15 de julio de 2012

No querías saberlo.

Me preguntaste qué era lo que sentía. En realidad no querías saberlo. No me miraste. No me miraste después de la primera frase. Te dije que había deseado arrancarme la piel a pedazos para que no pudiera tocarme, hacerme diminuta, invisible, para que no me pudiera mirar. Y ahí estabas tú. Tú y la angustia de tu rostro. No dijiste qué pensabas, no necesitabas decirlo. Tus ojos habían hecho que no faltasen palabras. Supe que me tenía que ir y tú supiste que no me volverías a ver. No hubiera tenido sentido alguno.

 

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Hola! me gusto mucho tu entrada, y la cancion del video no la conocia.. pero me encanto la musica♥ un beso :)

    ResponderEliminar
  3. A veces nuestra mirada lo dice todo, a veces es bueno pero otras no pues es imposible ocultar lo que sentimos en ese momento. Un besazo Cris.

    ResponderEliminar
  4. Ese momento de incomunicación total, cuando ambas partes no saben qué decirse ni cómo hacerlo, cuando ni siquieran pueden mirarse. Tantas cosas que decir en el fondo y tan pocas ganas de hacerlo, por no querer y por no saber cómo hacerlo

    ResponderEliminar