28 de julio de 2012

Tú no lo entiendes.

No lo entiendes. Yo te lo decía de todas las formas posibles. Con los ojos, con mis silencios, con mis enfados. Te lo decía con mis puntos suspensivos, con mis metáforas. Te lo decía de todas las formas posibles menos con palabras. Porque ya sabes que no me gustan demasiado. Hay cosas que uno tiene que descubrir sin ayuda y siempre hemos conocido todos los lugares sin que nadie nos indicase en camino, perdiéndonos para encontrarnos, cayéndonos para levantarnos. No iba a ser menos. No lo entendías y yo ya no sabía cómo decírtelo. Lo especial reducido a la nada, comparable a cualquier tipo de relación efímera, a la simple atracción que bien podría haber sido un polvo en un baño cualquiera un sábado aleatorio. Te dije que no me comparases con ella porque, si lo hacías, empezaría a desintegrarme. Y no lo entendiste, no supiste escucharme. Y yo tampoco supe. No supe expresarme, no  supe decirte que me importaba porque me importabas. Por imposible que fuera conjugarnos en plural. Por incompatibles que fueran nuestros labios. Aunque los recovecos de nuestros cuerpos quizás no encajaran, como tampoco encajan mis sentimientos en ningún tipo de patrón establecido.


(Yo no quiero jugar a un juego cuyas reglas no conozco. Porque voy a perder)

6 comentarios:

  1. Identificada... Y la canción me ha matado.
    un beso!

    ResponderEliminar
  2. Me he quedado en el título.

    A veces ganar o perder no es tan importante como el juego en sí.

    ResponderEliminar
  3. Impotentemente identificado con tu texto. "Otro puto beso en las mejillas..." dolorosa frase que lo resume todo a la perfección. No, hoy no me voy a meter con 'tu música'...

    Hace años cogía esos Ferrocarrils de la Generalitat que salen en el video cada sábado y domingo, para ir currar en mis comienzos... :)

    ResponderEliminar
  4. Yo pienso que nos cuesta tanto hablar cuando debería ser tan fácil!

    ResponderEliminar
  5. nubedealgodón, Ruidoblanco (L). Sería más guay que te identificaras cuando escribo cosas bonitas... :(


    Helenx, te quedas con el título porque no entiendes nada más :p (bromi). Jugar bien es importante, pero por desgracia ganar es, muchas veces, esencial. Eso sí. Lo peor es jugar contra ti misma y perder.



    dEsoRdeN, Maldita impotencia de mierda. Averigua dónde vive y la matamos. (Oh. Videoclips que te hacen recordar aquellos tiempos lejanos en que eras joven...)



    Tequila Limón y Sal, no es que nos cueste. Hablar es sencillo, pero lo interesante y bonito es saber decirlo todo sin abrir la boca...

    ResponderEliminar
  6. A veces no hace falta decir nada, por nuestros actos y los de los demás nos damos perfecta cuenta de las cosas. Pero hay veces en las que es necesario hablar y hacerlo con claridad, que exprese lo que sentimos y que ahorre malas interpretaciones del silencio. Que ese silencio provoque que se nos escape algo que nos importaba

    ResponderEliminar