25 de julio de 2012

Análisis 893829.

Siempre me pasa. Se me da bien distinguir sensaciones efímeras, pero siempre suspendo en el arte de etiquetarlas para formar un sentimiento congelado en palabra. Hablo mucho sin decir nada, pienso demasiado y jamás extraigo conclusiones, me contradigo a mi misma constantemente y no sé controlar ninguno de mis defectos.
Y ahí estábamos yo, mis inseguridades, mis puntos débiles. Yo construyendo muros. Yo siendo así como no soy en realidad. Yo y aquellas noches en las que intentaba descubrir de qué clase de cuento te habías escapado. Quizás no fueras más que un estúpido capricho o la confirmación física de que existían en el mundo besos a medianoche y zapatos de cristal, de que podía hacerse de día entre caricias y susurros de mis labios a tu oído, de tus ojos a los míos. Y estabas tú. Hasta que dejaste de estar. Y entonces yo me di cuenta de muchas cosas. Me di cuenta de que tenía miedo a ser como esos juegos imposibles que todo el mundo abandona al perder un par de partidas. De esos que todo el mundo compra porque tienen buena pinta, pero se quedan con un 0 de valoración. Me di cuenta de que me daba tanto miedo enamorarme como no hacerlo. Y de que una vez más había recorrido océanos y me había quedado quieta, exhausta, en un lugar desconocido entre mis miedos y mis ganas.


(Oh, ¡Cállate!)
(Si alguien se aburre demasiado y quiere morir de amor, vean este concierto-entrevista)

8 comentarios:

  1. Prefiero vivir a analizar. Es más intenso y excitante

    (en ese sillón vi una vez a Raquel!!! Por cierto, he aguantado 20 segundos de la Boza esta y su insufrible manera de cantar...)

    ResponderEliminar
  2. Ya no te queda nada para tu análisis 994845...y el millón. Perdona que sea tan poco original, mi capacidad de improvisación la patrocina el agotamiento. Tengo una amiga que al referirse a las sensaciones siempre me dice: "déjalo fluir" cuando intento catalogar algo. Puede que ahí radique un poco cierto éxito de ser libre. Creo entender muy bien cada palabra y cada fondo de la misma. ¿Quién en un momento de evolución tal, no ha llegado a sentir algo parecido cuanto menos? El otro día, al despedirme de otra amiga, le comentaba el por qué ahora mismo, en este lugar, tengo tanto miedo a enamorarme de alguien. Sin embargo, en esa voraz onda de contradicción me decía: contra, pero tengo ganas de enamorarme. Eso no se controla, pero sí puedes intentar que no se descontrole tanto como para destruirlo todo en tu interior...o al menos a ese punto he logrado llegar.

    PD: Estoy muy enojado con mi ordenador porque para dejarme reproducir algo decente tarda como horas y horas. Pude ver los primeros minutos de ese concierto-entrevista y me moló.

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué más da que los demás se rindan depués de dos partidas? Lo importante es que tú no lo hagas, porque estoy segura de que en uno de esos mares y océanos que atraviesas, acabaras en un punto desconocido y encontras a alguien o algo que te haga ver que tus defectos, esos de los que tanto te quejas, son simplemente una pequeña parte imprencindible de una chica increible a la que le encanta escribir y cuestionarse todo.

    ResponderEliminar
  4. No te puedes imaginar lo cuanto me siento identificada.

    ResponderEliminar
  5. La solución está en luchar y enfrentarse a nuestros miedos, en no dejar que nos paralicen, que hagan que el tiempo se nos escape de las manos y no hayamos avanzado.

    Es sorprendente la de cosas que pueden llegar a dar miedo y que una vez superadas, cuando se recuerdan, da hasta risa que un día llegaran a asustar

    ResponderEliminar
  6. Me gustan tantísimo tus textos...

    ResponderEliminar
  7. A veces me siento tan como tú... que no tengo nada que decir de lo que escribes, salvo que sé de lo que hablas. Qué difícil es todo. Y eso que aún no tenemos que pagar hipotecas...

    ResponderEliminar
  8. dEsoRdeN, pienso que son cosas incompatibles. Yo también vi a Raquel en ese sillón. Pero lasmaknsaknsaj, ¿insoportable manera de cantar? Segunda vez en una semana que te metes con "mi música".



    Bastet, me alegra saber que sigues vivo. Te he plagiado el test :) (me alegro que te guste. Escucha "Octubre".



    Sandra, ojalá fuera tan fácil como defecto o virtud y gustar o no gustar.




    Sonia :), me alegro.



    garcigomez, yo tengo miedo pero lo ignoro. Siempre. Eso sí, luego no me da la risa nada de lo afrontado.



    Iconerre, y a mi los tuyos :)



    Laura Colored, miedo me da a mi tener que pagar hipotecas...

    ResponderEliminar