2 de julio de 2012

La Roja (o cómo ganarme odios infinitos por una sola entrada)

Empezaré diciendo que no tengo nada en contra del fútbol, y mucho menos de la gente que lo disfruta. En parte podría incluso decir que los envidio, ojalá pudiera yo verle la gracia y emocionarme con un grupo de tíos que corren detrás de un balón. No es eso. Simplemente es que no lo entiendo.
Ayer "La Roja" ganaba la final de la Eurocopa, y a mi todo esto me ha servido para aprenderme el nombre de la liga en cuestión y ganarme dolores de cabeza. Desde que la selección empezó a ganar partidos, banderas de España ocuparon las ventanas de un elevado porcentaje de mis vecinos y, por lo que he comentado con amigos y conocidos, no es un fenómeno extraño que sólo suceda en mi barrio, sino en todo el país. He escuchado/leído a más de uno cantar la cancioncita de "Yo soy español, español, español". Claro que sí. Tenemos muchos motivos para sentirnos orgullosos de ser españoles. Como no. Tenemos un equipo de fútbol de lujo y un presidente del gobierno que va a verles jugar, en lugar de preocuparse por el incendio de Valencia. También hay que decir que yo no entiendo mucho ese tipo de orgullos ante cosas que uno no decide (y así menciono brevemente el alboroto del famoso "orgullo gay", también este fin de semana, que tira por la borda el respeto que un colectivo amplio de la sociedad se ha ido ganando con el paso de los años...). Yo puedo sentirme orgullosa de las cosas que he conseguido con mi esfuerzo, pero no de ser española, y bajo ningún concepto de cómo se hacen las cosas aquí. Pero bueno. Parece que de repente destacamos en algo, y nos gusta ser felices y olvidar todo lo demás.. al fin y al cabo, es normal. En los tiempos que corren, el ser humano necesita evadirse. No nos queda otra. Debe ser así.
El reto del día de hoy era encontrar un periódico en cuya primera página no apareciese la victoria de La Roja y su lugar lo ocupara el incendio de Valencia. Pero no. ¿Quién va a preocuparse de un incendio, de la vegetación o de los animales teniendo un equipo campeón? Somos historia. Hemos ganado a Italia. 4-0. Nadie olvidará nunca este momento. Y no. Que los periódicos se preocupen más por este tipo de cosas que por las verdaderamente importantes no es sólo culpa de los medios de comunicación. Es culpa nuestra, que no hacemos nada, que los seguimos comprando, que preferimos leer triunfos que derrotas porque no somos suficientemente fuertes. Los medios de comunicación dan al fútbol la importancia que nosotros les dejamos darle. Igual que telecinco, que hace tele-basura porque aunque nadie la vea, tiene más audiencia que las demás cadenas. Hipócritas.
Pese a todo lo anterior, yo entiendo que el grupo de personas que viven el fútbol de manera intensa emocionarse con el triunfo de La Roja. Lo que ya escapa absolutamente de mi entendimiento es que haya quien jamás ve fútbol y se pone nervioso antes de la final de la Eurocopa. ¿También lo hacéis cuando va algún español a los juegos olímpicos? No, ¿Verdad? ¿Es porque está de moda? ¿Es porque mueve más dinero y más masas que ningún otro deporte? ¿Por qué es? (y lo pregunto en serio. Por si alguien consigue convencerme con su explicación). Ayer paseaba por la Fnac en un intento de huir del partido y me encontré a varios grupos de amigas equipadas con sus camisetas y sus banderas apoyando a la selección. Debían de ser muy futboleras, porque ni siquiera lo estaban viendo (no sé si porque no sabían la hora o porque no les apetecía, fuera como fuera, se notaba que tenían interés). Debían llevar las camisetas en cuestión porque eran muy mainstream. Como si yo me hubiese ido al SOS con mi camiseta de Love of lesbian, pero me hubiese quedado en el escenario de "La casa azul". Después están las que quedan con sus indumentarias rojiblancas para ir al bar de turno y emocionarse con cada uno de los goles. Me pregunto qué pasará por sus cabezas mientras miran la pantalla (Conste que hablo en femenino porque, aunque quizás haya algún chico que hace lo mismo, es más habitual entre las de mi género).
Pero bueno. Hasta aquí, todo bien. Que veas el fútbol, que cuelgues tu banderita o que te sientas orgulloso de todo esto, no me molesta (entre comillas, pero podría decirse que no me molesta), sobre todo teniendo en cuenta que hay quien además de seguir la liga, tiene la cabeza donde la tiene que tener. Lo que ya no entiendo es que necesitéis compartirlo a los cuatro vientos, que sea imposible huir del fútbol, por así decirlo. Ayer yo no quería ver el partido. Caminaba por un terreno semi deshabitado y de repente, España marcó gol. Me enteré por los cuatro coches que pasaron superando los límites de velocidad por la carretera, agitando las banderas y componiendo melodías a base de pitidos. ¿Cobran o algo?. A mi me emociona mucho ir a conciertos, y cuando vuelvo no me dedico a poner la banda sonora a todo el vagón del tren con mi querido Ipod touch. Que la emoción os la podéis guardar, que no resquema. Claro que, sabía que podía ser mucho peor. Una vez obtuvimos la victoria estaba yo en proceso de ver una película cuando, aún habiendo pasado hora y media desde el fin del partido, trompetas, gritos y gran variedad de ruidos decidieron impedírmelo. Eso y los cuatro gilipollas que llamaron a mi casa y a las demás del vecindario. Porque estábamos todos tan contentos que podíamos hacer cualquier cosa.
Pues nada, señores, que ya está. Hoy llega la selección a Cibeles. Vayamos todos a verles, son unos héroes. Son tan héroes, que fijo que en lugar de irse pasado mañana de vacaciones, donan todo el dinero que han ganado para ayudar a apagar el incendio de Valencia.

11 comentarios:

  1. Chapó. Totalmente de acuerdo contigo. Que le vamos a hacer, vivimos en un país en el que se sale a la calle para alabar a un equipo de fútbol y no para defender nuestros derechos, derechos que cada día son menos.
    Y qué decir de nuestro querido presidente, que mientras se queman hectáreas en valencia él celebra en kiev la victoria de su país. Tienen lo que quieren en realidad, en unas semanas no se volverá a hablar de la crisis ni de lo hundidos que estamos.
    En fin... me superan estas cosas...
    un besito:)

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que, cuando estás tan contento, no puedes dejarlo dentro, necesitas sacarlo. Y yo odio a los que tocan las trompetitas, me parece un sonido insoportable. Pero bueno, entiendo que todos necesitábamos esto. Aunque no me parece bien que Rajoy ande por Ucrania viendo el partido en vez de aquí preocupándose por lo que le toca como presidente, pero de eso los españoles no tenemos la culpa.
    Ah, y de lo de los periódicos, también es portada del NYTimes. No creo que a los estadounidenses les importe mucho el fútbol, pero lo cierto es que esta vez hemos hecho historia. Aunque sea en un deporte.

    ResponderEliminar
  3. Sabes que en esto discrepamos bastante, y creo que es cuestión de enfoque. Creo que te equivocas de culpable. El fútbol y los que disfrutamos de él no tenemos la culpa de nada. Los que son cafres y maleducados sí. La culpa de que pases un mal rato la tiene quien te lo hace pasar, no la causa que esa persona encuentre para justificarse. Pero, por desgracia, y creo que es ahí donde quienes no empatizáis con el fútbol os equivocáis, nos metéis a todos en el mismo saco. Durante esta Eurocopa he leído cosas muy duras en Twitter, en Facebook, en blogs, que procuro no tomarme en serio porque casi son motivo de discusión (y ya sabes que yo, enfadarme, me enfado más bien poco). Mi disfrute y mi ilusión por algo como el fútbol no tiene nada que ver con mi compromiso, mi simpatía, mi empatía o mi lucha por otras cuestiones. Nada que ver. El fútbol es un enemigo equivocado. Si yo no veo el fútbol y lo pongo también a parir, no voy necesariamente a solucionar la crisis, apagar el incendio de Valencia, acabar con el hambre en África y mitigar cualquier conflicto mundial que pueda incluirse en esta lista. Y sabes también que mezclas cosas que yo también criticaría con otras que no creo que lo merezcan. No sé por qué hay un sector de la población que siente tan poca empatía por las personas que disfrutamos de esto. No sé por qué hay una oposición tan grande contra quienes disfrutamos de algo que, aunque sea superficial y momentáneamente, tiene la capacidad de hacer feliz a tanta gente. De verdad que no lo sé. Y perdón por semejante parrafada que acabo de soltar, ya sabes que la síntesis y yo nos llevamos mal.

    ResponderEliminar
  4. es que lo de las primas por ganar a los jugadores de la selección no tiene ningún sentido, es dinero público, debería usarse para otras cosas, y por mucho que tributen el 50% de los 300.000 que les toca por barba, mejor sería que el estado dispusiera de todo ese dinero para hacer cosas en valencia, por ejemplo, no? se ha muerto el conductor de un helicóptero, por cierto, en las labores de extinción... ayss

    ResponderEliminar
  5. No entiendo el porque dices que al escribir este post, te vas a ganar odios infinitos, no sé porque eh!, porque lo bueno (aunque no lo creamos), es la diversidad de opiniones unos en contra y otros en favor. ¿De que sirve pretender que respeten los gustos/creencias/ideologias etc etc de uno mismo si no respetamos a los demás eh?.

    En estas semanas que se jugaba la Eurocopa, en mi barrio mi balcón era el único que portaba la bandera de la "ROJA" y fue cuando fue el partido España-Portugal cuando mis vecinos se decidieron a poner la bandera, pero no por sentirse españoles o Rojizos si no por que jugaban contra Portugal y en consecuencia C.Ronaldo.

    Y aunque suene a repetido, no has ganado "mi odio" si no mi respeto, mi admiración por tener las ideas tan claras, y no dejarte apabuyar por opiniones contrarias a las tuyas.

    ResponderEliminar
  6. Pues me parece un texto que yo habría firmado encantado, suscribo todo lo que dices. Soy seguidor del mundo deportivo, pero tengo claro que los triunfos de la selección ni me dan de comer ni me hacen más feliz. Yo ayer tenía un día particularmente malo y no me sentí más contento porque se ganara la Eurocopa, no noté que fuera a solucionar mis problemas. No tenía nada que celebrar.

    Y lo que a mucha gente le fastidia de este seguidismo un poco exagerado es que no haya el mismo entusiasmo para otras cosas más importantes. Que todo ese afán de expansión emocional de la gente debería usarse para tomar medidas que ayudasen más al día a día de este país, que cada vez da un paso más al Tercer Mundo.

    Pero bueno, este es un claro ejemplo de lo que decía aquel proverbio, de ilusión también se vive

    ResponderEliminar
  7. Que la gente a la que le emociona y se identifica con la Roja lo celebre me parece cojonudo. Ya sabes que me encanta el fútbol y siento cosas parecidas cuando ganan equipos por los que siento simpatía. Lo de la cancioncita de 'Yo soy español' o sentirse orgulloso de serlo (de aquí o de donde sea) me parece el más absoluto de los ridículos provincianos. Y especialmente con la mierda de país en el que vivimos, no me parece que haya que sentirse orgulloso de nada. Lo de Rajoy y que ningún periódico saque en portada el incendio de Valencia lo encuentro patético. Y me ha hecho mucha gracia la comparación de las ruidosas celebraciones futboleras con nuestra discreción cuando volvemos de conciertos de piel de gallina... XD

    ResponderEliminar
  8. Esta claro que un evento deportivo como este arrastra a todo el mundo guste o no guste, pero claro hay una pequeña minoria que no le gusta nada de nada, y eso muchos no lo entienden, todavia no asimilan que una parte de verdad no le guste nada de nada, (a mi si ehh), es cuestion de educacion creo yo. Un besazo.

    ResponderEliminar
  9. nubedealgodon... sí, sí. Es lo que hay, pero es que no tiene nombre. Deberíamos acabar con el gobierno este ya mismo.


    Laura Colored, igual me expresé mal. No me refería a no sacar la emoción, sino a compartirla con las personas que también están viviendo el momento. No veo sentido a las trompetas, a ir a toda ostia con el coche pitando o a llamar a puertas de manera aleatoria :S
    Lo del periódico, sí, claro. Es noticia quien gana la eurocopa, pero en España debería de ser más importante el incendio de Valencia, se mire por donde se mire..


    Juan, tu enfoque, tu enfoque. Que me pones de radical y te metes en un saco en el que quizás no estás incluído ;) (En esto jamás nos pondremos de acuerdo. No sé por qué mantenemos la misma conversación tantas veces)


    raúl, son una burrada las primas. Y con el rumor ese de que Iniesta la donaba yo pensé "mira, que bien", pero al final era solo eso, un rumor.


    Nuncadejesdesonreir, digamos que esto es una "unpopular opinion". También me da rabia eso, la gente que sólo empieza a seguir a la selección cuando empezamos a ganar. Y me parece triste que emocione más ver perder a quien no nos gusta que ver ganar a quien sí.



    garcigomez, ya no es cuestión de días buenos o malos. Es que a cada uno le emocionan unas cosas, y puede no emocionarte el fútbol.


    dEsoRdeN, a mi que la gente que le gusta el fútbol lo celebre me parece bien. Pero es que esto lo celebra gente que en su vida vió un partido, y yo eso no lo entiendo... lo del orgullo español lo entiendo aún menos. La comparación, es lo más parecido que puedo sentir yo de emoción por algo indirecto...


    Juan, es que no te tiene porque gustar el fútbol. A mi me gusta el ballet, y fijo que al 90% de vosotros no xD.

    ResponderEliminar
  10. En parte estoy de acuerdo contigo. Por estos lares se ha producido un fenómeno muy desconocido. Hace un lustro, no todos, pero sí muchos, decían "Canarias mi nación, España mi castigo" y cosas por el estilo. Yo, siempre escéptico, pues eso de los nacionalismos...es harina de otro costal. Después de que en fútbol comenzara a ganarse cosas, esos mismos nacionalistas se ponen las banderas de España y gritan eso de "Yo soy español, español, español". Vale, primera cuestión: la lógica y la congruencia nacionalista a tomar viento (por decirlo finamente).

    Hasta hace poco el fútbol sólo era una excusa -como cualquier otra- para reunirme con amigos y hablar aunque lo último que viéramos fuera el fútbol. Hoy día eso ha cambiado. Yo, al igual que tú, que el fútbol empape el día a día me empalaga bastante. ¡¡Anda que no habrán cosas importantes en la vida!! Pero en el sentido en que creo entenderte, te doy la razón, es lo mismo que el que lleva la música en el móvil a todo volumen en el tren haciéndote partícipe de su relativo gusto musical, y otros muchos, muchíiiiisimos ejemplos. Con franqueza, esto del fútbol, que lo he vivido desde muchos puntos de vista, sé lo que es, sé para lo que se le da bombo, y la verdad, me entristece en parte, pero sobre todo me resigno, al contemplar cómo un deporte -como cualquier otro- que no nos va a sacar de pobres o ricos, no nos va a hacer crecer, ni menguar, no como individuos, ni tampoco sociedad. Si fuera así, no daría crédito, pues hay una serie de valores intangibles, no tan hipócritas, falsos y vacuos, inherentes al ser humano, que debieran ser los que nos una como sociedad o como individuos. Dicho lo cual, que a mí me hagan partícipe y me quieran pintar una bandera de España, me parece mal, es como todo lo que has descrito. ¿Hasta dónde llega la libertad de cada uno para comenzar a entrometerte en la de los demás? Se utiliza el fútbol, como en muchas otras cosas, como "excusa de..."

    No creo en fanatismos sean cuales fueran éstos, no creo en una sociedad y medios "aborregados" por algo que no he ganado yo, no has ganado tú, y desde luego que no me hace sentir lo que sí lo hacen otras cosas. Quizá lo lleve a un nivel un tanto exagerado, la verdad, no lo sé, pero he estado un poco harto de ver en mi Facebook, o en las calles, o casi en cualquier lugar a personas de todo tipo dejarse llevar por una sensación que es vacía...

    No obstante, creo que esto ocurre en los países donde el fútbol es "nación"; pero ocurrirá en donde es "nación" el cricket, el rugby, o cualquier otro deporte de masas que sirva para 'focalizar' las sensaciones de las personas. Creo que, mucho más allá de todo, se persigue una manipulación...algo que se ha conseguido. No es del todo malo esa 'manipulación' siempre y cuando seas consciente de ella y obres con mesura, el problema es cuando la crítica mordaz, perspicaz o extrema en contra, intenta justificar atacando -igual es lo que hago yo ahora en estos momentos, mmmm, no lo sé-.

    Sí que me parecería de caballeros, de buenos deportistas y sobre todo de personas, que todo ese dinero que ganarán, lo donasen o que incluso lo tributaran en esa tan querida España, de la que se acuerdan sólo de vez en cuando. Y bueno, mejor no sigo con el monólogo, perdona por hacer éste mi comentario tan largo como tu entrada pero en tema fútbol soy un poco.... ya has visto. Un saludo muy grande, no me he olvidado de tu blog. Ojala te hayan salido super bien los exámenes.

    PD: Tu post de los momentos de tu vida, me encantó. Cuando te pones a contar cosas de tu vida la cosa se pone preciosa.

    ResponderEliminar