no la tienen los kilómetros de más y las caricias de menos, sino la falta de ganas y el maldito interés. Si estiras la cuerda y se rompe es porque en realidad no era lo suficientemente fuerte. Yo siempre pensé que me gustaría que todo lo que formase parte de mi vida fuera resistente a prueba de balas. Más que nada porque no quiero engañarme. No me diseñaron para llorar con frecuencia y cuando lo hago, la falta de costumbre hace que no sepa cómo parar. Y que no lo entienda. Y que me ahogue. No es que sea insensible. Es que hay que saber hacerme sentir. Y si hay algo que siento con fuerza son las ganas de vivir. Pero de vivir realidades imperfectas. Las mentiras hechas a medida nunca me sentaron demasiado bien.


(Y lo cierto es que a veces aún me sorprendo a mi misma pensando en que todo ha cambiado demasiado. O quizás no lo suficiente)

11 comentarios:

  1. La distancia no siempre es insalvable si las dos personas están de acuerdo en luchar. El problema es, en realidad, el ponerse de acuerdo. Lo normal es acusar al otro de no hacer lo suficiente. El otro piensa lo mismo del uno. Y así...

    ResponderEliminar
  2. Con total sinceridad, gran entrada. El amor puede con todo, la amistad puede con todo, y con el corazón se pueden abrir aguas y mover montañas, el problema viene cuando llegan esas lagrimas, porque hay algo con lo que nada puede, y es el dolor que emana esa falta de ganas. Que no siempre se da lo que uno da, o se quiere lo que uno quiere. (un poco contradictorio el comentario. Anónimodesconocidoquenosiempremolanloscomentarios

    ResponderEliminar
  3. Estar dispuesta a vivir realidades imperfectas es un enorme ejercicio de honestidad y realismo. Y casi te diría que mucho más valiente y ambicioso que los que se conforman con mentiras a medida...

    ResponderEliminar
  4. una mentira nunca es lo suficiente buena y la distancia no es un problema si se ama

    ResponderEliminar
  5. Soy partidaria de que el amor, pero el verdadero, puede con todo, más allá de toda adversidad, de toda distancia, de todo. Pero bueno, creo que con algunas cosas no se puede lidiar del todo, como las mentiras. Éstas no están hechas a medida de nadie, porque no sirven para nada, ni siquiera las piadosas, sólo te dejan un malestar insoportable.
    Te mando un beso enorme.

    ResponderEliminar
  6. Me encanta leerte,lo hago todos los dias por si pones algo nuevo.
    Me siento muy identificada contigo pero nunca sabria describirlo como tu lo haces....GRACIAS

    ResponderEliminar
  7. A mí no me gustan las distancias. Prefiero abandonar. Yo necesito una persona a tiempo completo y no solo a tiempo parcial.

    ResponderEliminar
  8. X, exacto. La distancia se puede salvar y como pruebas, hay mil ejemplos. El problema es que hay que querer. Y tampoco está mal tener la valentía de reconocer que no se quiere sin escudarse en un "es imposible"....



    AnónimoDesconocidoDeComentariosBonitos (sí, lo siguen siendo), las ganas pueden vencer a todo. Yo lo tengo claro. Me ha gustado el apunte de la amistad... en el mundo se sufre por más cosas que por amor.



    dEsoRdeN, lo bueno de las mentiras a medida debe ser cuando crees de verdad que son reales.



    Princesita sin corona, la distancia no es un problema si tienes claro que quieres acortarla...



    Snow white, cualquier sentimiento verdadero puede con todo.... y las mentiras más horribles son las que parecen verdades.



    Anónima, pues me alegro de que te guste.... gracias :)




    Tequila Limón y sal, está bien avisarlo desde un primer momento. Yo por el contrario no valdría para estar nunca a tiempo completo...

    ResponderEliminar
  9. Ya..es cierto, lo que pasa que las ganas no siempre son recíprocas, y ahí ya... El amor no siempre tiene que ser por una pareja, bueno, supongo que eso ya lo sabes. Anónimodecomentariosinmas xD

    ResponderEliminar
  10. Pero entonces son autoengaño, no? :S No me acaban de convencer, aunque puedan ser menos dolorosas...

    ResponderEliminar
  11. Totalmente cierto, las distancias no se marcan solo físicamente, sino en la actitud. Puedes estar lejos de alguien en kilómetros, pero muy cerca de esa persona por el modo en que te comunicas con ella y estar muy distante de alguien que tienes a dos calles de separación.

    Y sí, en este caso se trata de ganas, si no hay ganas de acortar la distancia en ambas partes no merece la pena, si una persona dice "hola" y la otra dice "adiós", no se puede hacer nada más.

    La perfección no existe,siempre vivimos realidades imperfectas, incluso cuando creemos que todo es perfecto

    ResponderEliminar